Fútbol | Valencia CF

Paso firme y la necesidad de fichar

Soler conduce el balón ante un jugador del Werder Bremen / EFE

El Valencia sigue ganando aunque reclama refuerzos a doce días de empezar la Liga

TONI CALEROValencia

El Valencia ha sido presa de decenas de vicios en las últimas temporadas, defectos que trajeron números terribles. Se iban volcando en el césped los errores cometidos en los despachos, de planificación, de nombres, y las estadísticas empeoraban a ritmo de récord hasta ver, por ejemplo, cómo en la 2016-2017 se recibían más goles que nunca en la historia. Era necesario cortar la sangría y Marcelino, uno de esos técnicos con las ideas muy claras y los números aún más presentes, no dudó. Si el agujero estaba en la zaga, había que cerrarlo. Pronto. Cuanto antes. Incluso si juegas con dos centrales que no cuentan y un canterano, Javi Jiménez, que sin duda es una de las mejores noticias de la pretemporada.

Así fluye el Valencia, con paso firme y números que hablan por sí solos: cinco victorias en seis partidos, trece goles a favor y tres en contra. El último triunfo llegó en el Weserstadion, campo maldito para Vicente Rodríguez, donde Villa firmó un triplete inolvidable y los jugadores locales poseen menos caché que en aquellos años. La victoria en Alemania, cosechada sin brillo, no logra tapar las carencias del Valencia como tampoco lo hizo la convincente goleada ante el Sporting de Portugal o el triunfo de oficio en casa del Bournemouth. A doce días del inicio de Liga, la hora de la verdad, le toca mover ficha a Peter Lim, Mateo Alemany, José Ramón Alesanco y el resto de figuras que en el club hacen y deshacen con los fichajes.

1 Werder Bremen

Pavlenka, Gebre Selassie, Bauer, Sané, Veljkovic, Augustisson, M. Eggestein, Delaney, Gondorf, Kainz y Kruse. Después jugaron Zettener, Bartels, García, Calderola, Bargstrede y J. Eggenstein

2 Valencia CF

Jaume Doménech, Montoya, Vezo, Javi Jiménez, Gayá, Cancelo, Medrán, Parejo, Carlos Soler, Rodrigo y Zaza. Después jugaron neto, Nacho Gil, Nando, Orellama, Nacho Vidal, Lato, Santi Mina, Maksimovic, Eugeni y Abdennour

goles
0-1, m.21: Parejo. 1-1, m.73: Kruse. 1-2, m.86: Lato
árbitro
Arne Aarnik. Amonestó por el Valencia a Rodrigo y Montoya
incidencias
Partido disputado en el Wesser Stadium de Bremen

Fue claro Marcelino al respecto de los refuerzos al término del choque porque a Bremen llegó con Ruben Vezo (de nuevo, noventa minutos) o Fabián Orellana y Aymen Abdennour, que tampoco tienen sitio en el nuevo proyecto. Volvió a mostrar el asturiano su perfil más sereno, pero cuesta creer que no se muerde las uñas mientras se trabaja en la llegada de los centrales y el mediocentro. Marcelino apostó ayer por repetir el once de Inglaterra (sólo cambió la portería) y el Werder Bremen apretó al inicio sin nada del otro mundo. Fue cogiendo vuelo Dani Parejo, metros para dejar correr la imaginación Joao Cancelo y el Valencia empezó a crecer.

Concretó su dominio a través de las botas del capitán, renacido por su talento y el convencimiento de Marcelino. Parejo ha estado fuera del Valencia varias veces, pero se queda como pieza clave en el esquema y dueño del brazalete. Ayer llegó a los 295 partidos y superó a una leyenda como Mario Alberto Kempes, que sumó 294 en siete temporadas. Parejo fue nombrado MVP del encuentro ante el Werder por el gol de falta, su gran especialidad, que permitió su diestra y el despiste de Pavlenka, el arquero de los alemanes. El Valencia seguía gris pese al tanto, con Carlos Soler desactivado en la banda izquierda.

El inamovible 4-4-2 aísla al canterano, cuyo recorrido futbolístico se entiende únicamente por el carril central. A Soler le costó un mundo entrar en contacto con el balón y es uno de asuntos que Marcelino tendrá que solucionar para cuando arranque la competición. Arriba, más de lo mismo: Rodrigo participando y Zaza en su línea, batallando por cada posesión pero incapaz de crear verdadero peligro. El plan del Valencia fue nítido: cerrar las líneas de pase del Werder Bremen para dificultar sus llegadas. Y, salvo fallos puntuales, se cumplió.

Neto fue el encargado de darle emoción al amistoso nada más arrancar la segunda mitad. Se durmió el brasileño y le arrebataron el balón en lo que supuso la ocasión más clara de los alemanes. Ya con los cambios (Nacho Gil y Nando volvieron a destacar como extremos), le alcanzó al Werder Bremen para conseguir el empate. Se moría un partido algo lento, pero también la defensa y el portero de los germanos tenía un regalo guardado. Lo aprovechó Lato, sustituto de Gayà, para fusilar desde dentro del área pequeña, firmar su primer tanto con el primer equipo y amarrar la victoria.

Fotos

Vídeos