Las Provincias
Valencia CF
Murthy, Layhoon y Alemany, ayer en Paterna . :: juanjo monzó
Murthy, Layhoon y Alemany, ayer en Paterna . :: juanjo monzó

Mensaje de exigencia a la plantilla

  • Layhoon aprovecha la presentación de Alemany para hablar a los jugadores

  • Murthy, Koh, Alesanco, Tendillo y Mateo hacen de cicerones al nuevo director general del Valencia en la ciudad deportiva de Paterna

La visita de cortesía y protocolo del nuevo director general a la ciudad deportiva de Paterna sirvió a Layhoon para recordar un precepto que el vestuario del Valencia parece olvidar con demasiada frecuencia esta temporada. Justo unas pocas horas después de que Mateo Alemany reiterara en su discurso de presentación un principio básico en su filosofía de trabajo como es la «exigencia», la presidenta del Valencia aprovechó el cara a cara de ayer con la plantilla para volverles a plantear este concepto.

Fue con motivo del paseo que se le dio ayer a Alemany por la ciudad deportiva. Antes de enseñarle las instalaciones, la amplia comitiva (iban también los consejeros Anil Murthy y Kim Koh, así como Alesanco, Luis Vicente Mateo y Miguel Tendillo), hubo la obligada visita al vestuario del primer equipo. Con el entrenador presente, Alemany fue presentado al colectivo y tomó brevemente la palabra.

Al parecer, las palabras del nuevo ejecutivo no fueron más allá de las habituales en un acto de estas características. Luego habló la presidenta. Y ella sí que pulsó una tecla que en más de una ocasión la ha tocado -con poco resultado, por cierto-. Fue Layhoon la que recogiendo la línea argumental de Alemany habló a los futbolistas de ese nivel de exigencia que, teóricamente, se debe dar por supuesto en un club como el Valencia. En sus palabras también hizo referencia a la importancia de Voro como entrenador en la dirección del grupo.

Con diez jornadas por delante, uno de los miedos que se tienen en el Valencia es la respuesta que pueden dar algunos jugadores que ya saben que tienen prácticamente muy complicada su continuidad en el club la próxima temporada. Con el equipo en tierra de nadie y aunque matemáticamente la salvación no está abrochada, el rendimiento que va a dar el Valencia es una incógnita.

El problema con el que se puede encontrar, por su parte, Layhoon son los vaivenes que ha tenido esta temporada de cara a la plantilla. Acostumbrados como están los jugadores a que públicamente no se les cuestione por parte de su propio club, cuando la presidenta les apretó las clavijas la reacción no llegó por ningún lado. Tampoco ha tenido efecto la continua presencia de Layhoon a pie de campo de entrenamiento. En cambio, desde el consejo -ya con Voro como entrenador- se varió la postura para acabar reconociendo que los únicos que podían sacar al Valencia del apuro eran los jugadores. Se frenaron los toques de atención. El discurso de Voro nunca ha sido agresivo tampoco.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate