Las Provincias

Valencia CF

Un final de temporada lleno de incertidumbre

José María Sanz y Voro, en el entrenamiento del viernes. :: irene marsilla
José María Sanz y Voro, en el entrenamiento del viernes. :: irene marsilla
  • Alesanco debe decidir si sigue Voro y completar su equipo

  • El técnico tiene diez partidos por delante para evitar la bajada de brazos de la plantilla y convencer de que puede continuar pilotando el Valencia

valencia. A la espera de que el club dé oficialidad a la incorporación de Mateo Alemany al escalón más alto de su equipo de ejecutivos, el Valencia se prepara para vivir el final de temporada más intenso e incierto -fuera del terreno de juego- de los últimos años. Vuelve a estar, como la temporada pasada, sin saber para estos últimos 10 partidos de Liga quién va a ser el entrenador del próximo ejercicio, aunque la diferencia con respecto al curso 2015-16 es que hace justo un año, quien aterrizaba en el Valencia era Pako Ayestarán y ahora quien pilota al equipo desde hace tres meses es Voro. Consuelo podría ser, al menos, terner en cuenta que en la misma situación que el técnico valenciano están otros diez entrenadores en Primera, alguno de los cuales podría ajustarse al perfil que encajaría en Mestalla: desde Quique Setién hasta Berizzo. De momento Alesanco está refugiado en el silencio y Voro, de manera inteligente, se centra en seguir alimentando de intensidad a esta discreta plantilla.

Si Ayestarán consiguió en 8 partidos (3 victorias) convencer al director deportivo de entonces (García Pitarch) y también a Peter Lim de que era la persona idónea para el Valencia, Voro llega con mayor ventaja (18 partidos, 7 victorias) y tiene además el reto delante de ese último paquete de 30 puntos en juego, con la incógnita por parte de la afición de no saber cómo responderán sobre el césped los jugadores cuando se está en tierra de nadie en la clasificación. De momento Voro ha logrado el objetivo para el que se le dio el cargo: escapar de la amenaza del descenso.

El Valencia tiene tres frentes de cierto peso abiertos y todos afectan de una manera u otra a las aspiraciones futuras: la dirección general, el del banquillo y el de la secretaría técnica. José Ramón Alesanco aún no ha completado su equipo de trabajo. El club afirmó en enero que en primavera estaría todo ya decidido y pese a que el cambio de estación ya se ha producido, todavía no se ha hecho oficial ni el fichaje de Domingo Catoira ni el de Miguel Ángel Angulo. Desde luego, en conjunto nada que ver ni con el primer pronóstico de Meriton de incorporar como director deportivo a alguien con pasado valencianista, ni en el de emular la nutrida composición que en este área tiene el Sevilla (club de referencia que tiene 15 personas trabajando para Monchi). Meriton, al menos, admite que hay cierta urgencia por completar las nuevas áreas de trabajo. Layhoon quiere evitar que el Valencia llegue tarde en su reestructuración interna, precisamente en el momento en que los clubes empiezan a trazar las líneas más gruesas de cara al próximo proyecto.

En el cuerpo técnico se trabaja con la hipótesis de que hasta que no se logre de manera matemática la salvación, desde el club no se hará ningún movimiento al respecto. Ahora hay 9 puntos de diferencia con el Sporting y ciertamente parece difícil que para el Valencia, por muy mal qu elo haga, se pueda volver a enturbiar el asunto.