FÚTBOL | VALENCIA CF

«Me voy satisfecho porque fuimos rompiendo barreras y el Valencia ya es un grande»

El entrenador del Valencia Femenino, en la ciudad deportiva de Paterna. ::
El entrenador del Valencia Femenino, en la ciudad deportiva de Paterna. :: / DAMIÁN TORRES

Cristian Toro Técnico del VCF Femenino«Si sale un proyecto interesante, perfecto, pero la única verdad es que no he negociado con ningún equipo», asegura el argentino

TONI CALERO VALENCIA.

De jugar ante unos cuantos familiares a ver cómo 17.000 personas se acercaban a Mestalla para seguir el derbi. Cristian Toro es uno de los protagonistas de la imparable ascensión del fútbol femenino y hoy, a partir de las 12.30 horas en San Sebastián de los Reyes, su Valencia afronta ante el Athletic de Bilbao el primer asalto a la Copa de la Reina. No le quita el sueño el título, que ya rozó hace dos años, ni le perturba lo que pueda ocurrir en los próximos días. Ya anunció su adiós al club de Mestalla después de seis temporadas y espera un cierre de ensueño aunque no está dispuesto a centrar la valoración de su etapa en el Valencia por lo que ocurra en esta Copa. Se va «realizado y orgulloso» de ver cómo el equipo ronda ya a los dos «monstruos» del fútbol femenino español.

-Hoy arranca la Copa, su último objetivo como entrenador del Valencia.

-La Copa nos gusta siempre al margen de lo que le toque vivir a cada uno. Es un torneo ilusionante y tenemos ganas de competirla y disfrutarla sabiendo que es a un partido y ante un gran rival como el Athletic. Es un equipo muy duro y debemos dar nuestra mejor versión para llegar a la semifinal.

-¿Prefiere que el Valencia no sea favorito para evitar la presión extra?

-Creo que este año nos ganamos una consideración importante. No tenemos presión, nunca jugamos con presión. Está claro que nos ven como un rival de los fuertes, pero eso nos lo hemos ganado nosotros. Para Barça y Atlético también es difícil enfrentarse al Valencia, son partidos de detalles y tenemos que centrarnos en el Athletic para poder aspirar a la Copa.

-¿Siente que le falta un título para cerrar su etapa en el Valencia?

-No, no es que siento que me falta un título. Sería como terminar de la manera soñada, pero no siento la deuda de que me falta un título. Voy a estar igual de orgulloso terminemos dónde terminemos porque nuestra evolución es por años. Nosotros queremos soñar con la ilusión de poder jugar a nuestro nivel, dando nuestra mejor versión. La Copa es cómo llega cada equipo y el Valencia llega en un buen momento.

-Por algunos errores puntuales se quedó el Valencia sin pelear por el título de Liga, ¿le queda esa espinita?

-Para pelear por la Liga tienes que ganar los duelos personales. Nosotros empatamos dos veces con el Atlético, y empatamos uno con el Barça y perdimos el otro. Hubo momentos de encadenar algunos empates en el peor momento de la temporada de resultados, aunque el equipo compitió bien. Eso te aleja y para luchar la Liga con estos equipos... Te llevan a un nivel muy alto. Para clasificar a la Champions se rondan los 75 puntos casi todos los años y tuvimos 68, que no es tan lejos pero son los detalles que diferencian un equipo que se está haciendo grande a otro que está asentado. Hay que valorar lo que se consigue. Tenemos un Valencia fuerte, un grande, un Valencia que hoy por hoy está casi al nivel de los dos monstruos de la categoría. Superamos nuestros registros de goles a favor, fuimos el equipo menos goleado... El balance es positivo por dónde lo mires.

-Después de seis temporadas, ¿percibe que deja un sello futbolístico?

-El equipo ha evolucionado mucho. Este último año fue como llegar a ese punto al que se quería llegar. En casi todos los partidos el equipo ha sido protagonista, generando muchas ocasiones de gol y nos llegaron muy poco a la portería. El Valencia es un equipo que sigue demostrando compromiso y hambre. Pueden ser frases hechas, pero si alguien va a ver este equipo creo que lo valorarán de esa manera.

-¿Qué sensaciones tiene ahora que se acerca el adiós al Valencia?

-Cerrar una etapa da tristeza y cuesta tomar esa decisión. Me costó y me sigue costando la idea y me agarra nostalgia. Pero yo pienso que es positivo tanto para mí como para el club que se cierre la etapa, porque no me quiero acomodar en un sitio.

-Pero podría haber seguido...

-Soy un entrenador pasional, de motivación, de mucha dedicación... Y llega un punto en el que es difícil mantener ese nivel de exigencia. Hasta ahora se lo pude dar y no me quiero acomodar. Es parar un poco y quién sabe si el día de mañana puedo volver o sale otro proyecto o vivo otra experiencia... Fue difícil tomar la decisión pero yo ya lo había pensado el año pasado y este ya tenía más o menos la idea hecha. Uno debe saber cuándo es el momento de irse, no siempre hay que esperar a que le echen o que las cosas vayan mal. En nuestra profesión algunos se harán millonarios, yo no me voy a hacer millonario. Creo que era un buen momento para parar o bien si sale otro proyecto interesante o irme a Argentina a ver a mi gente un tiempo.

-El club le ofreció continuar.

-Sí, por parte del club no había problemas. Había interés, sí.

