Las Provincias
Valencia CF

Fútbol | valencia CF

«El club debe ser fiel a su apuesta por Marcelino; no puede cambiarla si se pierden cinco partidos»

Rodrigo, durante la  entrevista en la  ciudad deportiva de  Paterna.  :: irene marsilla
Rodrigo, durante la entrevista en la ciudad deportiva de Paterna. :: irene marsilla
  • «Hay gente que me ha llamado 'perro' o cualquier cosa así, pero prefiero a uno que me anima a cincuenta que no», explica Rodrigo Moreno

A poco más de 24 horas de echar el telón a la Liga se presenta un Rodrigo Moreno (Río, 1991) al que le gusta llamar a las cosas por su nombre. El repaso del delantero va sobre momentos duros, que de esos va el Valencia sobrado en estas dos últimas temporadas. Su grave lesión en el tobillo no fue el «fin del mundo» pero llegó a dudar de si el cuerpo le respondería. Y sí. Ha vuelto y no tiene intención de marcharse de Mestalla salvo que el club le ponga el cartel de transferible. Confía en Alemany y Marcelino, pero suplica por la estabilidad y la firmeza en los despachos y el césped.

Mañana se cierra un año muy duro.

Sí, un año muy malo y muy duro, con un perfil muy parecido al anterior. Ojalá porque lo deseamos todos que la próxima temporada sea todo lo contrario.

¿Qué grado de responsabilidad tiene la plantilla en el resultado final?

La plantilla tiene gran culpa de lo que ha pasado. No fuimos capaces de ser competitivos ni de mantener un rendimiento regular. Hicimos partidos muy pobres, otros que sí fuimos capaces de competir, en otros dimos una imagen muy mala... Es cierto que todo el lío extradeportivo ha afectado, los cambios de entrenador, el de director deportivo. Eso hace que el ambiente externo del club sea menos favorable para el equipo y cuando las cosas salen mal no es culpa de uno o dos. Se trata de un conjunto de muchas cosas, pero desde luego que la plantilla tiene una parte de culpa importante.

Yendo al principio, fue una lástima para usted la salida de Pako Ayestarán porque le dio mucha confianza.

Siempre que se va un entrenador es una pena independientemente de los aspectos personales. Es volver a empezar otra vez de cero, la incógnita de cómo va a ser. Más que por el hecho de que Pako me transmitiera confianza, la pena fue que no funcionaran las cosas. Nosotros no funcionamos, el club no funciona y a empezar otra vez. Inestabilidad que afecta a los resultados.

¿La plantilla llegó a conectar con Prandelli? Son varios los jugadores que admiten que el 'fuori' no sentó demasiado bien...

Él busco una reacción, picarnos o así es como lo interpreto. Mandó un mensaje más duro, exponiéndonos para ver si reaccionábamos. Él intentó hacer un buen trabajo pero los resultados no llegaron. Nos sorprendió su dimisión, porque él hablaba con nosotros y nos decía que había llegado a una cierta conexión con la directiva. Y de la noche a la mañana se fue. Voro tuvo en ese caso la valentía de coger al equipo en un momento muy complicado, seguramente en uno de los más críticos de la historia del Valencia. Hay que reconocerle el valor que tuvo.

¿Cómo se le da las gracias a Voro?

No es la primera vez que lo hace, es la quinta o la sexta vez -la quinta- que coge al equipo. Hay que decirle gracias por la disponibilidad, por la forma de coger las cosas y estar siempre para lo bueno y lo malo.

Vayamos a su grave lesión. ¿Cómo lo pasó esos tres meses ausente?

Mal, no ha sido el fin del mundo ni el holocausto, pero en una lesión con operación te surgen dudas de cómo va a reaccionar el cuerpo, que es nuestra herramienta de trabajo. Al final feliz, porque me recuperé dentro del plazo establecido y he vuelto a jugar bien. Lo más importante es que me he notado como si nada hubiera pasado.

¿En quién se apoyó?

Soy una persona bastante familiar y al final es la gente que está ahí. Mis padres, mi mujer, mis amigos. No es que no haya tenido apoyo del club y del exterior porque hay gente que ni conozco y te apoya y te escribe y eso es de agradecer. Pero en el día a día está la familia.

Parejo en su día lamentó que ciertas personas le llegaban incluso a insultar por la calle. ¿A usted cómo le trata la gente?

Hay de todo. Gente que me ha dicho cualquier cosa. 'Espabila', 'a ver si corres', 'perro' o cualquier cosa así. ¿Y qué vas a hacer? ¿Te giras y contestas? No. También está la otra parte, gente que te anima. Cuando la lesión, iba con las muletas y la gente me animaba. Prefiero valorar a uno así que a cincuenta que me desanimen. El fútbol es así, han sido dos años malísimos. El ambiente en el estadio es malo, pero no se puede pedir más porque no puedo venir aquí a decir que la gente aplauda. No. Nosotros hacemos las cosas mal y la gente actúa en consecuencia. Se puede decir que Mestalla es más exigente que otros campos y posiblemente sea así, pero en todos los campos no te aplauden si lo estás haciendo mal. Te van a insultar, te van a silbar... El club y nosotros tenemos que entender que lo más importante es el día a día, que es lo que nos va a llevar a ganar los partidos y que la gente esté contenta.

El otro día su padre (y representante) salía satisfecho de su reunión con Mateo Alemany. ¿Está convencido de que seguirá aquí?

Yo quiero seguir. También digo que el club va a tener que tomar decisiones porque cuando las cosas van mal se debe tomar un camino. Tengo que entender y aceptar lo que el club decida para que sea algo legal por las dos partes. No voy a estar en un sitio en el que me digan: 'oye, contigo no contamos'. No pasa nada. Pero mi idea es esa y por lo que se sabe, el club igual, así que contento.

¿Ha habido algún momento en el que haya pensado en tirar la toalla y empezar de cero en otro club?

No, porque el fútbol es imprevisible. Irme de aquí no significa que las cosas vayan a salir bien. Pueden salir bien, mal, peor, mejor... Al final es estar buscando excusas de por qué no estás bien aquí. Una tontería. El club ha vivido dos años muy difíciles. Si el grupo y el club no brillan, es difícil brillar a nivel individual. Casi imposible. Puedes hacer buenos partidos, pero realmente nadie ha hecho grandes temporadas en estos dos años aquí. Hay que trabajar y enfrentarse a las dificultades.

El Valencia está en otro período de reconstrucción, ¿los cambios le transmiten buenas sensaciones?

El año pasado ya intentó hacer una reconstrucción después de la salida de Salvo y Rufete. No lo consiguió. El resultado está ahí porque la temporada ha sido negativa y lo está volviendo a intentar. Es verdad que parece entran con buen pie (Alemany y Marcelino), por lo menos creo que hay más gente a favor que en contra. El club tiene que seguir su directriz y debe ser fiel a lo que piensa. Si cree que Marcelino es la apuesta, no le puedes cambiar si pierde cinco partidos. Tomar un camino y apostar por ese camino. Es difícil hacer todo bien, pero seguramente haya momentos malos la temporada que viene y ahí hay que ser firmes y fieles a lo que se piensa.

¿Qué le parece Marcelino?

No lo conozco ni personal ni profesionalmente. Es cierto que todos sus equipos han estado bien: en Villarreal, Zaragoza, Racing... Siempre ha hecho que sus equipos rindiesen y jugasen bien. Todos hablan de su fuerte carácter y tampoco lo conozco, pero bienvenido sea. Todo lo que sea a mejor y para que el año que viene sea positivo, perfecto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate