Fútbol | Valencia CF

«Relajarnos sería pegarnos un tiro en el pie. Hasta abril no sabremos por qué luchamos»

Marcelino da instrucciones al defensa central Gabriel Paulista. / Manuel Molines

El técnico asturiano se muestra orgulloso, pero evita sacar pecho y avisa de que posiblemente continuará haciendo rotaciones

LOURDES MARTÍ Valencia

La goleada al Málaga CF no desvía a Marcelino García Toral de su camino. Los cinco tantos que el Valencia CF endosó al conjunto de Míchel no borran los errores que según el técnico blanquinegro cometió su equipo: "Tuvimos un gran acierto de cara a puerta pero no fue uno de nuestros mejores partidos porque cuando no tenemos el balón no queremos que nos generen situaciones. Si no seguimos creciendo no nos va a dar para estar en la parte alta de la tabla, tenemos que salir siempre con la misma humildad".

El elogio debilita sería la máxima de un Marcelino que repitió que los suyos ni deben ni van a bajar el ritmo: "Relajarnos sería pegarnos un tiro en el pie. Esta no es una plantilla con mucha experiencia pero sí con mucha ambición. Esperemos que nadie se relaje. Lo hecho en el partido anterior no te garantiza ganar el siguiente, ni habiendo goleado. Cada encuentro es una historia diferente. Estar en una dinámica positiva tampoco te asegura nada. Si queremos hacer algo bueno en San Sebastián debemos estar al cien por cien, ser tremendamente solidarios y estar comprometidos".

El entrenador asturiano recordó que con cinco encuentros disputados todavía queda mucha Liga por delante: "Hasta abril no sabremos por qué luchamos. Nos quedan 33 partidos, son muchos pasos". Un partido más volvió a repetir que se siente "orgulloso" por la "ambición" y las ganas de sus jugadores pero de lo que no quiso sacar pecho fue de su empeño en ubicar a Carlos Soler en la banda y del buen resultado que ayer le dio con tres asistencias del canterano: "No me gusta sacar pecho porque un entrenador en el momento que estira la cabeza se la cortan enseguida. En el grupo de trabajo tenemos muy pocas dudas. Estoy contento por la ambición, el compromiso y el querer crecer de este vestuario que está unido desde el principio". Sobre la otra situación que ha tenido que gestionar el técnico, la de Zaza, y cuestionado directamente por si su relación con el delantero es tirante, afirmó: "Yo llegué aquí el 7 de julio y a día de hoy es exactamente la misma. Me llevo bien con él y espero que él conmigo también. Siempre tomo decisiones deportivas, me mantengo y sigo diciendo lo mismo".

Con una plantilla corta, la única solución a semanas con acumulación de partidos son las rotaciones. Ayer, el equipo no se resintió pese a los cambios introducidos, una situación que le agrada y espera que se repita: "Vamos a dejar pasar las fechas pero es posible que vayamos rotando futbolistas. Intentaré ser justo pero no perder a ninguno por el camino. Una de las facetas del entrenador es utilizar el rendimiento de los jugadores que tiene e intentaré ser lo suficientemente justo y compensar porque tenemos jugadores polivalentes", concluyó el preparador asturiano.

Más

Fotos

Vídeos