Las Provincias
Valencia CF
Voro y Alemany, antes de subir al avión. :: J. A.
Voro y Alemany, antes de subir al avión. :: J. A.

«Yo quiero que siga Voro»

  • A Layhoon se la espera hoy en Málaga y Mateo Alemany charla en varias ocasiones con el entrenador

  • Varios niños, cosa poco habitual, completan la animada expedición

Por desgracia y claro síntoma de que las cosas deportivamente no van bien, es bastante habitual que el avión que traslada al Valencia vaya semivacío en lo que a aficionados se refiere. Pero ayer fue la excepción. Aprovechando la larga semana de vacaciones escolares, entre el pasaje destacó un buen puñado de niños acompañados por familiares. Hay que tener en cuenta que el precio medio de un billete para un aficionado, contando avión, hotel y traslados, suele superar los 300 euros. De ese privilegio disfrutaron niños como los hermanos Colomar, los también hermanos Rubio, y David Cases entre otros.

Ellos fueron testigos de la animación que se vivió en la zona trasera del avión (donde estaban los jugadores) y de las turbulencias poco antes de aterrizar (en Málaga hay alerta por viento). «Claro que me gusta Voro, y claro que me gustaría que siguiera. Lo único que me gustaría es que cuando las cosas no fueran bien, que no le pitasen a él. Hay que temer caña a los jugadores porque el entrenador lo intenta hacer bien siempre». A Álvaro Colomar, un jovencito de 13 años de la peña Che Collons de Sueca, no hay quien lo frene en esa verborrea sincera. Acaba de hacerse una foto con Carlos Soler -nuevo ídolo de masas- y se confiesa fan de Simone Zaza. «¿Crees que me firmarán la camiseta?», pregunta con cierta incredulidad.

Unas filas más adelante del asiento que ocupa Álvaro, Mateo Alemany no para de moverse. Igual se levanta para intercambiar unas frases con Voro que dialoga con Anil Murthy, sentado en el lugar que suele ocupar Layhoon. La presidenta no vino con el equipo pero se le espera hoy en Málaga.

De momento, la máxima representación la luce Anil Murthy, que en Manises saludó a Vicente Solá, que encabezaba la delegación del Valencia Basket a Sevilla. Por cierto, de los jugadores de uno y otro equipo destacó la charla que mantuvo Carlos Soler con Guillem Vives. Pero es Alemany el que sabe que acapara buena parte de la atención. Con Voro estuvo especialmente atento. Habló unos instantes a pie de escalerilla del avión y también mientras esperaban la recogida de maletas, ya en Málaga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate