Las Provincias

Valencia CF

Mestalla como fortín y prueba de compromiso

 Medrán, Gayà y Mario Suárez, en uno de los primeros ejercicios del entrenamiento de ayer del Valencia.
Medrán, Gayà y Mario Suárez, en uno de los primeros ejercicios del entrenamiento de ayer del Valencia. / JUAN J. MONZÓ
  • El Valencia, sin Enzo Pérez, puede dejar muy tocado al Sporting de Rubi, a siete puntos de la salvación tras una racha de cuatro partidos sin ganar

  • «Si el equipo no va a tope, nos podemos ir todos a casa», reflexiona Voro, que busca el cuarto triunfo seguido de local

valencia. Sucedió con Pako Ayestarán la temporada pasada: una vez amarrado el triste objetivo de la permanencia, el equipo se dejó ir para acabar la Liga de la peor forma posible. Aún con más tiempo por delante, Voro se encuentra en una tesitura similar. El Valencia está diez puntos por encima de la zona de descenso y, aunque el propio técnico se encargó ayer de recordar que el asunto no está cerrado, lo cierto es que ya nadie piensa en la zona roja. El reto es exhibir músculo y fortalecer Mestalla -ganando hoy, el Valencia se apuntaría su cuarta consecutiva- para demostrarle a una grada demasiado cansada de tantos disgustos que compromiso no va a faltar. «Si el equipo no va a tope, nos podemos ir todos a casa. Al equipo, como mínimo, hay que pedirle eso», explicó Voro.

La respuesta, en gran medida, fue defensiva. Al entrenador no le va el discurso de que el Valencia se dejó ir en el Calderón. «Nos superó un gran equipo porque no estuvimos bien», repite, y recuerda: «Los puntos del Sporting valen lo mismo que los del Atlético». En un día festivo, de Fallas, con un horario difícil (13 horas) pero que empieza a ser habitual para el Valencia, el conjunto blanquinegro puede dejar hoy al Sporting, y a Rubi, temblando y al borde del precipicio. Hace dos meses, como destacó Voro, ambos equipos estaban empatados en la clasificación. El Valencia ha ido haciendo hueco para tranquilizarse gracias a sus 29 puntos, pero en Gijón no dan con la tecla y el club es un manojo de nervios a la espera de que el exentrenador del Levante acierte. Son cuatro partidos sin ganar (al Sporting le faltó suerte, por ejemplo, contra el Dépor) y la salvación está ya a siete puntos para ellos. Con todo, quien más pone hoy en juego es el Sporting, obviamente, que habla del partido de Mestalla como «una final».

En el Valencia está la necesidad de enterrar la horrenda visita al Calderón y la contundente victoria (3-0) de los rojiblancos. Voro, sin demasiadas alternativas en ataque, sí maneja diversas posibilidades para el centro del campo. «Todas las opciones son buenas y utilizaremos la mejor», dijo. En principio y debido a la ausencia de Enzo Pérez por sanción, el Valencia podría regresar al 4-2-3-1 para jugar con doble pivote (Parejo, Carlos Soler) y así permitir a Fabián Orellana como mediapunta, un lujo para el chileno y el juego colectivo de los blanquinegros. Zaza (hoy hace 10 partidos y se concretará el fichaje por 16 millones, como así estipulaba una cláusula) será la referencia en ataque asistido en las bandas por Santi Mina y Munir, con ventaja sobre Cancelo para ocupar el flanco derecho.

La otra opción, también ensayada por Voro a lo largo de la semana, es mantener el 4-3-3 con Mario Suárez en la zona ancha. En ese caso, Orellana se 'pierde' en banda y Mina se caería del once titular. La convocatoria dejó el regreso de Álvaro Medrán y la ausencia, ya habitual y por decisión técnica, de Aderllan Santos.

Sin Moi Gómez ni Amorebieta

Rubi y el Sporting se encomiendan al gigante Traoré y la segunda línea rojiblanca para intentar sacar un triunfo de Mestalla. El técnico catalán no cuenta con Moi Gómez ni Amorebieta, titulares, porque ambos están lesionados. Si Rubi no varía su idea de juego, Nacho Cases sustituiría a Gómez mientras que la baja de Amorebieta obliga a la alineación de Babin o Lillo como acompañantes de Meré en la zona central de la defensa. El Sporting, en problemas, es la segunda peor defensa (54 goles en contra) del campeonato.