Las Provincias

Valencia CF

En sintonía con Voro

 Carlos Soler, Parejo, Medrán y Zaza, durante el entrenamiento de ayer del Valencia en Paterna.
Carlos Soler, Parejo, Medrán y Zaza, durante el entrenamiento de ayer del Valencia en Paterna. / MANUEL MOLINES
  • Layhoon Chan y Mateo Alemany charlan con el entrenador y con su cuerpo técnico en varios momentos del viaje del equipo a la ciudad nazarí

  • El Valencia puede cerrar una semana triunfal si vence a un Granada desesperado

granada. El Valencia se presenta en Granada en paz. El fortín en que Voro ha convertido Mestalla ha sido el salvavidas de un club que flirteaba con el descenso. Las victorias ante Deportivo y Celta han endurecido los muelles del colchón. Hace dos meses, el partido matutino en Los Cármenes estaba marcado como a vida o muerte. Los nazaríes, esa torre de Babel que tiene más vidas que un gato, se han agarrado al fútbol arcaico de Lucas Alcaraz para tratar de salvar otra campaña más la categoría. El Granada se juega la vida; el Valencia, la honra.

Con la salvación, sin ser matemática, en el bolsillo, los asuntos que se rumian en el Valencia son otros. Carlos Soler ha generado noches apasionadas y dibuja el futuro que está por venir siempre que a Meriton no le dé por hacer de las suyas. Junto a él, una camada que toca a la puerta con fuerza desde Paterna. Hoy, hay expectación para ver con qué sorprenden los chavales alejados de la presión del descenso. Lato, ese torbellino, se ganó la titularidad siempre que Voro no opte por la pausa en los tiempos y elija a Siqueira.

El otro debate está en los despachos con prolongación en el banquillo. La continuidad de Voro es el gran asunto a corto plazo. La objetividad no tiene otro camino que los números. Hoy aspira a ganar su tercer partido consecutivo. A partir de aquí ya entran las opiniones personales. En una entrevista en LAS PROVINCIAS, el nuevo director general, Mateo Alemany, que ayer se estrenó con la expedición fuera de casa, apuntó que el poder deportivo está en manos del responsable del área, José Ramón Alesanco, pero añadió un detalle, esos que pesan tanto en el 'manual Alemany': «Yo tengo opinión en todas las cosas». No habrá decisión sin consenso. El balear tiene un plan para Voro si finalmente no se queda en el banquillo del Valencia, lo que no quiere decir que ahora mismo esté descartado como futuro entrenador.

Alemany fue el primero en llegar ayer a Manises. Esperó a la presidenta, Layhoon Chan, que encabezó la misión a Granada. Minutos después se incorporó a la mesa de la cafetería el consejero Anil Murthy. El último en llegar a esa improvisada reunión fue el entrenador, Voro. Hay buen rollo. Peter Lim -léase Meriton- está agradecido a los servicios del técnico. Es el que le ha dado paz al proyecto. Ha evitado el naufragio. El de l'Alcúdia se presenta en Granada con números notables. Un expediente impoluto. El técnico está cansado de que se pregunte por su futuro pero debe entender que la cuestión es obligada porque las posibilidades existen. Es consecuencia de su éxito y buen síntoma. El fracaso le hubiera llevado al silencio.

En lo deportivo toca recomponer líneas. La semana se ha llevado por delante a Garay y Enzo Pérez, dos bajas sensibles en el once titular. Para suplir al central está listo Abdennour, que hará pareja como Mangala. El hueco del centrocampista está más abierto. Hay varias opciones sobre la mesa. Parejo y Soler son fijos. Mario Suárez puede volver al once, aunque sale de una lesión. La opción de Orellana como media punta con Cancelo en la derecha se postula como una opción. El chileno es mejor en ese puesto y el luso ha renacido en un partido y un rato. La izquierda puede ser para Munir o Santi Mina. Nani no ha llegado al choque pese a la mejoría.

El Valencia no tiene otro objetivo en esta temporada que quedar lo más arriba posible. La mejoría en la clasificación se traduce en más ingresos por derechos de televisión y el dinero siempre cuenta.