Pesimismo sobre la multa de Bruselas

La Generalitat alberga la sensación de que la UE denegará la cautelar al clubEl consejo de administración del Valencia que se celebra mañana en Singapur tratará el problema, cifrado en 24 millones

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

El Valencia espera el dictamen de la Unión Europea sobre el expediente abierto por Competencia por las ayudas ilegales al fútbol. Un año después de que se notificara la sanción de casi 24 millones de euros, el proceso está pendiente de ver si se ratifica la petición de la cautelar que concedió Bruselas tras el recurso presentado por el club de Mestalla.

En la Generalitat la sensación es que la UE no va a satisfacer la petición del Valencia y que la cautelar se va a denegar. Una noticia que obligaría al Reino de España, que es contra quien va realmente Bruselas para que recupere el dinero, a instar al Gobierno valenciano a que ejecute el mandato para recuperar el dinero. Hay que recordar que el problema viene por un aval de la Generalitat al Valencia, Hércules y Elche con un tipo de interés por debajo de mercado y ventajoso para los clubes. Para el Tribunal Europeo de la Competencia, esta situación permitía al Valencia concurrir al mercado de fichajes de manera ventajosa respecto a otros equipos.

En la Generalitat no reina el optimismo y cada vez existe una mayor convicción respecto a que la cautelarísima que ahora mantiene el proceso en una tensa espera no va a ser refrendada en forma de cautelar. La situación de la Generalitat es complicada porque está obligada a reclamarle al Valencia el dinero que exige Bruselas en su resolución del 4 de julio de 2016. Casi 24 millones de euros que el club ya provisionó en su presupuesto y que dejaría a la entidad en una situación económica muy delicada para abordar el proyecto.

Uno de los detalles que apuntan a que el dictamen no será favorable a los intereses de la entidad es que la UE rechazó la petición de la Fundación del Valencia de sumarse a la reivindicación del club. Los mensajes que llegan desde el Parlamento Europeo son contrarios a un final feliz de una situación que se ha disparado económicamente en la carga que debe soportar el Valencia y que condicionaría un futuro que ya circula con un plan de negocio desajustado.

Si desde el Tribunal Europeo de la Competencia, que dirige la danesa Vestagher, se deniega la cautelar, al Valencia no le queda otro camino que el del Tribunal General de la Unión Europea de Luxemburgo. Recurrir como última instancia y esperar a la sentencia. La Generalitat, que se debe al mandato del Reino de España, esperará a la sentencia para tomar la decisión sobre la reclamación del dinero al Valencia. Lo que la Generalitat no quiere es exponerse a una multa, como le ocurrió al Ejecutivo vasco por las ayudas a la empresa Magefesa y que significaron varios millones. La multa de la UE se tratará en el consejo de administración que se celebrará mañana en Singapur. De esa reunión depende buena parte del futuro deportivo y económico del Valencia.

Fotos

Vídeos