Las Provincias
Valencia CF

Lim, obligado a conservar Mestalla en buen estado

Tribuna y fondo sur del estadio de Mestalla. :: manuel molines
Tribuna y fondo sur del estadio de Mestalla. :: manuel molines
  • Bankia resolvería el préstamo de 155 millones de manera anticipada en el momento en el que viera que Meriton deja perder el recinto

  • El magnate no puede desinvertir en el actual estadio

valencia. El nuevo Mestalla no estará para el centenario. La presidenta, Layhoon Chan, ya se encargó de anunciarlo en la última junta de accionistas. Y lo más grave es que no hay fijada en el horizonte una fecha como compromiso para la apertura de un coliseo que lleva casi una década en formato ruinoso. Todo dependerá del progreso deportivo, que hasta el momento se antoja incierto con un equipo alejado de la promesa de la Liga de Campeones y que sobrevive a un paso del desfiladero de los puestos de descenso.

Hay quien apunta que la estrategia de Lim, si lo deportivo no mejora, es abandonar al equipo a su suerte sin más objetivo que el de la supervivencia en Primera. Como el que aparca un coche y lo echa a perder. Desinversión. Una posibilidad que Bankia no permitiría, al menos en lo que al patrimonio se refiere. Meriton, que es el máximo accionista del Valencia con el 82,3% de las participaciones, está obligado a mantener el estadio de Mestalla en perfecto estado. Así figura en los contratos firmados entre la entidad de Goirigolzarri y el Valencia sobre los créditos vivos que se mantienen entre ambas partes.

La resolución anticipada del préstamo de 155 millones de euros se daría si el Valencia destruye o abandona «total o parcialmente» y de manera temporal o permanente el actual Mestalla antes de que entre en funcionamiento el nuevo estadio. Además, tampoco se puede revocar la licencia, autorización y permiso necesario para la explotación del recinto o la transformación del uso de estadio antes de la entrada en funcionamiento del nuevo campo. Una modificación en alguno de estos puntos provocaría un cambio material adverso, según consta en el documento, y provocaría la resolución anticipada del contrato de los préstamos con Bankia.

El Valencia, con Peter Lim al frente como máximo accionista de la entidad, está atado a mantener y conservar el estadio de Mestalla, «incluyendo sus instalaciones, mobiliario, accesorios y equipos en perfecto estado de funcionamiento». El recinto tiene que cumplir los mínimos requisitos de seguridad e higiene para que se desarrolle la actividad para la que está concebido, la práctica del fútbol.

Bankia, que es el principal acreedor del club, exige estas condiciones en los contratos de los créditos porque el estadio del Valencia es la prenda principal que sustenta la deuda del Valencia, que supera con el banco los 200 millones de euros.

A pesar de que la puesta en marcha del nuevo Mestalla, si es que un día llega, se alargará más allá de la fecha del centenario, Lim está obligado a mantener el actual campo en perfecto estado aunque una de sus posibles ideas sea la de desinvertir en el plano deportivo del Valencia.

Bankia estará vigilante para que la prenda principal de sus préstamos mantenga como mínimo el nivel actual para que no sufra una depreciación en el mercado. Además, el Ayuntamiento de Valencia está muy pendiente de cómo transcurre la operación inmobiliaria del Valencia porque uno de sus principales objetivos es que no pasen muchos años antes de que se pueda poner en marcha el nuevo estadio de Mestalla y las parcelas del actual estadio queden liberadas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate