Las Provincias
Valencia CF
Peter Lim, junto a su esposa, en Mestalla. :: damián torres
Peter Lim, junto a su esposa, en Mestalla. :: damián torres

El Valencia, ante un horizonte repleto de dudas

  • El exfutbolista Fernando, periodistas y columnistas del diario debatirán sobre si los cambios de Meriton darán la estabilidad necesaria al club

  • Lim ha llevado a la entidad a una profunda crisis deportiva y social

La delicada situación deportiva que atraviesa el Valencia y la profunda crisis social en la que está inmerso necesita de un análisis profundo para hallar escapatorias de cara al futuro. '¿Hacia dónde va el Valencia CF?' es el título del Aula LAS PROVINCIAS que se celebrará pasado mañana martes, 4 de abril, en el Salón Stolz del Ateneo Mercantil de Valencia a partir de las 19:30 horas. Un acto en el que la entrada es libre y que pretende diseccionar la realidad de un club que está a punto de cumplir su centenario y que es propiedad de Peter Lim, un singapurés que ha comprado más del 80% de las acciones. Las erróneas decisiones de los gestores valencianos, justo después de que el Valencia viviera a principios de este siglo una de sus etapas más gloriosas, ha llevado al club a una situación irreconocible.

El excapitán del Valencia y el jugador que más veces ha vestido la camiseta del club en partidos oficiales -552 encuentros-, Fernando Gómez Colomer, tiene claro cuál es el camino más recto para superar la crisis: «Lo principal es mejorar en lo deportivo cuanto antes. A nivel económico poco se puede hacer en relación al nuevo estadio, pago de la deuda... Para devolver la tranquilidad a los aficionados hay que acertar en los fichajes. Por eso, más allá de haber nombrado a un director general, que es una figura que podría hacer falta, lo que importa es acertar en lo deportivo».

El escritor Miquel Nadal, ante la pregunta de hacia dónde va el Valencia, se sincera: «No lo sé». Nadal cree que se utiliza a Lim «como chivo expiatorio de nuestra propia fatalidad». El columnista de LAS PROVINCIAS considera que hay que asumir que el equipo está mal «y que el propietario es otro y esto no es una figura retórica. Lim sirve como excusa de no asumir la responsabilidad de lo que nos ha pasado».

El director de CV Radio, Paco Lloret, afirma que ahora mismo el Valencia está «en la encrucijada». Para Lloret, uno de los periodistas más enciclopédicos sobre la historia del Valencia, el objetivo es «recuperar la normalidad y la estabilidad». Para el también escritor, el Valencia «debe recuperar sus valores de toda la vida para superar la trayectoria errática de los últimos tiempos. A nivel social ha perdido la capacidad de convocatoria y en lo deportivo es el segundo año sin ir a Europa. Todo eso propicia que a nivel económico pierda presencia. La situación inquieta pero es cierto que el Valencia se puede recuperar rápidamente porque tiene potencial para ello».

El escritor y periodista José Ricardo March ve una brizna de esperanza con la llegada de Mateo Alemany: «Soy optimista porque parece que se reorganiza el club. Lim debe delegar y Alemany, un ejecutivo del fútbol, construir desde las bases. Habrá que ver con qué dinero se cuenta para hacer un equipo fuerte desde el sentido común».

El jefe de Opinión de LAS PROVINCIAS, Pablo Salazar, tiene muy clara la radiografía del club: «La mala situación deportiva del Valencia no es más que el reflejo de la crisis social, institucional e identitaria que sufre el club. Una deriva que comenzó hace años, hay que decirlo, por culpa de gestores valencianos, y que la venta a un inversor de Singapur no ha hecho más agravar. Tan preocupante como los malos resultados es que Mestalla esté cada vez más vacío, que los niños valencianos no quieran ser del Valencia o que los que lo somos de toda la vida encontremos cualquier excusa para no ir al estadio. La nefasta gestión, la quiebra económica, ha derivado en desafección, y eso es lo peor que le puede pasar a una entidad, que deje de interesar».

Para el jefe de Deportes del diario, Héctor Esteban, «el proceso de venta de la entidad fue una oportunidad perdida para dejar el club en manos de alguien que garantizara un futuro deportivo y económico. Fue el cartucho malgastado por las prisas y los intereses. Una decisión que al Valencia le va a costar superar a corto plazo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate