El Valencia cierra su plantilla con Guedes y Pereira pero sin delantero

Pereira, el año pasado con el Granda ante el Real Madrid.
Pereira, el año pasado con el Granda ante el Real Madrid. / reuters

El club reconoce que negoció el fichaje del brasileño Luan y que Orellana se queda en la plantilla al no estimar la oferta del Leganés

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. Con suspense y apurando el límite. El final que se merecía la partida de cartas de algo más de dos meses que Mateo Alemany y Marcelino han mantenido para lograr que las primeras opciones en cada puesto deseado se convirtieran en nuevos jugadores del Valencia para la temporada que ya está en curso, con la confirmación en la última jornada del libro de pases de las llegadas de Gonçalo Guedes y Andreas Pereira. Bueno, mejor dicho, en todos los puestos menos en uno. La guinda del delantero no pudo acompañar al anuncio de las cesiones de Gonçalo Guedes y Andreas Pereira, que llegaron a pocos minutos del cierre de mercado. El club intentó desbloquear durante toda la tarde la opción del brasileño Luan Vieira pero el Gremio de Porto Alegre se negó a aceptar la última oferta de la entidad de Mestalla, cesión con opción de compra, y los intermediarios que tenían poderes para cerrar ese pase abandonaron las instalaciones de la Plaza de la Afición sin acuerdo por el delantero.

El comunicado de la cesión de Guedes se hizo de rogar y el seguimiento de la operación de las redes sociales en español del PSG no ayudó a calmar los ánimos. Tanto en la web como en la cuenta de Twitter anunciaron la cesión del futbolista desde las cuatro menos cuarto de la tarde, con la errata incluida de que su destino era el Stoke City. Unas horas después, el club parisino borró tanto el mensaje como el comunicado en español de su web. A las ocho, el propio Guedes alimentó su llegada poniendo en su cuenta oficial una bandera de España. Una vez firmados todos los contratos se hizo oficial su cesión sin opción de compra hasta junio de 2018. El portugués, que llegará a Valencia el miércoles puesto que el martes tiene compromiso con la selección Sub 21 de su país, fue inscrito por la LFP a las doce menos veinte de la noche pero con un asterisco: «Jugador inscrito pendiente de documentación para su validación definitiva». Algo que también se repitió con el anuncio de la cesión de Pereira, que llegó a las doce menos doce de la noche. Un formalismo.

En el caso del belga, que militó en el Granada la pasada temporada, tan sólo restaba la firma del jugador para hacer oficial la cesión también sin opción de compra, puesto que el acuerdo ente el Valencia y el United ya estaba cerrado. La llegada de los dos futbolistas suponen otras dos peticiones de Marcelino cumplidas, con lo que pese a no contar con la guinda del delantero, el asturiano podrá, cuando lo estime, colocar a Guedes en la posición de mediapunta como tenía en el diseño con Nani. El talentoso portugués, que llega a Mestalla justo un año después del primer intento cuando aún pertenecía al Benfica, completará la nómina de referencias ofensivas.

Cuando Marcelino terminó la última sesión de entrenamiento de la semana, el presidente Anil Murthy ya estaba volando a París para cerrar la cesión de Gonçalo Guedes y Mateo Alemany esperaba en su despacho de la planta noble de la sede del club las novedades desde tierras francesas. Antes de hacer un receso para comer con los veteranos tuvo tiempo para firmar la rescisión de la última salida del mercado de fichajes. Vinicius Araujo llegó a las dos menos cuarto de la tarde y salió con la carta de libertad bajo el brazo para fichar por el Zaragoza, poniendo fin a una etapa de algo más de tres años donde su participación ha sido intrascendente. Eso sí, el brasileño agradeció antes de poner rumbo a tierras mañanas la oportunidad que le brindó la entidad valencianistas (que compró el 50% de sus derechos por 3,5 millones en enero de 2014) y deseó que muy pronto el equipo vuelva a la Champions «donde le corresponde», apuntó antes de marcharse con una sonrisa.

Fue la última muesca de la 'operación salida', puesto que finalmente Fabián Orellana formará parte de la primera plantilla, al menos, hasta el inicio del mercado de invierno. El directo general ya anunció, en El Puig, que la operación con el chileno estaba paralizada. En concreto desde el jueves, cuando no se logró convencer al jugador para que aceptara jugar cedido en el Leganés y no en el Getafe, como pretendía. Cuando el club de Ángel Torres anunció la llegada de Jefferson Montero se apagó esa opción. El Valencia, en caso de que haber activado la negociación avanzada con el Leganés se hubiera ahorrado 1,5 millones de la ficha de Orellana.

El propio Alemany confirmó a medianoche que el futbolista chileno fue el que rechazó la oferta que salida que tenía el Valencia encima de la mesa, la del Leganés. En una comparecencia ante los medios, a las puertas de la sede de la entidad, se mostró satisfecho con el trabajo realizado durante el largo mercado de fichajes: «La dirección deportiva, el míster y el club tomamos una serie de decisiones, de estrategias y de caminos y creo que con una mayoría abrumadora se han conseguido los objetivos, tanto en las entradas como en las salidas. Estoy muy satisfecho».

Con respecto a la no llegada del delantero anunció que no fue un problema de dinero porque al club le sobró fair play sino de concepto, aunque reconoció que se negoció por Luan: «El objetivo era primero traer a dos jugadores de banda y si alguno de ellos podía ser un segundo delantero no necesitábamos más. Hemos rechazado algunas propuestas en las últimas horas y días de delanteros porque creíamos que teníamos cubierta esa posición». El directivo negó que se hubiera negociado el traspaso de Parejo, aunque mandó un 'recado': «El Barcelona sabía perfectamente que no tenía que hablar con nosotros sino irse a Madrid». Una referencia clara al lugar donde hay que depositar las cláusulas de rescisión. Donde no quiso mojarse es en una meta clasificatoria: «El objetivo es el que estamos diseñando desde el principio, que el equipo compita, corra, pelee, que esté bien formado y que tengamos buenos futbolistas. No nos marcamos cosas concretas sino un estilo, una idea».

Fotos

Vídeos