Las Provincias

Valencia CF
Marchena, en un partido solidario. :: EFE/Raúl Caro
Marchena, en un partido solidario. :: EFE/Raúl Caro

Carlos Marchena: «Llama la atención que Voro, con lo que ha hecho, esté en un segundo plano»

  • El andaluz destaca los vaivenes del club de Mestalla y apunta que Carlos Soler debe ser la referencia para los chavales de la Academia de Paterna

  • Carlos Marchena Exjugador del Valencia

Cinco títulos con el Valencia y nueve temporadas defendiendo el escudo. Carlos Marchena, sevillano y sevillista también, recibirá -en un acto preparado por el club- a sus 37 años el homenaje de Mestalla este domingo. Con el título de director deportivo bajo el brazo, el que fuera una de las piezas clave del Valencia más laureado de la historia analiza algunos de los porqués del club blanquinegro.

¿Qué se siente cuando a uno le homenajean después de tantos años?

Agradecimiento total porque el fútbol es presente, presente y presente; y que se acuerden de mí después de tantos años fuera de casa, pues sólo puedo estar agradecido por ello.

¿Cómo ve el fútbol actual desde el sillón?

De una manera diferente, analizándolo mucho más y aprendiendo de todo el mundo. Estoy en contacto con la gente y eso es fuente de aprendizaje.

¿Qué hace Marchena actualmente?

Por las mañanas estudio nutrición y por las tardes me estoy sacando el título de entrenador nacional. No tengo tiempo para aburrirme.

¿Quiere seguir vinculado al balón?

Me gustaría y por eso me estoy formando para dar el paso. Cuantas más herramientas tengas mucho mejor.

¿Qué tipo de entrenador será Marchena?

Pues no lo sé todavía, seguramente irá ligado a mi carácter y personalidad. Siempre he sido una persona honesta y trabajadora.

¿Tendrá el domingo el 'corazón partío' en este Valencia-Sevilla?

Desde luego, porque son dos de los equipos donde he pasado más de media vida.

¿Qué siente más, los éxitos con el Sevilla o los disgustos últimamente con el Valencia?

Las alegrías las da el Sevilla, está casi siempre más arriba. El Valencia pienso que está en una etapa de reciclaje, en un periodo de buscar la fórmula para volver a ser grande.

¿Llega el Sevilla más presionado a este partido?

El Sevilla viene de un grandísimo año que se ha visto enturbiado por una semana muy dura por la eliminación de la Champions y por descolgarnos de la Liga. Aquí estábamos muy ilusionados por luchar por el título. El Valencia, por su parte, debe empezar a dar alegrías a su gente después del año con tanto sufrimiento que han pasado, peleando por el descenso.

Conoce la casa por dentro, ¿tan difícil es hacerlo bien en el Valencia para estar años sin Europa?

Los equipos tiene ciclos y etapas donde no están muy bien. Esperemos que esa etapa sea corta y estar pronto otra vez arriba.

Para salir de esta crisis, ¿qué es lo que se puede hacer?

Como todo en la vida, hay que analizar y tomar decisiones: empezar por la base. Si la tienes es cuando empiezan a venir los resultados. Si en la cantera hay buenos chicos y talento, hay que tenerlo muy en cuenta. Evidentemente, todo lo que viene de fuera tiene que ser superior siempre a lo que hay dentro. Eso se consigue poco a poco.

Usted que vive en Sevilla, ¿que haya estado allí Monchi tantos años es el mejor punto de partida?

La estabilidad en todo es necesaria y ofrece siempre un plus. En el Sevilla se ha demostrado, pero no sólo con el mismo director deportivo sino con toda la estructura que hay montada alrededor. Esto no es fruto de hoy para mañana. Se necesita que transcurran años. Es un modelo imitable.

Pues pese a la inestabilidad habitual que se vive dentro y fuera de este club, ustedes sí consiguieron llegar a lo más alto.

El Valencia es un equipo complejo, que va y viene. La calma completa en el Valencia no se conoce, pero hay que estar por encima de eso. La exigencia le da carácter al equipo y eso viene bien, pero hay que sabes canalizar todo eso para competir mejor. Si te bloqueas, entonces es cuando ya no eres capaz de hacer nada.

Aquella generación, ¿tardará muchos años en volverse a juntar?

Ojalá no. No sólo éramos un buen grupo de futbolistas, sino también ayudó el club y todo lo de alrededor. Se juntaron muchos factores que ayudaron. Por el bien de todos esperemos que no tarde mucho.

¿Qué le atrae del actual Valencia?

El Valencia como club y como afición, eso sin duda. Pero conviene analizar desde fuera la figura del entrenador que hay ahora mismo. Es un caso peculiar y extraordinario que no se da en ninguna parte.

Explíquese.

Pues ver que una persona considerada 'de club', que pase de delegado a entrenador en una misma temporada y tenga los resultados que tiene..., que además sea él quien da esa pausa al club y estabilidad. Eso es digno de analizar. Desde fuera lo vemos de otra manera.

¿Ven fuera la figura de Voro una pieza clave para la construcción del próximo Valencia o piensa que es mejor no quemarlo?

Desde fuera se ve, sin conocerlo de nada, y cuando me preguntan la gente me dicen que le llama la atención cómo una persona así, con esos valores, que sea capaz de hacer lo que hace, esté a pesar de todo en un segundo plano. Siempre digo que hay que conocer el carácter de Voro, que ve la importancia del club, antepone al Valencia a su propio interés y por ahí se puede entender un poco más la figura de Voro.

Usted también jugó de centrocampista, ¿qué le parece Carlos Soler sobre el que puede girar la esperanza de futuro?

En momentos donde hay más noticias negativas que positivas, cuando sale alguien de la cantera con esa frescura, ese atrevimiento y ese carácter de ilusión, pues te contagia enseguida. Soler debe ser el líder, pero no del equipo, sino el líder de toda la cantera del Valencia que se tiene que fijar en él como un espejo. Siempre es una buena noticia para todos ver un equipo lleno de canteranos.

Si trasladásemos en el tiempo a aquel Valencia que hizo lo que hizo, ¿sería posible plantar cara hoy al actual Barça y Real Madrid?

Hace pocos años, el Atlético de Madrid ganó una Liga, por lo tanto sí se puede volver a dar. Pero para eso habría que hacer un equipo con un bloque tan fuerte como el que formábamos nosotros.

Una de las críticas que más se escuchan en Valencia es que muchos de los actuales futbolistas ni sienten ni padecen por el escudo.

No comparto eso. Cuando estás dentro de un vestuario quieres ganar por todos los medios. El primero que pierde en todo esto es el futbolista, que se cabrea cuando no gana porque hay que recordar que pierde todo: autoestima y prestigio. Ellos son los primeros que quieren ver al valencia arriba

El Valencia está completando su secretaría técnica. ¿Usted se ve más atraído hacia el banquillo?

Me estoy formando y en situaciones así, todo depende de lo que llegue a plantearse. No puedo cerrar las puertas a nadie, y menos al Valencia.