Las Provincias

Valencia CF

Mestalla, uno de los estadios más baratos

Mestalla, uno de los estadios más baratos
  • El precio de una entrada para ver un partido de Primera División ronda los 70 euros, sólo superado por la Premier League inglesa

  • La Fórmula 1 es el deporte más costoso, ya que las localidades para Montmeló se elevan a 115 euros de media

Asistir el fin de semana a ver el equipo de tus amores se está poniendo cada vez más caro. La Liga española es una de las más poderosas del planeta, en ella juegan algunos de los mejores jugadores del mundo y eso se paga, ¡vaya si se paga! Un estudio realizado por la plataforma de descuentos CupoNation denota que el precio medio de las entradas de los campos de la Primera División ronda los 70 euros y que la brecha entre los clubes más caros y los más baratos es gigantesca.

La entrada más barata para acceder a un partido en el Camp Nou es 23 céntimos más económica que la de un encuentro en Los Cármenes, mientras que la Real Sociedad, equipo que ronda los puestos de la Liga de Campeones, tiene la más asequible de toda la categoría. Son algunos de los datos más impactantes que arroja un estudio según el cual San Mamés y el Benito Villamarín se llevan la palma con un desembolso mínimo de 160 y 150 euros, respectivamente, precio engañoso en ambos casos ya que se refieren al precio de entradas VIP, que son las que se pueden obtener por adelantado.

La prueba de que no es el desembolso real es que en el Athletic-Real Madrid, uno de los más importantes de la temporada en la Catedral, hubo localidades disponibles por 30 euros -«las entradas para Europa y la Liga suelen oscilar entre 25 y 110 euros», afirman fuentes consultadas del club-, mientras que en el caso del Betis se pudo acceder al encuentro por 10 euros ante Osasuna el pasado fin de semana. Mestalla es uno de los estadios más baratos para sacar entradas.

El precio que se paga en el fútbol español es alto, más aún si se compara con el del resto de ligas. GoEuro y One Football presentaron un informe el pasado año en el que las entradas para los partidos de la Liga aparecían como las segundas más caras del mundo. El desembolso medio que se realiza en estos estadios es de 70 euros, sólo superado por los 74 de la Premier League, en la que sus aficionados ya han organizado protestas, y por encima de la Serie A (69) y Suiza (47). Para ver a la Ligue 1 francesa es necesario remontarse al séptimo puesto (37 euros) y más lejos aún para encontrar la Bundesliga, décima en el ránking con un precio de 31 euros.

Pese a ser un deporte caro, la afluencia a los estadios está garantizada. El número de asistentes a los partidos suma dos años consecutivos al alza. Creció hace dos temporadas un 4,22%, de 13,1 a 13,6 millones de espectadores, y repitió el pasado curso con un incremento del 2,52% hasta alcanzar los 14 millones.

Eva Turégano, directora de comunicación de la Liga, da con la clave. «No influimos en el precio de las entradas, pero sí que recomendamos a los clubes que hagan buenas campañas de abonos. Por eso los precios se mantienen o incluso bajan año tras año», reconoce.

Los Messi, Cristiano Ronaldo y compañía no solo mantienen una tiranía con el resto de deportes que se disputan en España, sino que la brecha existe también dentro del propio fútbol. La Segunda División tiene una media de precio mínimo de 15 euros. Más lejos aún está la primera división femenina, cuyo coste se eleva en el mayor de los casos a 10 euros. Un ejemplo es la pasada Copa de la Reina, en la que se disputaron partidos incluso con entrada gratuita, según Cupo Nation.

Brecha grande

El fútbol mantiene una tiranía que le hace ser el deporte con más seguidores, del que más se informa y el segundo que más se practica por detrás de la gimnasia de mantenimiento. Sin embargo, no es el más caro. Asistir al Gran Premio de Montmeló de Fórmula 1 el pasado mayo costó una media de 115 euros. La brecha entre los deportes más mediáticos y los que lo son menos continúa siendo gigantesca en este sentido. Un partido de fútbol sala, a pesar de ser una de las mejores ligas del mundo, no supera los 15 euros, un coste similar al que tienen deportes como el boxeo o la Liga Asobal de balonmano.