Rodrigo respira; el atasco continúa

«La labor de marcar es de todo el equipo y seguro que mejoraremos, tengo total confianza en que será así», mantiene Marcelino El hispano-brasileño firma su primer gol en Liga pero se desperdician varias ocasiones

TONI CALERO VALENCIA.

No sólo era el gol que golpeaba al vecino en el derbi. Para Rodrigo Moreno ese cabezazo picado fue un auténtico grito de liberación. Se fue el hispano-brasileño hacia la zona donde estaban los seguidores valencianistas y ahí festejó su tanto a lo grande. Demasiado tiempo bloqueado y sin disfrutar de la sensación del gol. Concretamente, desde el 7 de mayo, cuando contribuyó con un tanto al contundente triunfo del Valencia ante Osasuna (4-1) en Mestalla. El anterior lo había hecho en Copa, ante el Leganés, el 21 de diciembre. Y entre uno y otro, una grave lesión en el tobillo derecho que le dejó fuera de circulación varios meses.

Rodrigo respiró ayer contra el Levante, su cuarto partido consecutivo como titular a las órdenes de Marcelino García Toral. El nuevo técnico, como sus predecesores, le tiene fe al hispano-brasileño. Incluso apostó por su continuidad en verano después de que el propio futbolista dijera entender los motivos por los cuales el Valencia se pudiera plantear un posible traspaso.

El gol de Rodrigo no es una cuestión menor para un vestuario que necesita con urgencia el destape de sus delanteros. Marcelino siempre valoró la posibilidad de que llegara un ariete a última hora aunque las prioridades del club le obligaron a aceptar que las fuerzas debían centrarse en otros objetivos. Al menos hasta el mercado invernal, el Valencia va a tener que pelear con Zaza, Rodrigo y Mina como referentes ofensivos. Y ayer Marcelino sorprendió rompiendo el dúo de los tres primeros encuentros.

En el once repetía Rodrigo pero no Simone Zaza, futbolista de carácter y a quien le costó asimilar su suplencia en el derbi. De hecho, el italiano optó por no hacer el calentamiento previo para resguardarse en el vestuario. Explicó Marcelino posteriormente que la apuesta por Mina atendía a una cuestión táctica, pero lo cierto es que el gallego no estuvo acertado. La de ayer fue su primera titularidad en este curso y de él tan sólo se supo por los espacios que fue abriendo para Rodrigo. El entrenador, no obstante, defendió la labor de Mina en sala de prensa. A falta de veinte minutos para el final del choque se fue al banquillo para dejar su sitio a Simone Zaza.

Es evidente que el Valencia tiene un problema de cara a portería, aunque Marcelino asegura no estar preocupado pese a llevar cuatro tantos a favor en otras tantas jornadas. «Hemos metido pocos goles, pero si revisamos las estadísticas no creo que hagamos pocas ocasiones», explicó el técnico, que quiso recordar actuaciones anteriores: «Jugando contra Real Madrid y Atlético la sensación es que salvo el día del Atlético hemos generado para ganar y situaciones para haber ganado con holgura».

En Orriols, justo es decirlo, el Valencia gozó de varias muy claras. Carlos Soler tuvo dos en una primera mitad en la que llegó el tanto de Rodrigo. Ya en la reanudación, el hispano-brasileño intentó una vaselina en el mano a mano con Raúl Fernández que se fue por arriba; otro centro de Soler no encontró rematador y Zaza, en la recta final del encuentro, pegó un zurdazo desviado cuando tenía ventaja respecto a los centrales del Levante. Si en el partido contra el Atlético de Madrid el Valencia ni siquiera tiró a puerta, ayer al menos las estadísticas eran más alentadoras. Cinco disparos entre los tres palos, uno a la madera y seis lejos del arco de Raúl.

Dos tantos por línea

La temporada arrancó bien para Zaza, que a los 22 minutos del debut liguero ya había conseguido marcar su primer tanto. Ese gol contra Las Palmas sirvió para ganar y en el Santiago Bernabéu fueron dos centrocampistas (Kondogbia y Carlos Soler) quienes vieron portería para llevarse un punto de la capital. Simeone cerró todos los caminos en la tercera jornada para llevar el 0 al casillero de goles a favor del Valencia y ayer Rodrigo dio el segundo gol del curso a la línea de delanteros.

«Que no tenemos un buen número de goles... Seguiremos trabajando e insistiendo, la labor de meter goles es de todo el equipo. Seguro que mejoraremos. Por mi parte hay una total confianza en que vamos a meter goles», sentenció Marcelino, muy satisfecho de la respuesta que dio su equipo en el derbi de Orriols pese a no haber conseguido la victoria. El martes, en Mestalla y contra el Málaga, una nueva oportunidad para ver si de verdad los delanteros logran salir del atasco.

Más

Fotos

Vídeos