Las Provincias

Valencia CF

Valencia CF | El reto de mantener la tensión hasta el final

Voro, durante el Valencia-Sporting de la última jornada. :: manuel molines
Voro, durante el Valencia-Sporting de la última jornada. :: manuel molines
  • Voro cumple 25 partidos como entrenador del Valencia y tiene once por delante con la misión de exprimir a la plantilla

  • Con el equipo en zona de nadie, el de l'Alcúdia inicia una parte dura del calendario que arranca en el Camp Nou, donde se llevó un 6-0 en la 07-08

valencia. Voro se estrenó en el banquillo del Valencia dirigiendo a futbolistas como Cañizares, Baraja, Marchena, Silva, Mata y Villa entre otros. Ese día (abril de 2007) no hubo problemas para pasar por encima de Osasuna por 3-0 y dar un importante paso hacia la permanencia. El Camp Nou tenía reservado un buen revolcón para ese Valencia (6-0), pero el equipo supo enterrar rápidamente la era Koeman para quedarse en Primera.

Desde esa época se han perdido por Mestalla los nombres de ilustres dentro del vestuario, pero cuando Voro acude al rescate siempre sucede por la misma razón: todas las alarmas están encendidas por la marcha del equipo. El actual entrenador acabó la 2007-2008 y en diciembre de 2012 le tocó ponerse nuevamente al mando en el tránsito que fue de Mauricio Pellegrino a Ernesto Valverde. Dos técnicos, por cierto, cuyo presente se mira desde Valencia con admiración y cierta sensación de envidia. Con Voro el Valencia ganó al Lille y punto. A partir de ahí, el de l'Alcúdia se mantuvo como delegado hasta los apretones deportivos de Meriton. Primero, tras la marcha de Nuno y antes de que llegara Gary Neville, breve tiempo que le sirvió para conseguir un triunfo (Barakaldo en Copa del Rey) y firmar tablas (2-2) con el Barcelona en Mestalla.

El cuarto y quinto paso de Voro por el banquillo llegan en una temporada en la que la propiedad se ve cada vez más cuestionada por Mestalla. Un año en el que el objetivo, allá por verano y con Pako Ayestarán como jefe técnico, era el de meterse entre los cuatro primeros de la Liga. La supuesto confianza de Meriton y García Pitarch en el técnico de Beasain duró cuatro jornadas y ahí estuvo Voro. Y después de la dimisión de Prandelli, otra ruinosa apuesta para el banquillo, también.

Con el Valencia en zona de nadie pero estable dentro de la gravedad cumplió el de l'Alcúdia 25 partidos como entrenador de los blanquinegros. Fue en Mestalla, contra el Sporting de Gijón, con un empate que no servía y una afición harta y decidida a mostrar su malestar a los futbolistas y el palco.

Este reto de Voro, al menos el original, para el que fue reclutado, salvar al equipo, tiene muchas lecturas más allá de la improvisación en la que parece moverse Lim. A Voro le confirmaron como entrenador hasta final de temporada. Hasta ahora, en este curso, lleva 17 partidos con 7 triunfos, 7 derrotas y 3 empates.

El técnico afronta un reto que Ayestarán no pudo superar el año pasado una vez sellada la permanencia. El vasco admitía que no supo implicar a la plantilla hasta el final. Ahora la salvación se da por hecha y la misión de Voro es lograr que los futbolistas mantengan la tensión. Quedan 11 partidos (seis de ellos en casa, donde el de l'Alcudia ha conseguido equilibrio y pasarán Celta, Sevilla, Real Sociedad o Villarreal entre otros) y el examen es global pero también individual. Alesanco aún no ha querido entrar en el nombre del entrenador de la próxima temporada y por lo tanto Voro tiene tiempo para ganarse un puesto en las quinielas.