Las Provincias

Valencia CF
Orellana, ya con la camiseta valencianista. :: j. monzo
Orellana, ya con la camiseta valencianista. :: j. monzo

Orellana y Berizzo, dos viejos 'amigos' cara a cara

  • «Fue desleal conmigo», dijo el valencianista sobre el técnico

  • El entrenador decidió apartarlo del Celta y una versión sobre el asunto apuntaba que el jugador se negó de manera soez a mantener una charla

Tres meses después, Fabián Orellana y Eduardo Berizzo vuelven a verse las caras. No será el de mañana en Mestalla un reencuentro entre viejos amigos; ni tampoco el habitual saludo protocolario entre un entrenador y un futbolista que estuvo a sus órdenes y con el que jugó bastantes minutos (excepto esta temporada). Lo máximo que puede pasar es que Orellana marque un gol al Celta y dedique un gesto al banquillo visitante. Lo mínimo, que ni se miren.

El partido de este jueves en Mestalla reunirá tres puntos de interés. Por un lado el de Cancelo y la manera que tendrá la grada de castigar o perdonar al futbolista. Por otro, la presencia de Berizzo en el bando visitante, un entrenador que podría estar en la lista de José Ramón Alesanco. El técnico finaliza contrato este junio y no hay indicios serios de que vaya a continuar. El presidente del club, Carlos Mouriño, dijo semanas atrás que no hará ninguna locura para retenerlo.

Y, por último, el citado 'reencuentro' entre el jugador chileno del Valencia y el entrenador que lo apartó del Celta, hasta el punto de que Alesanco decidió ficharlo cuando en realidad el Valencia nunca se había planteado reforzar esa demarcación. Aunque habrá que esperar a ver la lista de convocados que dé Voro esta tarde, el técnico tiene la opción de apostar de salida por Santi Mina (otro ex del Celta) y dejar a Orellana en la suplencia, por aquello de evitar el desgaste de un jugador que pocos días antes de jugar contra el Deportivo había estado con su selección.

«Ya he reconocido que cometí un error, pero de algo muy pequeño se generó algo muy grande. Dice -Berizzo- que le falté el respeto a él y al equipo, y no es algo colectivo. Fue algo personal entre él y yo y que él traspasó al lado profesional. Fue desleal conmigo, no merecía salir así. «Cuando intenté pedirle disculpas, personalmente y delante de todo el grupo, y también a mis compañeros, no me dejó hablar», señaló Orellana en su día. Como valencianista fue más escueto: «No le puedo caer bien a todo el mundo».

La versión apuntada por el Faro de Vigo fue que tras el parón de Navidad, Orellana dijo no estar en condiciones psicológicas de recibir el alta médica. A Berizzo no le gustó la versión del futbolista y tras mandar a su ayudante (Bonanno) a buscarlo al vestuario, Orellana contestó delante del resto de jugadores: «¡Que se vaya a cagar! No voy».

Orellana también tuvo alguna conocida tirantez con Luis Enrique (Celta), Fabri González (Granada) y Sampaoli (selección chilena).