Las Provincias

Valencia CF

Mateo Alemany, el hombre de las decisiones importantes

Alemany,  hombre de decisiones importantes
  • Mateo Alemany, la persona que ha pasado por Singapur con el objetivo de dar sentido a un proyecto abollado por las malas decisiones del dueño

Mateo Alemany es el personaje clave en este nuevo orden. El perfil al que se ha agarrado la afición para tratar de remontar dos temporadas dignas de olvido. Es el hombre de fútbol. La persona que ha pasado por Singapur con el objetivo de dar sentido a un proyecto abollado por las malas decisiones del dueño. Hay debates abiertos sobre si la llegada del balear es para dar sentido al disparate o como intermediario necesario para una posible venta. El tiempo dirá.

El mayor obstáculo para Alemany es precisamente ese, el tiempo. No tiene margen para errar en sus decisiones. Por eso aparca el porcentaje de fallo es cero. El valencianismo no le va a conceder ni un traspié. Reconoce que, con mayor o menor intensidad, opinará de todo. Y en las mismas condiciones financieras, el apunte del director general tendrá más peso.

La gran patata caliente es el nombre del entrenador. El debate está abierto y Voro vive su particular día de la marmota con la pregunta sobre su continuidad. Tras la victoria ante el Celta, Alemany le metió el cuchillo al melón del banquillo y azuzó el fuego. Voro sigue su camino y tiene opciones de cara a la temporada que viene. Los números son su soporte. El director deportivo, José Ramón Alesanco, tiene en la carpeta el cometido de decidir el entrenador. La decisión, tanto en lo bueno como en lo malo, salpicará a Alemany.

El hombre de fútbol, bien relacionado en Madrid y con una trayectoria lustrosa en este mundo, debe concienciarse de que Mestalla no es Son Moix. En la isla, una Copa del Rey es una hito para la historia. En Valencia, ser la alternativa a Real Madrid y Barcelona es una obligación. Además, se exige pase permanente en la Liga de Campeones. El plan de negocio de Meriton depende ello.

El nuevo director general ha ocupado el hueco que nunca se llenó tras la salida de Amadeo Salvo. En su día, García Pitarch pudo aspirar con la dirección deportiva como estación de paso, pero una mala planificación deportiva se llevó por delante su futuro en el Valencia. Salvo ejerció una potencia sin control. Se enfrentó a Meriton y le costó el puesto. Alemany tiene un perfil mucho más moderado, con un currículo en el mundo del fútbol que le permite manejarse en todas las situaciones. Tiene el reto de equilibrar, de que cada una de las decisiones que tome satisfagan en partes iguales al dueño y a la afición. Ese será su éxito. Si la grada percibe algún movimiento ajeno al fútbol en la labor de Alemany, será señalado. Este verano, con el capítulo de posibles salidas abierto para cuadrar el presupuesto, será un buen termómetro para calibrar si el golpe de timón de Peter Lim ha tomado el camino correcto.