Fútbol | Valencia CF

El Valencia CF no se quita de encima el lastre

Los jugadores del Valencia CF durante un entrenamiento
Los jugadores del Valencia CF durante un entrenamiento / LP

El club asume la «lentitud» justo el día en el que Marcelino y Murthy emprenden viaje a Singapur para hablar con Peter Lim. El técnico se toma con prudencia la difícil situación del equipo, pese a que ya ha dejado claro que prefiere no ver a los jugadores descartados

JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Esta mañana emprenderán viaje hasta Singapur el futuro presidente del Valencia CF, Anil Murthy, y el entrenador, Marcelino. Allí les espera Peter Lim, en lo que para el técnico va a suponer su primer cara a cara con el dueño de la entidad, trámite que tenía pendiente desde el momento en el que comenzaron las negociaciones con Mateo Alemany y Alesanco, y situación que Marcelino decidió asumir con bastante naturalidad.

A falta hoy justo de dos semanas para que arranque oficialmente el Valencia 2017-18 y precisamente el mismo día en que el club da a conocer al público su campaña de abonos, la situación no es ni mucho menos la idónea teniendo en cuenta las necesidades que tiene la entidad valencianista de reformar casi por completo el vestuario.

Hasta el propio club admite sin ambages la «lentitud» de todos los asuntos que tiene pendiente de resolver la secretaría técnica. A García Pitarch, predecesor de Alesanco, le pasó factura que no pudiera el verano pasado dar salida a futbolistas como Diego Alves que no entraban en los planes previstos. Ahora, a Alesanco empieza a pesarle ya el calendario y en el club la situación comienza a incomodar en algunos aspectos. La afición quiere novedades y por ahora el único movimiento que se ha producido con cierto significado es la venta de Ryan, por puras necesidades económicas. Queda todavía mucha tela que cortar.

Más Valencia CF

Y lo peor es que Marcelino ha hecho público con antelación cuáles son sus pensamientos sobre qué le gustaría encontrarse el día 3 en la ciudad deportiva de Paterna. El técnico no quiere llegar ese día y que el Valencia repita con las mismas caras.

De eso se va a hablar lógicamente en Singapur. Marcelino por ahora se ha mostrado disciplinado y no ha apretado ninguna tuerca en ese sentido. Es más, ya avisó de que el verano para el Valencia va a ser largo, aunque una cosa es que lo sea para concretar algunos fichajes por el tema del precio, y otra bien diferente que haya que hacer criba de jugadores nada más llegar.

Si la situación se mantiene, cosa que no parece nada descabellada tal y como se están sucediendo las cosas, a Marcelino o en este caso a la dirección deportiva no le quedará otro remedio que activar dos posibles soluciones que ya se han aplicado en más de una ocasión en el Valencia: o alargar el periodo de las vacaciones a los señalados -lo más probable- o trabajar estos al margen del grupo -la más conflictiva-, pero cumpliendo la legalidad. Se hace difícil pensar, por ejemplo, que Aderllan Santos se irá de pretemporada con el Valencia. Eso, desde el punto de vista del aficionado, sería algo complicado de entender, sobre todo cuando con la llegada del nuevo entrenador se han generado expectativas de cambios profundos en el corazón del Valencia.

Marcelino va con la mejor de las predisposiciones a Singapur. El técnico hablará con Lim no sólo de este monumental atasco que hay en las salidas, sino en la posibilidad de las contrataciones. Al técnico, desde el club, se le ha venido poniendo al día de los detalles que se van produciendo y por ahora Marcelino parece que digiere sin alterarse la complicada situación de mercado en la que está metido el Valencia.

Todos los clubes saben que Alesanco y Alemany han dicho a los intermediarios de los jugadores afectados -casi toda la plantilla salvo contadas excepciones- que muevan por el mercado el nombre de sus futbolistas. Eso, desde el punto de vista valencianista, le hace jugar con desventaja. Baja el precio de venta. Por eso cuando se supo que por Ryan se podían sacar esos 5,7 millones, el Valencia no se lo pensó y le abrió de par en par las puertas al australiano. Ahora debe fichar un portero barato, el problema es que no salen los que tienen que salir.

Fotos

Vídeos