Fútbol | Valencia CF

Pereira y el United se lo ponen difícil al Valencia CF

De izquierda a derecha, Orellana, Murillo, Kondogbia y Abdennour, en la sesión de ayer.
De izquierda a derecha, Orellana, Murillo, Kondogbia y Abdennour, en la sesión de ayer. / Damián Torres

A la espera de que sea oficial la cesión de Guedes, Marcelino no quiere perder a ningún jugador clave salvo que llegue una gran oferta | El club continúa sin despejar las salidas que aún tiene pendientes

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

A Marcelino le quedan contando el de hoy cuatro entrenamientos para darle las últimas puntadas al nuevo Valencia CF y demostrar que tiene calibre suficiente como para asaltar este domingo el Bernabéu. Kondogbia, el último en llegar, se puso ayer manos a la obra y será difícil que tanto el francés como Jeison Murillo no estrenen ya la camiseta contra el Real Madrid. El de Madrid será el mejor de los escenarios posibles para evaluar con cierta precisión si el grupo de Marcelino ya ha adquirido la suficiente consistencia para pensar en qué medida le pueden afectar los últimos vaivenes que le esperan en el mercado de verano. A la espera todavía de saber cómo terminan las gestiones con Guedes y Andreas Pereira, hay que recurrir al otro lado del escenario para recordar la advertencia de Marcelino el jueves pasado donde avisaba que en los últimos días, el Valencia cerrará la puerta de salida a aquellos jugadores considerados importantes en la plantilla que decidan cambiar de aires. Sólo dos condiciones romperían el firme paradigma del técnico en según qué casos: que quien se los quisiera llevar fuera un club 'top' o que la oferta económica resultase irrechazable para el Valencia.

Más Valencia CF

Eso, lógicamente, no tiene pinta de afectar a todos los casos que están en el aire. De algunos de esos jugadores que están con un pie dentro y otro fuera en el Valencia ya se da por descontado que no va a llegar ninguna propuesta mareante. A Abdennour, por ejemplo, no se le puede aplicar esa rigidez. Ahora bien, por mucho acuerdo que tenga con el Zenit, como asegura su agente, el Valencia tampoco puede dejar marchar así como así a un futbolista que costó 21,8 millones de euros, aunque si se tiene en cuenta lo ocurrido con Enzo (sólo se cobraron 3 millones), todo puede pasar.

En esa incertidumbre se encuentra Ezequiel Garay, con el que también el Valencia no acaba de tenerlo claro. Tras desestimar la propuesta del Spartak, conforme se vaya acercando la fecha del 31 de agosto el precio de un posible traspaso puede oscilar y el Valencia obtener todavía un mayor pellizco por él. A Jorge Mendes le corresponde la tarea de encajar las pretensiones del club y del argentino, ya sea pensando en la Premier o en la Juventus.

De momento en el club de Mestalla las preocupaciones, más que en las salidas (Orellana por ahora continúa), estaban ayer centradas en resolver esos dos frentes que tiene abiertos en cuanto a refuerzos. Si lo de Gonzalo Guedes cogía el lunes cierta velocidad, en el club de Mestalla quisieron poner ayer algo de mesura. No se duda de que el joven atacante acabará vistiendo al final la camiseta blanquinegra, bajo la fórmula que parece haberse convertido en habitual en Mestalla: cesión con opción de compra (en su caso no obligada).

En el fair play, por ahora

Pensar que el Valencia hoy por hoy puede hacer frente a un futbolista que hace pocos meses le costó al PSG 30 millones de euros (lo compró a Benfica), es pasar por alto las palabras del lunes de Mateo Alemany referente a la situación que en estos momentos tiene el club con el fair play financiero: «Hoy estamos dentro y hay un poco de margen, pero no tendremos problemas». La venta definitiva de Garay sí que ayudaría a inyectar una buena dosis de aire al fair play financiero.

Donde sí al parecer hay más problemas de los que se podían imaginar en un principio es en lo que afecta a Andreas Pereira. En las últimas horas, la versión que se manejaba es que lejos de entrar en la recta final, las posturas se habían endurecido, por el interés del United en ponerlo difícil y sobre todo el del propio jugador en quedarse a las órdenes de Mourinho (pese a las vinculaciones de Lim con el entrenador portugués y el United), aún sabiendo de las dificultades para encontrar minutos de juego. De momento el Valencia ha valorado públicamente

En Inglaterra se apunta a que la estrategia de Pereira no es otra que la de saber hasta qué punto Mourinho va a contar con él, después de que tuviera que marcharse al Granada la pasada campaña cedido donde tuvo una sensacional participación pese al descenso del equipo andaluz, en el que jugó 35 partidos de Liga e hizo 5 goles (le gusta arranca desde el centro del campo). A su favor está el conocimiento que tiene de la liga española, condición que Marcelino prioriza (además del idioma) ya que tanto Murillo, Paulista y Kondogbia también cumplen con este requisito.

Pereira -que este año le han dado el dorsal 15- acaba contrato en 2018 y es difícil que el United lo dejara también a préstamo sabiendo que es su última campaña, con el riesgo de que pudiera explotar perdiendo así cualquier beneficio en una posterior venta.

Fotos

Vídeos