El Valencia espera a Murillo y Garay

La plantilla del Valencia, durante el entrenamiento de ayer en la ciudad deportiva de Paterna. / damián torres

El argentino lleva doce días sin entrenar por una sobrecarga y se le harán más pruebas antes de su regreso al grupo El club confía en cerrar en las próximas horas la llegada del central colombiano del Inter de Milán

TONI CALERO

valencia. El pasado domingo, el Valencia afrontaba en Bournemouth un test importante para seguir la puesta a punto. A domicilio y ante un rival de Premier League, Marcelino García Toral quiso utilizar el amistoso como serio banco de pruebas de cara al debut liguero del 18 de agosto contra Las Palmas. El partido fue bien en lo defensivo y el Valencia se llevó la victoria, pero las necesidades del asturiano eran y siguen siendo las mismas. A Inglaterra se fue sin Ezequiel Garay y, a la espera de que lleguen los dos deseados centrales, se vio obligado a apostar por dos que no cuentan -Aymen Abdennour y Ruben Vezo- y un canterano como Javi Jiménez que cada día tiene más papeletas para estar en el primer equipo en la 2017-2018.

Lleva días el Valencia tranquilizando a Marcelino sobre la llegada de los centrales -y el mediocentro- y confía en darle al menos una pieza vital en las próximas horas. Fuentes del club aseguraron ayer a este periódico que el fichaje de Jeison Murillo está encarrilado aunque aún hay algunas diferencias en lo económico que impiden dar por zanjada la operación. El central colombiano, del agrado de Marcelino, ya dio el visto bueno a su aterrizaje en Mestalla y se encuentra a la espera de que los clubes finiquiten el acuerdo para viajar a Valencia.

Desde el club blanquinegro se apuntaba a que el Inter de Milán se había plantado en los quince millones de euros para dejar salir al futbolista y se está intentando rebajar esa cifra. Aún así, el Valencia está convencido de que la situación se desbloqueará pronto y así Marcelino tendrá a uno de sus fichajes más deseados. A favor juega el sí de Murillo al conjunto blanquinegro y la situación del colombiano en el Inter de Milán, ya que el técnico, Luciano Spalletti, ha mostrado su conformidad a dejar salir al jugador. Murillo, de 25 años e internacional, ya conoce el fútbol español de su paso por Cádiz, Las Palmas y Granada.

El Inter pagó por el colombiano ocho millones de euros y el Valencia ya sabe que tendrá que superar esa cifra si quiere contar con él. En estas dos últimas campañas, Murillo ha disputado 61 encuentros con dos goles y dos asistencias. A Marcelino le convence por su contundencia además de por el hecho de que su adaptación sería rápida. El deseo del técnico es incorporar lo antes posible al colombiano para que el futbolista tenga unos cuantos entrenamientos con el resto de sus compañeros antes de que llegue el debut en Liga. En el discurso del Valencia, eso sí, se destaca que las altas exigencias económicas del Inter provocan que se sigan contemplando otras opciones por si el fichaje no se llegara a concretar.

Mientras se pelea la llegada de Murillo, los médicos y técnicos del Valencia asisten con cierta preocupación al estado físico de Ezequiel Garay. El 23 de julio el argentino y Rodrigo Moreno regresaban de la gira norteamericana antes de tiempo por sendas sobrecargas musculares. El delantero superó la lesión y de hecho jugó ante el Bournemouth, pero el argentino sigue trabajando al margen. Son ya doce días, una buena parte de la pretemporada, y aún pasarán algunos más hasta que Garay se pueda ejercitar a las órdenes de Marcelino. En el club descartan que sufra algo grave, pero se le van a hacer más pruebas antes de que se reincorpore al grupo. Garay no estará para el amistoso del sábado ante el Werder Bremen. Sobre su futuro, en Italia aseguran que la Juventus pretende su fichaje, pero el Valencia sólo se desprendería de Garay si recuperara la inversión realizada el pasado verano. Es decir, que como mínimo exige 25 millones.

La despedida de Negredo

El Valencia y el Besiktas dejaron sellado el martes el traspaso de Álvaro Negredo aunque aún no se ha hecho oficial. El vallecano, de hecho, pasó ayer por la ciudad deportiva de Paterna para recoger sus pertenencias y despedirse de sus compañeros. Negredo ya no se entrenó con el Valencia y jugará en el Besiktas a cambio de unos dos millones de euros. El club turco consigue así al ariete que quería para completar la plantilla y el club de Mestalla gana espacio salarial para afrontar operaciones necesarias. Negredo le costaba al Valencia casi catorce millones de euros por temporada.

Más

Fotos

Vídeos