Las Provincias
Valencia CF
Mangala intenta robar el balón a Camacho. :: EFE/ Jorge Zapata
Mangala intenta robar el balón a Camacho. :: EFE/ Jorge Zapata

Camacho gana la partida

  • El agente de Fornals presencia el partido en el palco y el jugador sonríe cuando se le pregunta sobre la posibilidad de recalar en el Valencia

  • El aragonés se impone en la medular a Parejo y Enzo Pérez

Se pagaría mucho dinero por descifrar la conversación que tuvieron en el palco de La Rosaleda Abdullah bin Nasser Al Thani y Layhoon Chan. La todavía presidenta del Valencia y el jeque del Málaga, que tanto se ha jactado en las redes sociales sobre su negativa a aceptar las propuestas valencianistas para acabar fichando a sus jugadores, vivieron el partido asiento con asiento y en numerosas ocasiones intercambiaron opiniones. Ese audio valdría mucho dinero, casi tanto como la valoración que el dueño del Málaga realiza de Camacho y Fornals, dos de los objetivos deportivos de Alesanco para la próxima temporada. Su actuación en el partido fue, evidentemente, uno de los focos de atención que desde la previa comenzó a tomar temperatura cuando el propio Camacho reconoció una oferta valencianista para hacerse con sus servicios en el pasado mercado de invierno.

Sobre el césped de La Rosaleda, la partida del morbo se la llevó el aragonés. El cambio de posición de Carlos Soler le dio más libertad a Camacho para hacer de esa parcela su dominio y no la desaprovechó, realizando un despliegue que desarboló en la mayoría de los minutos a Parejo y Enzo Pérez. Sin estridencias, pero siempre bien colocado. Mientras sus compañeros celebraban el gol de Recio que abrió el marcador, se dedicó a dar instrucciones para corregir algunos desajustes en las contras del Valencia. Bajó un poco ese listón del orden con el segundo, sumándose a la celebración del que sería a la postre el tanto que certificó la victoria del Málaga. En la segunda parte tan sólo tuvo que realizar una faena de aliño para completar una buena actuación. A ojos del equipo que el pretende sigue siendo una buena alternativa a Mario Suárez, Medrán o, quien sabe, ante una posible salida de Enzo Pérez en el caso de que llegue una buena oferta por el argentino.

Otro de los focos de atención fue para Pablo Fornals. El jugador de Castellón, que llegó al Málaga con 16 años, es otro de los futbolistas que sigue con lupa la dirección deportiva valencianista. Su agente, Lorenzo Toldrá, presenció el partido en la grada de La Rosaleda. A estas alturas de la película ya no es ningún secreto que el Valencia ha comenzado los movimientos entre bambalinas para tantear al futbolista. Al Thani, debajo de sus perennes gafas de sol, sigue remitiéndose a su cláusula de 20 millones de euros. Fornals se limita a sonreír cuando se le pregunta sobre las opciones de recalar en el conjunto de Mestalla la próxima temporada. La última de ellas, ayer al término del partido con una frase de manual como «no hay nada». Esa sonrisa acompañando la declaración puede ser una pista... o también un truco de despiste. Camacho también se limitó a sonreír y a recordar que no iba a hablar en zona mixta cuando se le intentó abordar.

Sobre el césped, el castellonense tuvo la primera gran ocasión del partido, aunque su disparo con Mangala al acecho se marchó por un palmo de la portería de Alves. Es cierto que su incidencia no fue la misma que la de Camacho, que manejó a su antojo la manija del encuentro, pero destiló varios de los trazos que hacen que siga siendo uno de los mejores situados en la agenda valencianista para la próxima campaña. Algo que ya demostró en el partido de la primera vuelta, donde dos goles suyos permitieron al Málaga sacar rédito de Valencia. Una de las líneas maestras desde que Alesanco llegó como jefe de la cantera fue intentar 'pescar' en el granero de jugadores de la Comunitat. El propio director deportivo valencianista espió a Fornals y a Camacho en San Mamés en el partido entre Athletic y Málaga. Entre diez y doce millones pueden ser la llave del primero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate