Las Provincias
Valencia CF

El Valencia CF retrocede 82 años en la clasificación

El Valencia CF retrocede 82 años en la clasificación
/ AFP
  • Alavés y Celta, con tres y cuatro puntos de ventaja, son los dos rivales que hay que batir para cumplir el objetivo marcado en los seis partidos que quedan

  • La temporada 1934-35 fue la última en la que no pisó la parte medio alta de la tabla

valencia. El Valencia, una vez lograda la salvación matemática para seguir un año más en primera, se sitúa en el limbo de los objetivos. Europa está tan lejos que llegar a ella sería fruto de un milagro. En el centro de la nada, hay metas que se deberían cruzar para no engordar los récords negativos. El Valencia de hoy en día se parece al que se presentó en el campeonato de la temporada 1934/35 de la mano del inglés Jack Greenwell, que al tercer partido fue sustituido por un viejo conocido, el checo Antón Fivébr. Aquel equipo ha sido la única plantilla del Valencia que en toda una temporada no pisó -aunque sólo fuera durante una jornada- la mitad alta de la tabla. Era una competición de doce equipos y el entonces Valencia Fútbol Club siempre se movió entre los puestos siete y duodécimo.

En aquel equipo había jugadores de la talla de Gaspar Rubio, Carlos Iturraspe y Severiano Goiburu. El club terminó la Liga en la novena posición con nueve victorias, dos empates y once derrotas. Por detrás, el Racing, la Real Sociedad y el Arenas. Fue uno de los campeonatos ligueros más pobres de un Valencia que daba sus primeros pasos en la alta competición.

Ahora, 82 años después el club de Mestalla vive un 'déjà vu' con el objetivo de pisar una parte de la tabla que le deje a final de la temporada entre los diez primeros de la Liga. Voro afirma que, una vez blindada la permanencia, la idea es quedar lo más arriba posible. Este es uno de los pocos alicientes para una plantilla que ha llegado al final del campeonato en su mejor momento pero alejada del objetivo marcado al inicio de la temporada. Los pequeños retos que quedan pueden ser importantes de cara a la próxima campaña. Una manera de recuperar la confianza de unos jugadores que también deben decidir si quieren seguir en esa casa a partir del 1 de julio.

Tras el empate ante el Sevilla, el Valencia se mantiene en el duodécimo puesto con 40 puntos. Por encima de él se sitúa el Celta de Berizzo, que ganó el domingo en Granada, y el Alavés, que con su triunfo ayer por la noche en Mendizorroza ante el Villarreal mantiene los tres puntos de ventaja frente a los valencianistas. A partir de ahí, objetivos casi inalcanzables que empiezan en el Espanyol de Quique, que con 49 puntos trata de agarrarse a sus escasas posibilidades de entrar en Europa.

El Valencia no ganó ninguno de los cuatro primeros partidos de Liga con Ayestarán en el banquillo. El equipo no jugó mal pero fue incapaz de inaugurar su casillero. Las dos victorias consecutivas de Voro lo llevaron hasta el puesto decimoquinto de la tabla y con el triunfo ante el Sporting al inicio de la etapa Prandelli subió un escalón más. Aquello fue un espejismo.

El italiano no fue el revulsivo esperado y Voro cogió al equipo a finales de 2016 con la amenaza del descenso en los talones. El Valencia inició el año en el puesto decimoséptimo de la clasificación. Sin pausa, el técnico recuperó a los jugadores y ha escalado posiciones jornada tras jornada hasta situarse en el puesto decimosegundo, la mejor clasificación de la temporada. Quedan seis jornadas para recortar los cuatro puntos de desventaja respecto al Celta de Vigo y los tres que tiene con el Alavés. Los vigueses andan muy concentrados en la Europa League y los vitorianos con su final de la Copa del Rey ante el Barcelona. Pueden ser dos matices positivos para que un Valencia sin objetivos de primer nivel compita con la idea de salvar la honra y no retroceder 82 años atrás.

Dinero de la televisión

Al margen de la clasificación, desde la temporada pasada el reparto de los derechos de televisión es una clave muy importante a la hora de cuadrar el presupuesto de la temporada siguiente. Una parte de la distribución del dinero se produce en función de los resultados deportivos y la clasificación de las dos últimas temporadas se lleva un buen bocado. El Valencia terminó decimosegundo la campaña anterior y ahora lleva un camino muy similar, por lo que otros equipos le recortarán terreno en el capítulo de los ingresos. El Eibar y Espanyol terminaron por detrás el año pasado y ahora se clasifican por delante. En cambio, Málaga y Las Palmas, que superaron al Valencia en la última campaña, ahora mismo están por detrás en la tabla. Voro tiene seis partidos por delante para tratar de maquillar una temporada desastrosa por las malas decisiones tomadas desde la propiedad. Meriton sumará otro récord negativo si no se llega al 'top 10' al final de la Liga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate