Una pesadilla sin Valverde

Aduriz se lamenta en el partido del jueves. / AFP PHOTO/GILLENEA

El Athletic es quinto en la clasificación histórica de la liga, una plaza por detrás del Valencia, que ya fue adelantado por el Atlético de Madrid Ziganda empieza a ser cuestionado por el bache del equipo

C. V.

valencia. Se fue Ernesto Valverde, se rompió la otra rodilla Muniain -se pasará toda la temporada para recuperarse- , Aduriz tiene un año más y todo el panorama parece que se oscurece. A este Athletic le está costando más de lo previsto readaptarse a sus nuevas circunstancias y de eso puede sacar partido esta tarde el Valencia, que ofrece a priori la otra cara de la moneda. El hecho de que Ziganda, el entrenador, fuera el primero en reconocer en este último partido europeo que disputó su equipo que entendía «los silbidos de San Mamés» demuestra que algo está fallando.

Metido en la duodécima posición de la tabla (2 ganados, 2 empatados y 2 perdidos), el conjunto vasco amenaza con menos fuerza de lo que se podía imaginar a principio de verano esa cuarta plaza histórica que tiene el Valencia en la liga. Pasó el Atlético de Madrid al podium y los valencianistas, con 3.398 puntos, todavía aventajan con 22 al Athletic (3.376).

«En otros sitios hay urgencias y aquí también. Estamos aquí dentro y tenemos que aceptar las reglas del juego, que a este nivel son así: máxima atención, resultadismo y mirada corta», reflexionaba ayer el entrenador rojiblanco sobre la situación de desánimo que se ha formado en el entorno del Athletic, con solo 12 partidos disputados y sin haber perdido ninguno de los ocho primeros.

El último partido para el Athletic supuso un auténtico mazazo en todos los sentidos. No sólo por la lesión de Muniain -ligamento cruzado anterior- sino por ese 0-1 ante el Zorya Luhansk ucraniano, algo casi inexplicable que complica además sobremanera al conjunto bilbaíno la fase de grupos de la Liga Europa.

Hay cierta sensación de desánimo en Bilbao con lo que está ocurriendo y en esos casos siempre se mira hacia el entrenador, a pesar de que en seis de esos ocho partidos disputados hasta la fecha el Athletic logró acabar con la portería a cero, que superó con una solvencia poco habitual las previas europeas y que los seis años de Ziganda en el Bilbao Athletic fueron más que positivos para la cantera de Lezama. Pero todo el trabajo que hizo el técnico con el filial se le está viniendo abajo cuando le ha tocado manejar la herencia de Ernesto Valverde. En Bilbao empieza a hablarse de una situación de crisis y desde luego el entrenador ha empezado a recibir críticas por la situación por la que atraviesa el equipo.

La competición europea provoca además que Ziganda no pueda dar continuidad al bloque, debido a la acumulación de minutos que tienen algunos de sus futbolistas. Eso hace que el once que salte hoy a Mestalla sea una auténtica incógnita, más aún con la necesidad de no regresar de vacío.

En apenas seis días, el Athletic ha pasado de la cuarta a la duodécima posición en la clasificación. Ziganda, además, tiene el condicionante añadido de las bajas por lesión. Además de Muniain, De Marcos y Yeray están lesionados, y aunque viajó Mikel Rico podría ser al final el futbolista descartado en una lista de 19 componentes.

Fotos

Vídeos