Fútbol | Valencia CF

Salva Ruiz acepta renovar un año más con ficha del filial

Salva Ruiz. / LP

El lateral zurdo del Valencia espera firmar su nuevo contrato en las próximas semanas tras una temporada muy dura

JOAN MOLANO

Salva Ruiz (Albal, 1995) ya lo tenía claro desde que hace unos días conoció las intenciones que tenía el Valencia respecto a su futuro y el pasado viernes dio el sí a renovar un año más con el equipo de su vida, aunque con ficha del filial. El prometedor lateral zurdo sólo tiene en mente volver a competir cuanto antes en un campo de fútbol después de haber sufrido una grave dolencia que le ha tenido de baja durante toda la pasada temporada. Este acuerdo verbal se formalizará en las próximas semanas.

El jugador se reunión con sus agentes ayer y estos le trasladaron las condiciones que les había puesto encima de la mesa el director deportivo José Ramón Alesanco. La idea de la entidad es ampliar un año más la vinculación de Ruiz con el equipo, que acaba contrato el próximo día 30, pero con ficha del Mestalla e incluso contemplando la posibilidad de rebajarle el salario. El Valencia busca de esta forma brindarle al defensa la oportunidad de que se ponga a tono y comience en las mejores condiciones físicas la pretemporada para después valorar durante el próximo curso su incorporación al primer equipo en el caso de que su evolución sea satisfactoria.

Ruiz, de 22 años, llegó al Valencia cuando apenas había cumplido 11, es un jugador formado en Paterna y valencianista de cuna. Después de debutar en 2012 con el primer equipo en un partido de Copa del su objetivo siempre ha sido hacerse un hueco en él. La oportunidad se le presentaba esta temporada después de dos cesiones, al Tenerife en Segunda y al Granada en Primera, y un gran año entre medias con el filial a las órdenes de Curro Torres. Sin embargo, todos sus planes se truncaron al diagnosticarle los médicos el año pasado una grave enfermedad que le obligó a perderse el presente curso.

Las buenas noticias llegaron a mediados del pasado mes de mayo, cuando el de Albal se reincorporó a los entrenamientos con sus compañeros bajo el mando de Voro. Quienes le conocen aseguran que durante todo el tiempo en el que no ha podido pisar el césped ha mostrado una gran fortaleza mental y que incluso ha sido él quien se ha encargado de levantar el ánimo a sus familiares después del revés sufrido. No ha dejado de entrenar desde que los doctores le dieron el visto bueno. Los últimos meses se ha volcado de lleno con sus estudios universitarios y su trabajo de recuperación junto a los preparadores físicos de la entidad blanquinegra.

Fotos

Vídeos