Las Provincias

Valencia CF

El plan de negocio de Peter Lim en el Valencia CF se desmorona

El máximo accionista del Valencia, Peter Lim, en el estadio Vicente Calderón. :: Oscar del Pozo
El máximo accionista del Valencia, Peter Lim, en el estadio Vicente Calderón. :: Oscar del Pozo
  • Sin patrocinadores ni competición europea, el recurso de los derechos de televisión no cubre las pérdidas por la mala clasificación deportiva

  • El magnate había previsto para la campaña que viene 157 millones de ingresos y el recorte será al menos de cincuenta

La próxima temporada era la de la puerta grande para el Valencia CF. La de la abundancia. Con un plan de negocio rebosante de euros y con un nuevo Mestalla cinco estrellas como símbolo de los nuevos tiempos de Meriton. Este era el resultado previsto de un tortuosos proceso de venta que dejó el club en manos de un millonario asiático que iba a convertir al Valencia en el nuevo Chelsea y Manchester City. Ese era el plan, el del equipo rico. La realidad deportiva, escrita en renglones torcidos, ha convertido el plan de negocio que Peter Lim entregó a Bankia en una realidad virtual. Hoy no queda nada de aquello.

El plan de Meriton era que el Valencia ingresara la temporada que viene 157 millones de euros. Una cantidad que en teoría debería ser mayor tras la aprobación del reparto de los nuevos derechos de televisión. Con esos números, el Valencia enfilaría con solvencia el pago de la deuda que tiene firmada con Bankia, su principal acreedor.

El club de Mestalla, con la previsión económica que obliga la realidad actual, se dejará por el camino más de 50 millones de euros, especialmente por la ausencia de competición europea y por la falta de patrocinadores.

El fracaso deportivo, una mina en los ingresos por competición

Meriton dibujó un plan de negocio en el que el Valencia estará siempre en Liga de Campeones. Lim fijó 61 millones de ingresos por competición para la próxima temporada. En esta campaña, cada uno de los 32 equipos que han jugado la máxima competición continental han recibido una asignación de 12,7 millones de euros por participar en la fase de grupos. A esta cifra se suma millón y medio por victoria y 500.000 euros por empate. Estar en octavos de final eran seis millones de euros más y pasar a cuartos, seis millones y medio más. A estas cantidades, que engordan según se superan fases, se suma el reparto por los derechos de televisión -un total de 507 millones de euros- y donde los equipos de las ligas principales, como la española, siempre son beneficiados.

En el presupuesto para el presente ejercicio, donde el Valencia ya no ha jugado competición europea, la cantidad consignada por competición es de 3,6 millones de euros. Hay que sumar 13,7 millones de euros más por abonos y socios. El total, poco más de 17 millones de euros, se queda muy lejos de lo presupuestado.

Los abonos de temporada pueden experimentar un retroceso debido a la falta de expectativas que genera un equipo anclado en el pelotón de relleno. Esta campaña el Valencia ha alistado a menos abonados que en la temporada anterior, donde los socios quedaron muy tocados por la mala gestión del paquete de Liga de Campeones.

Los derechos por televisión, menos de lo esperado

El plan de negocio incluye 53 millones por el reparto de los derechos de televisión para la temporada próxima. Una cifra que será mayor debido a que los derechos negociados por la Liga de manera conjunta han superado las previsiones. El Valencia, esta temporada, ha ingresado más de 63 millones de euros debido a que el pastel era más grande. Pero es cierto que esa cantidad podría haber sido mucho mayor si la clasificación deportiva al final de la temporada hubiera estado por encima de la duodécima posición.

El Valencia, hasta el nuevo reparto, era el tercer club que más ingresaba. Ahora, además del Real Madrid y el Barcelona, se ha disparado muy por encima el Atlético de Madrid, el Athletic Club también ingresa más dinero y el Sevilla ha igualado los números del club de Mestalla. La temporada que viene todos estarán por encima y conjuntos como el Villarreal y la Real Sociedad se situarán en números muy altos por su buena temporada.

La ausencia de competición europea en ningún caso se va a ver compensada por los derechos de televisión. La clasificación será un lastre y conjuntos como Celta o Las Palmas, que en ningún caso forman parte de la liga del Valencia, van a rascar bastante dinero gracias a sus buenos resultados. Si el club de Mestalla pierde masa social, también se verá perjudicado.

Una pirámide vacía de patrocinadores

Uno de los grandes fracasos del Valencia es la ausencia de un patrocinador en su camiseta que aporte muchos millones de euros. En el plan de negocio de Peter Lim el apartado comercial preveía una aportación para la temporada que viene de 42 millones de euros. El inglés Peter Draper, que aterrizó en Valencia para sustituir al portugués Luis Vicente Douwens al frente del departamento de marketing, no cumplió el objetivo de manchar la camiseta del club con un patrocinador de 10 millones de euros. Ahora es Damià Vidagany, que ha incorporado a un par de patrocinadores de un nivel intermedio, el encargado de lograr los recursos necesarios. Esta temporada se presupuestaron 12,5 millones.