-¿Los rumores sobre su posible fichaje por el Barça adelantaron la decisión de hacerlo público?

-Se hizo público en ese momento porque era mi último partido en casa. Después de seis años, era como despedirme de casa. Ahora venía la Copa y jugar fuera, por eso se pensó. Es verdad que había cierta incertidumbre sobre si seguiría, qué iba a hacer y es una manera de cerrar eso y que no se den más especulaciones.

-¿Le molestó que se diera por hecho que se marchaba del Valencia para fichar por otro equipo?

-Salen las noticias y la gente se hace eco. La verdad es que ni tengo equipo ni estoy negociando con ningún equipo. Estoy centrado en las semanas que me quedan, en disfrutarlas, espero que sean tres semanas y lleguemos a la final. Sobre lo otro... Durante tres años supuestamente iba al Barça... El femenino está creciendo ahora y uno no está tan acostumbrado a escuchar esas cosas cuando en realidad no hay nada.

-¿Qué le deja el Valencia a nivel personal y profesional?

-Yo me hice entrenador aquí, crecí en el Valencia. Durante seis temporadas sentí que crecí aunque será la gente la que valore si mejoré o no. Dejo mucha gente a la que tengo mucho aprecio y me queda mi realización futbolística... Empezamos en Beniferri como digo siempre y hasta aquí hay mucho camino recorrido. Me deja sensación de familia, de mucha gente que me abrió las puertas y sobre todo el trato con el cuerpo técnico, directivos, jugadores... Y de este último tiempo, una afición que cada vez más apoyan al equipo, a las chicas... Que este año se hayan superado las 17.000 personas en Mestalla... (resopla) Me acuerdo de los inicios, cuando sólo venían a vernos los familiares de las chicas. Todo ello me deja satisfacción y me hace sentir realizado.

-¿Su peor momento en el Valencia fue el anuncio de su marcha?

-Una cosa es la nostalgia porque decido acabar una etapa. Es un momento de nostalgia y duro. Yo no me olvidó más de mi primer año, cuando salvamos el descenso en la última jornada y cómo lo sufrimos... Yo sufrí muchísimo. Me viene a la memoria la final de Copa de hace dos años, perderla cuando habíamos eliminado al Athletic y al Barça... Cuando yo llegué había una frase. Íbamos a jugar un partido y me decían: 'olvídate, esa no es nuestra Liga'. Esa frase se repetía siempre contra los diez-doce primeros. Yo decía: '¿cómo que no es nuestra Liga?' Si sólo ganábamos los partidos de 'nuestra' Liga no nos salvamos. Y así cada año. A lo que voy es que fuimos rompiendo barreras y el objetivo fue siempre superarnos... La realidad fue que tuvimos la ambición de superarnos, no luchábamos contra Atlético y Barça, sino contra nosotros mismos. El equipo compitió siempre a excepción de muy pocos partidos.

-El Valencia ha sido el equipo menos goleado y casi siempre gana la posesión del balón al rival...

-Nuestro objetivo es atacar bien para estar mejor posicionados a nivel defensivo. Si tienes protagonismo con balón, tenemos que correr mucho menos si lo perdemos. Atacamos casi siempre con seis siete jugadoras. La propuesta está clara y tiene su riesgo, pero el equipo es muy solidario en la presión. Nuestra propuesta es muy agresiva a nivel ofensivo y dicen: 'no, es el equipo que menos goles encaja porque defiende muy atrás'. Y no. Quizás es porque defendemos muy adelante. No nos gusta tener el balón por tenerlo. No te puedes olvidar que el objetivo es la portería. Nosotros entrenamos la toma de decisiones. Siempre les digo a las chicas que es como un tipo test: hay tres opciones y debes elegir la mejor en cada momento.

-Si tuviera que quedarse con una persona ¿quién sería?

-Pedro Malabia (hijo), fue el primero que creyó en mí quizás cuando ni yo estaba tan convencido. Durante muchos años trabajamos a la par para hacer más grande al equipo. Siempre le estaré agradecido, vio en mí algo y eso se valora.

-¿Su momento cumbre llegó en los dos derbis de esta Liga en el Ciutat de València y Mestalla?

-Lo dije el día del derbi: no venimos a hacer historia, venimos a jugar un partido. La historia la valoraremos con el tiempo, que en el fútbol provoca que valores lo que conseguiste... Está claro que en estos años pusimos las bases: el equipo tiene una identidad, tiene una forma de trabajar.... Este año se ha consolidado esa base a un nivel muy alto y creo que, más allá de los títulos, el logro es ese. Los títulos llegarán por cómo se está creciendo. Vendrá gente y jugadoras a seguir mejorando. Y la idea del proyecto es seguir creciendo. La evolución de los últimos seis años continuará con otros protagonistas.

-¿Qué le dice su familia?

-Ahora vinieron mis padres, querían venir para la Copa. Mi familia me apoya, quieren que esté bien, de eso se trata. Si tomé esta decisión de irme es porque uno no puede ser un funcionario de entrenador. Uno va evolucionado, a veces uno no se va a algo mejor, pero va a algo diferente. No quiere decir que uno se marche para ganar más dinero y crecer. Yo creo que no. Uno puede buscar cambios por querer cambiar. Mi momento de terminar esta etapa era este y ojalá salga otro proyecto. Si no sale, viviré otras cosas.

Fotos

Vídeos