Las Provincias
Valencia CF
Alcácer golpea el balón en el partido contra el Sporting. :: AFP PHOTO / LLUIS GENE
Alcácer golpea el balón en el partido contra el Sporting. :: AFP PHOTO / LLUIS GENE

Alcácer y el precio de su felicidad

  • Lopetegui se olvida del exvalencianista, que en el Barça sólo ha podido anotar 3 goles

  • Mientras Voro ensayaba cómo frenar el ataque culé (un tanto cada 31 minutos), el de Torrent comía una paella a pocos kilómetros de Paterna

Poco después de que Voro empezara ayer a darle vueltas en Paterna a la fórmula para amortiguar este domingo el demoledor ataque del Barcelona (el más goleador de Primera con 77 dianas), a pocos kilómetros de allí Paco Alcácer daba buena cuenta de una paella con amigos. El exdelantero del Valencia ha aprovechado los dos días libres que ha dado Luis Enrique para volver a casa. Siempre que puede lo hace, pese a que su domicilio, en un barrio a las afueras de Barcelona, es un destino usual de familiares y amigos de Torrent.

Medio año después de su marcha al Barça, parece que se han apagado definitivamente los últimos rescoldos de las mofas que circularon sobre su nuevo destino y su participación como culé. Tres goles (2 en Liga y 1 en Copa) suma en esos 869 minutos que como jugador barcelonista -y en las tres competiciones- ha acumulado.

Alcácer, dicen sus allegados, está feliz, no ha perdido su carácter dicharachero y sigue alimentando a diario su cometido para cuando le surja la oportunidad. No es fácil vivir a la sombra de los delanteros del Barça y eso le va a pasar factura: este viernes no estará en la lista de Julen Lopetegui. En el vestuario culé tiene a Denis Suárez como uno de sus principales apoyos, aunque Alcácer no se cansa de repetir el fenomenal ambiente que se respira en el seno de la plantilla barcelonista

Luis Enrique, uno de sus principales valederos para su llegada al Barça, tiene bastante claro quiénes son los titulares en lo que a la delantera se refiere: Suárez, 1.999 minutos en Liga; Messi, 1.959, y Neymar, 1.957. Alcácer lleva la cuarta parte: 543. Sólo el defenestrado y ahora lesionado Aleix Vidal y el meta suplente Cillessen han disfrutado de menos minutos que el de Torrent.

En un Barça que promedia la friolera de un gol cada 31 minutos (el Valencia necesita 67), Alcácer sólo ha rematado en una docena de ocasiones (la mitad a puerta), bastantes menos que los 23 que hasta ahora ha tenido Simone Zaza, su sustituto en el Valencia. El italiano no estuvo en el duelo de la primera vuelta y Voro, por sus primeras pruebas, parece que lo mantendrá el domingo como referencia ofensiva.

Ante la incógnita de qué versión del Valencia saltará al terreno de juego (si la competitiva o la conformista), lo que no hay duda es que el Barça llega escocido por el 2-1 de Riazor que le hizo perder el liderato. Alcácer, a quien Luis Enrique mantuvo en el banquillo en Mestalla (sólo hizo dos cambios), parece haber superado la incomodidad de verse zarandeado por su antigua afición. Quizás por ese trato, la grada del Camp Nou ha llegado a corear puntualmente su nombre en una clara demostración de protección por toda la actitud hostil que se tuvo hacia él. No obstante, el traspaso de Alcácer al Barça dejó en el seno del valencianismo una herida que todavía no ha quedado cerrada. La afición castigó -y seguramente seguirá castigando cada vez en menor medida- al jugador pero a quien le dejó una herida que no cerrará es a Layhoon, por quedar al descubierto su palabra, y a Peter Lim, que fue quien promovió la venta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate