Las Provincias
Valencia CF

Rodrigo traslada su intención de quedarse

  • El hispano-brasileño quiere ser importante para Marcelino y recortará las vacaciones para llegar al máximo nivel a la pretemporada

  • El padre y agente del delantero se reúne con Mateo Alemany

El Valencia ya conoce de primera mano las intenciones de Rodrigo Moreno de cara a la próxima temporada. El padre y agente del jugador, Adalberto Machado, se reunió ayer en la sede del club con Mateo Alemany como toma de contacto puesto que no se conocían personalmente. El padre de Rodrigo salió de ese encuentro, de apenas veinte minutos, satisfecho y tranquilo. A Alemany le trasladó que el deseo de Rodrigo es empezar la pretemporada con el Valencia y seguir, como mínimo, dos temporadas más para cumplir el contrato que le une al club de Mestalla hasta junio de 2019.

«Han sido dos años complicados y es obvio que se tomarán decisiones y cada uno tendrá que seguir el camino que sea», aseguró el jugador tras marcar un gol y dar una asistencia en el Valencia-Osasuna. Poco antes, Rodrigo había manifestado su intención de seguir para «vivir la parte bonita» del fútbol en el club blanquinegro. El hispano-brasileño es plenamente consciente de que dos temporadas ruinosas en lo deportivo van a acarrear más reducción del presupuesto y además, en el nuevo orden y ya con Marcelino, Alesanco y Alemany al frente de la toma de decisiones a buen seguro habrá sorpresas durante el verano.

Esa parte es la que no puede controlar el futbolista, pero sí la de dar el paso para evidenciar su aspiración de continuar en el Valencia. Es por ello que lanzó ese mensaje a la opinión pública y ayer, por medio de su padre y representante, se lo trasladó a Mateo Alemany.

Con total seguridad esta ha sido la temporada más difícil para Rodrigo. En su primer año marcó poco (cuatro goles) pero Nuno le concedió un gran protagonismo y el zurdo se fue hasta los 31 partidos. Además, el equipo bregó hasta sellar el objetivo de regresar a la Champions League. Dentro de un buen funcionamiento colectivo, a Rodrigo en esos primeros compases le pesó su precio (30 millones de euros) aunque con 23 años había margen de maniobra suficiente como para esperar la versión del Rodrigo que encandiló en las inferiores de la selección y se hizo mayor en el Benfica.

En su segunda temporada volvió a gozar de muchos minutos (34 partidos) pero tampoco encontró el camino del gol y acabó el curso con cinco. Este último verano, Ayestarán se propuso recuperarle para la causa. Durante el 'stage' de Holanda, Rodrigo incluso tomó la palabra en las charlas siguiendo la estrategia de Ayestarán de hacerle sentir vital para el grupo, casi al nivel de los capitanes. El hispano-brasileño hizo seis goles antes de su lesión a mediados de enero. Desde la enfermería veía Rodrigo cómo iban cayendo las derrotas y los partidos sin poder ayudar a sus compañeros.

Quedó entonces un único consuelo: recuperarse para la recta final y acabar la Liga con buenas sensaciones. En el Bernabéu su presencia fue testimonial y ante Osasuna Rodrigo sí disfrutó de su vuelta a Mestalla. La fractura en el tobillo derecha está olvidada pero es evidente que el delantero necesita tiempo para alcanzar el máximo nivel. Así y según admitió el padre del futbolista, Rodrigo va a recortar drásticamente sus vacaciones para trabajar a diario y arrancar la pretemporada en plenitud. El hispano-brasileño va a pedir a los médicos del club un plan específico de entrenamiento para el verano con la idea de demostrar a Marcelino que puede ser un hombre importante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate