Las Provincias

Valencia CF

Jurado popular en Mestalla

Joao Cancelo, en el entrenamiento de ayer entre sus compañeros Zaza y Diego Alves.
Joao Cancelo, en el entrenamiento de ayer entre sus compañeros Zaza y Diego Alves. / MANUEL MOLINES
  • El canterano Lato puede ser la gran novedad en el Valencia contra un Celta que llega con la mente puesta, en doble sentido, en la Europa League

  • La grada, que no se ha pronunciado respecto a Voro, dictará sentencia sobre Cancelo

valencia. «A mí me pitaron en Mestalla cuando tenía veinte años... bueno y a los veintiuno, a los veintidós... Todo cambió cuando llevé esto», dice señalándose el bíceps derecho y refiriéndose al brazalete. La reflexión, muy a bocajarro y fiel a su estilo, es de Ricardo Arias (Catarroja, 25-2-1957), una de las leyendas vivas del valencianismo que presenta en su curriculum la nada despreciable cifra de más de 500 partidos con el escudo cosido a su pecho (el segundo, sólo superado por Fernando Gómez). Observando la afirmación del que fuera el mejor líbero formado por el Valencia, Juan Sol asiente sonriente. Al ahora consejero de Meriton no le silbó ni un solo espectador aquí -confiesa sin titubeos-, y hasta es posible que por su manera de ser y hasta de jugar, ni los de fuera. Son dos peculiares puntos de vista que vienen bien para el atípico caso que se vivirá esta noche en Mestalla.

Hoy, el estadio valencianista pasará seguramente a la historia por ser el primer escenario donde se dé cita un jurado popular digno de récord. Más de treinta mil espectadores darán su veredicto, así a bote pronto, cuando por megafonía se anuncie -seguramente a toda prisa y sin pausa posterior- el nombre de Joao Cancelo. No es tampoco la primera vez que futbolistas recientes pasan por este incómodo trago. Dani Parejo podría escribir el prólogo y Éver Banega una enciclopedia al respecto.

Cancelo, que el mes que viene cumple 23 años, va a jugar. Voro así lo aseguraba ayer, consciente también de que lo mejor que le puede pasar al portugués es que no pierda el primer balón ni se quede clavado como un pasmarote como hizo en el Camp Nou en uno de los goles del Barça. «Para protegerlo lo mejor es lo que hizo él, dar el primer paso y pedir perdón. Es un jugador joven y yo tengo información de sus problemas. Es una persona que vale la pena. Cometió un error y esto le va a ayudar a crecer. Va a jugar y va a hacer un buen partido», decía sobre él.

Voro habló más sobre esta cuestión: «El escenario ideal es que haya un ambiente positivo. Todos los equipos deseamos jugar en casa, todos, salvo excepciones se sacan más puntos en casa que fuera. Espero que la afición pueda entender la situación especial que tiene él en su vida privada y estamos todos para ayudarle. Los que conocemos en profundidad su historia sabemos que debemos ayudarle una, dos, tres o las veces que haga falta. Esperemos que esté cómodo y pueda poner al servicio del equipo todas las cualidades que tiene».

Tampoco es que el Valencia haya tratado esta semana de aplicar alguna estrategia intensa para salvar a Cancelo de este trance. Fue Mateo Alemany el que en la sede de la Agrupación de Peñas se pronunció al respecto, para dar a entender entre líneas que no se había aplicado ninguna sanción al futbolista por su inapropiado gesto hacia la grada.

Juega Cancelo porque Montoya está sancionado. A Voro no le queda otro remedio que remodelar toda su defensa. Cambio en el lateral derecho, también en los centrales (vuelve Mangala) y por último en el lateral zurdo (Gayà está lesionado). El técnico -con Nani todavía al margen, aunque al menos ya ha regresado a la ciudad deportiva- tiene también la posibilidad de aplicar más rotaciones por aquello de que dentro de tres días vuelve a jugarse (en Granada) otro partido.

Dicho sea de paso, respecto a Voro no se ha pronunciado con rotundidad la grada de Mestalla. Pasan las jornadas y la opinión popular es de reconocer de manera absoluta y merecida el trabajo de Voro al frente del equipo; pero en Mestalla no se ha escuchado ni una sola voz que pida su continuidad. Alemany Alesanco juegan al despiste aunque siempre que se lee entre líneas al nuevo director general parece extraerse la opinión que el Valencia se ha decantado por otro entrenador.

Berizzo, a quien hoy va a tener Voro en el banquillo de su derecha, decía ayer que «a finales de abril tomará una decisión» sobre su futuro. Aquí parece que habrá que esperar algo más, según dijo el propio Alemany. En este baile de entrenadores que ya se ha puesto en marcha, otro de los que encajan más o menos en el perfil que podría buscar Alesanco es Quique Setién.

El hasta junio responsable de Las Palmas, hablaba este miércoles también de su situación. Y citaba al Valencia, aunque en un contexto general. «A mí el Celta me parece extraordinario como el Athletic, el Villarreal, el Valencia u otros equipos de los que se han nombrado que puedan considerarme para el futuro. Les respeto a todos, pero no tiene nada que ver conmigo. No he hablado absolutamente con nadie», recalcaba.

Deportivamente hablando, hay nueve partidos por delante todavía -contando el de esta noche- para debatir qué harían Alesanco y Alemany -o viceversa- si Voro llega a ganar casi todo lo que falta por jugar. A ver cómo se explicaría en ese supuesto la no continuidad. Hoy, dicho sea de paso, no lo va a tener nada fácil el Valencia. El Celta todavía puede engancharse al tren de Europa, aunque también es verdad que a la vuelta de la esquina tiene la cita de cuartos de la Europa League contra el Genk de Matt Ryan.