Las Provincias
Valencia CF

Mateu Alemany: «Va a haber cambios en la toma de decisiones del Valencia CF»

 Feliz. Mateu Alemany posaba ayer feliz en la sala de prensa de  Mestalla. :: irene marsilla
Feliz. Mateu Alemany posaba ayer feliz en la sala de prensa de Mestalla. :: irene marsilla
  • Alemany se presenta como el primer ejecutivo del club, asume que su autonomía la marca el consejo y pide exigencia

  • Layhoon reaparece tras 102 para hacer una breve presentación del nuevo director general y recordar que el compromiso de Lim sigue siendo a «largo plazo»

Llega para pacificar, para recomponer todos los trozos del Valencia CF que Meriton ha triturado con su gestión, para recuperar el calor de la afición y quien sabe si para aprender cómo se preside, pensando en el adiós de Layhoon, un club como éste. Mateu Alemany Font cumple hoy sus primeras 24 horas como director general del Valencia CF, rol que asume sin fecha de caducidad y que afronta como un «reto personal y profesional». En medio de una inusitada expectación mediática y con la presencia testimonial de todos los miembros de las diferentes áreas que envuelven al club, Alemany se convierte en el hombre de referencia para el valencianismo. Ejercerá de portavoz del club y, por añadidura, de Meriton, lo que permitirá a Layhoon reforzar el paso atrás que públicamente ha dado esta temporada. Alemany anuncia cambios pero avisa de que por encima de él sigue estando el consejo de administración y, por lo tanto, Peter Lim. «El consejo representa al accionariado del club. Es lo máximo. Tiene la decisión final. Trabajé con Antonio Asensio, que estaba en Madrid, y como cualquier entidad mercantil los máximos accionistas tienen las decisiones finales. Va a haber ciertos cambios en la forma de procesos en la toma de decisiones».

La presidenta, dicho sea de paso, reapareció ayer en escena, 102 días después de su última comparencia. Lo hizo para exponer de manera muy breve, de pie (luego se sentó entre el público) y con un discurso mecanografiado por qué se ha fichado al mallorquín, y para alejar la idea de que Meriton quiere vender sus acciones. «Tenemos un objetivo a largo plazo, queremos una institución profesional fuerte, con un equipo de fútbol que siempre compita al más alto nivel. Alemany conoce muy bien el fútbol español. Ha querido formar parte del proyecto para conseguir éxitos. Supervisará los departamentos e informará al presidente».

De verbo fácil, el que fuera en dos etapas presidente del Mallorca se escudó en su recién aterrizaje para no ofrecer un primer dictamen de lo que le pasa al Valencia. «Tengo una idea inicial. No es día para realizar un diagnóstico definitivo». Eso, no obstante, no le impide transmitir sutilmente su primer mensaje: «Tengo mucha confianza en mí mismo y en mi experiencia».

Sabe Alemany que la opinión pública va a examinar con lupa hasta dónde llegan sus atribuciones. Con Lim, con el que ha tenido varias conversaciones, ya se sabe. En el camino quedaron 'cadáveres' como Cesare Prandelli y García Pitarch. «Hay un consejo que tiene la máxima responsabilidad. Entiendo la colaboración y el consenso». Con el dueño sin pisar Mestalla casi un año, es inevitable que a Alemany le toca también la función de servir de correa de transmisión, más aún tras haber estado en Singapur este fin de semana junto a los dirigentes valencianistas. «Lim no es feliz de cómo está la situación, está disgustado. Quiere que esto cambie. El club quiere que las cosas mejoren. El nivel de exigencia de esta casa es lo que me ha hecho estar aquí. Es un club que por su historia, por su potencial social y por su exigencia es lo máximo. Ahí está nuestro reto. El máximo accionista es lo que espera».

Todavía tuvo tiempo en su larga rueda de prensa, que en un par de ocasiones no quiso acotar, de hacer una aportación más sobre el dueño de la entidad y su larga ausencia. «Vendrá, tiene intención de venir, supongo que cuando sus obligaciones se lo permitan. Es el primero que le gustaría ver a su equipo. Me dijo que tenía esa idea en la cabeza».

Avanzó también que una vez al mes tiene planificado ofrecer una comparecencia ante los periodistas para «revisar todo». No obstante, entre sus prioridades actuales no está el despejar la incógnita sobre quién será el entrenador la próxima temporada. Balones fuera. Con Voro sin pestañear y sentado junto a José Ramón Alesanco en la segunda fila, el nuevo director general justificaba esa postura de una manera un tanto confusa sin citar en ningún momento al actual técnico. «Lo va a decidir el club -evitando señalar a Alesanco y/o a Lim-, no las personas. Mi forma de ver el club no es lucha de poder ni personalismos, se trata de consenso. Ahora -concreta- no es el momento porque el club está en competición y la temporada no ha terminado. Ni es el momento para el club ni para el resto de clubes que tienen entrenadores. Quedan partidos que resolver».

Evitó en todo momento pisar un terreno peligroso, en referencia a si Alesanco está o no en un nivel inferior al suyo.

Pero sí se puede considerar como un aviso al colectivo. «Mi concepto de gestión es de trabajo en equipo y consenso. La parte económica y deportiva tienen que ir juntas. No me gustan los fallos. Vamos a intentar que sean los mínimos». En ese discurso comedido en el que esquivó la interrogante sobre quién le recomendó (con Javier Tebas en la distancia) y en el que no habló de la situación financiera de la entidad y la necesidad de vender jugadores (sólo apuntó que «he leído lo que Lim ha aportado hasta hoy y me sorprendió bastante, es una cifra muy importante), dos cuestiones no pasaron desapercibidas. Una, la de la grada y sus reiteradas demandas: «Que proteste la afición, está en su absoluto derecho y además es bueno, nos pone a todos en el nivel en el que estamos». La segunda, la del futuro estadio: «Es uno de los grandes retos que tiene el club. Hay voluntad para que se acelere al máximo, sería una cosa extraordinaria para la ciudad, para la afición y también para el club».

¿Cuál es el objetivo del nuevo Valencia? «No tenemos que marcarlo nosotros, lo marca la historia y la afición de este club. Hay que exigir a todos lo máximo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate