Las Provincias
Valencia CF

fútbol | valencia cf

Pachangas para calibrar el compromiso

Garay, que dejó su puesto en el descanso por molestias a Santos, presiona a Leo Baptistao
Garay, que dejó su puesto en el descanso por molestias a Santos, presiona a Leo Baptistao / EFE
  • Orellana se perderá el partido ante el Villarreal por sanción y Voro descarta que el chileno se enfadara al ser relevado por Carlos Soler

  • Marcelino toma nota de la implicación de los jugadores para armar su proyecto de cara a la temporada que viene

La libreta de Marcelino empieza a llenarse de tinta. El nuevo entrenador del Valencia, al menos durante las dos próximas temporadas como rezaba el comunicado oficial, tuvo la oportunidad de diseccionar a su futuro equipo a través de la pantalla del televisor. El Espanyol-Valencia es uno de esos partidos que al final de temporada la Liga utiliza para rellenar la parrilla porque no hay nada en juego. A pesar de la insipidez del encuentro, seguro que el asturiano, junto a su equipo de confianza, empezó a anotar los matices que deben regir un proyecto que se ha convertido en la última oportunidad para Meriton. Sin nada en juego más allá de la dignidad, llega el momento de calibrar el nivel de compromiso de aquellos que quieran estar la temporada que viene en el Valencia. El club de Mestalla acumula dos temporadas convulsas. Los jugadores que quieran seguir deben de ser conscientes de que la complacencia se ha agotado. Para eso, el banquillo ha sido adjudicado a un sargento de hierro, capaz de exprimir hasta la antipatía las opciones del grupo. El que esté dispuesto y preparado a sufrir tendrá un camino más llevadero. El que se acomode puede convertir sus días en una pesadilla con Marcelino al mando.

El partido ante el Villarreal, derbi regional, servirá para seguir exprimiendo conclusiones para subir al barco a futbolistas de cara a la próxima temporada. Marcelino, y esta era una de las condiciones para estampar su firma como entrenador del Valencia, exigió tener una opinión vinculante en la entrada y salida de jugadores. Y muchos de los futbolistas que saltan al terreno de juego se juegan parte de su futuro.

El que no estará seguro ante el Villarreal será Orellana, que ayer vio una amarilla y deberá cumplir partido de sanción. El chileno saludó en el cambio a Carlos Soler desde la lejanía en el cambio. En el banquillo, como se pudo ver a través de la televisión, Enzo Pérez y Diego Alves reían coincidiendo con el momento de la sustitución.

Voro fue preguntado en rueda de prensa por un presunto desplante del chileno: «Ha tenido partidos buenos. No es un futbolista explosivo, pero sí te da posesión del balón. Tenía una tarjeta amarilla y ha sido un cambio como cualquier otro. No creo que se haya enfadado». La apreciación del técnico fue ratificada después en la vuelta a casa. Orellana le confirmó que había saludado a Soler en el cambio desde la distancia. El próximo fin de semana, caerá el telón de una temporada para olvidar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate