Las Provincias

Valencia CF

Un jugador del Valencia CF, entre los detenidos por el caso Eldense

fotogalería

Maiki Fernández, ayer a su llegada a los juzgados. :: efe/manuel lorenzo

  • La policía arresta a dos entrenadores, a otros tantos futbolistas y al inversor por el presunto amaño del 12-0 frente al Barcelona B

El presunto amaño del partido entre el Barcelona B y el Eldense cada vez parece más evidente, hasta el punto de que según pasan las horas se eleva el número de detenciones. Fuente policiales confirmaron a última hora de la tarde de ayer que ya eran cinco las personas arrestadas, acusadas de corrupción entre particulares. Si el lunes fueron detenidos el entrenador del club, Filippo Vito di Piero, y el responsable del grupo inversor italiano que lo gestiona, Nobile Capuani, ayer la Policía informó de que ha detenido a tres personas más implicadas.

Uno de ellos es Maiki Fernández, futbolista perteneciente al Valencia CF y que está en el equipo azulgrana en calidad de cedido. Los otros dos arrestados eran el jugador Nico Cháfer y el técnico Fran Ruiz Casares, quien ponía el carnet, firmaba las actas y aparecía a efectos administrativos como entrenador, ya que Di Pierto sólo tiene el nivel 1. Los cinco detenidos por el caso del presunto amaño del partido han salido del Palacio de Justicia de Elda en libertad con cargos, tras haber sido interrogados por el juez.

En las imágenes nada más concluir el encuentro se aprecia a Maiki Fernández visiblemente afectado. No es el único futbolista procedente del Valencia que forma parte de la actual plantilla del Eldense. También se halla en el equipo David Ruiz, aunque al cierre de esta edición no había noticias de que haya sido arrestado o haya prestado declaración. Este periódico se puso ayer en contacto con fuentes oficiales del club blanquinegro para conocer las medidas que se van a tomar con respecto a ambos futbolistas, pero hasta última hora de la noche la entidad de Mestalla no había informado públicamente al respecto.

El Valencia CF no se ha planteado adoptar una decisión sobre su jugador Michael Wayne Fernández, 'Maiki', cedido en el Eldense, detenido y puesto más tarde en libertad con cargos por su presunta implicación en el amaño del partido Barcelona B-Eldense, pero aplicará "tolerancia cero" si fuera declarado culpable. Así lo han explicado a EFE este miércoles fuentes del club valenciano, que en estos momentos se encuentra a la espera de tener más información al respecto, aunque también señalaron que si se demostrara su implicación, el club actuará.

Las cinco detenciones practicadas hasta la jornada de ayer tuvieron lugar tras la denuncia del presidente del club a la policía del presunto amaño, trámite que ha estado asesorada por la Liga. Y llega después de que varios jugadores desvelaran más detalles de lo ocurrido en ese encuentro entre el Eldense y el filial azulgrana. Cheik Saad señaló en El Partidazo de la Cope que «hay un vídeo en el que se dice que mis compañeros habían apostado cantidades muy, muy altas. 8-0 al descanso y 12-0 al final». Además, desveló que el entrenador estaba al tanto de todo, como demuestra que él y otro compañero fueran a ser titulares «y no salimos. Cuando nos metieron el quinto nos mandó calentar y yo le dije que no».

El delantero fue más allá al asegurar que «hay 4 jugadores que han amañado el partido. Tienen que dar la cara hasta que termine». Al ser preguntado por el posible dinero que se apostó por la goleada, Cheik Saad desveló que era «mucho más» de 30.000 o 40.000 euros. «Por la noche me amenazaron para que no lo contase. Lo he contado y no tengo miedo. Alguno de los que lloran en las imágenes de televisión son los que amañaron el partido».

Por su parte, el defensa Mendy señaló en El Larguero de la SER una versión muy parecida y con la confesión de un miembro del cuerpo técnico: «El entrenador (Fran Ruiz) me preguntó si estaba dentro, qué cuento quería... y si no quería no jugaba el partido. Me mandaron a calentar con 5-0 y dije que no, que no pensaba jugar. Hablo porque quiero que se sepa la verdad, quien lo ha hecho mal, que lo pague», explicó antes de afirmar: «Alguno de los jugadores que acaban llorando está involucrado en las apuestas».

Fran Ruiz, tras la confesión de Mendy, reconoció directrices «directas de arriba» (Di Pierro) para que jugaran ciertos jugadores y participaran en el partido: «No sabía qué hacer, estaba entre la espada y la pared, quedaba poco para el partido», dijo tras reconocer lo explicado por Mendy, que no jugó porque no aceptó entrar en la apuesta. «¿Con qué cara mandas a Mendy a calentar después de decirle que se dejara perder? ¡Me hierve la sangre! A mí me dijeron que eran 30.000 euros para cada uno», dijo luego Cheik.

Guille Smitarello, futbolista del Eldense que declaró ante la Policía, manifestó que se le acusa de hechos en los que no está involucrado. «Lo único que he hecho es dejarme la piel por el Eldense, espero que se descubra la verdad. Yo no tengo pruebas de nadie. El 12-0 es un resultado muy abultado, pero yo no vi ninguna actitud rara en mis compañeros. Al final me están señalando a mí, no entiendo por qué, cuando yo no he hecho nada», añadió.

En el ojo del huracán también está el grupo inversor italiano que controlaba el Eldense hasta el pasado domingo cuando la junta gestora decidió «rescindir el contrato» y amenazó con no jugar más, una decisión que fue rectificada por el club. «El domingo jugamos sí o sí ante el Sabadell, aunque sea con jugadores del filial. Además, será de puertas abiertas», aseguró el presidente de la junta gestora, David Aguilar.

El fondo de inversión de capital italiano, liderado por Nobile Capuani, llegó en enero al club el objetivo de redefinir la entidad, pero según publica 'El Confidencial', nunca hubo ningún fondo inversor detrás de Capuani sino una organización liderada por Ércole di Nicola, un exjugador y exdirector deportivo italiano que cuenta con un lago historial delictivo en Italia de compra masiva de partidos y apuestas ilegales en el fútbol.