Tres semanas para rehacer el equipo

Alemany, Murthy, Marcelino y Alesanco, en la presentación del entrenador asturiano.
Alemany, Murthy, Marcelino y Alesanco, en la presentación del entrenador asturiano. / damián torres

El ofrecimiento de futbolistas continúa y ayer Alesanco recibió la visita de Mazinho, agente e íntimo amigo del director deportivo El Valencia, sin margen de maniobra para fichar por el atasco en la operación salida

TONI CALERO VALENCIA.

Mazinho pasó ayer por la ciudad deportiva de Paterna. La visita del brasileño levantó expectación porque el exjugador del Valencia representa, entre otros, a sus hijos Thiago y Rafinha Alcántara. Descartada obviamente la posibilidad de que el encuentro con José Ramón Alesanco se debiera al futbolista del Bayern de Múnich, cabía la opción de que el Valencia pudiera lanzarse, aunque se tratara de una cesión, a por Rafinha. Pero no. El nombre del centrocampista del Barça tampoco se coló en la reunión porque, como reconocieron los propios protagonistas, en estos momentos el club de Mestalla no puede permitirse ni de lejos pensar en futbolistas de ese nivel deportivo y sobre todo, económico.

El problema para el Valencia no radica en la imposibilidad de acceder a Rafinha, por cierto tasado en unos treinta millones de euros. El verdadero dolor de cabeza es que la situación empieza a parecerse demasiado a la del pasado verano, cuando Pako Ayestarán se vio en pleno 'stage' de pretemporada con la necesidad de dar un vuelco absoluto a la plantilla. Al final, tres de los siete fichajes (Munir, Mangala y Garay) llegaron en las últimas horas de mercado. Ya admitió Marcelino que se hacía cargo de cómo está el proyecto valencianista, dando por hecho que hasta el 31 de agosto pueden haber entradas y salidas.

Apenas faltan tres semanas para que el equipo vuelva al trabajo ya con Marcelino como técnico jefe y siguen sin haber refuerzos. La operación salida, esa a la que han aludido los responsables del Valencia como imprescindible para resetear el proyecto y arrancar de cero, sigue atascada. Ni se le encuentra acomodo a Álvaro Negredo, ni tampoco a Aymen Abdennour o Diego Alves, tres de los futbolistas con todas las papeletas para salir y cuyos salarios pesan demasiado en el balance del fair play financiero. Tampoco será fácil hacer caja por Aderllan Santos, que costó 9,5 millones y ni de lejos se recuperará esa cifra. En Portugal, el diario 'Record' publicó que el Valencia ha ofrecido cinco millones de euros más Santos para fichar al central Sebastián Coates ya la respuesta del Sporting de Lisboa fue negativa. El agente de Coates (uruguayo, 26 años e internacional) es Paco Casal, que el miércoles también pasó por Paterna. Como Mazinho y tantos otros con una amplía cartera de futbolistas. Siguen por tanto los ofrecimientos al Valencia, pero el club está sin margen de maniobra para realizar desembolsos teniendo en cuenta que debe asumir los pagos por Zaza, Orellana y Maksimovic.

El ránking UEFA, sin cambios

Mientras Alemany, Alesanco y desde la distancia Marcelino -aunque pendiente de todos los novimientos- trabajan para levantar al Valencia, el conjunto blanquinegro no ha sufrido variaciones respecto al último ránking UEFA de marzo. Continúa el Valencia en la 21º posición entre el Tottenham, que cierra el top-20, y el Basilea. El equipo de Mestalla ha perdido nueve posiciones respecto a la 2015-2016; en la 2013-2014 llegó a estar octavo por delante de Arsenal, Oporto y Milan.

Fotos

Vídeos