Las Provincias

Valencia CF

El Valencia CF, sin nadie que dirija su futuro

Zaza, si sigue a este ritmo de partidos, es el gran fichaje para la próxima temporada. :: EFE/Kai Försterling
Zaza, si sigue a este ritmo de partidos, es el gran fichaje para la próxima temporada. :: EFE/Kai Försterling
  • Tras el mercado de invierno, los equipos ya se mueven para atar fichajes mientras en Mestalla la ausencia de un guión de actuación es evidente

  • El club aún no ha decidido quién será el responsable del área deportiva en el momento clave para diseñar la próxima campaña

valencia. En Sevilla, según mandata la metodología Monchi, durante estos días los miembros que integran la dirección deportiva deben estar trillando los jugadores en cartera para llegar a primavera con diez u once futbolistas por puesto y a partir de ahí, según una metodología muy estudiada y estricta, acertar con el fichaje. Incluso con ese concienzudo trabajo, en ocasiones hasta se falla. Es el método Monchi, la clave del éxito del Sevilla de los últimos años.

El Valencia quiere aplicar ese patrón, copiar una pauta que funciona para sacar al equipo de una de las peores crisis institucional y deportiva que se recuerda, aunque cada día que pasa llega un poco más tarde. Ahora, una vez se ha superado el mercado de invierno, es el momento de empezar a toma decisiones. De planificar la próxima campaña. De acertar con las medidas necesarias para que de una vez por todas, como dijo la presidenta, Layhoon Chan, en la junta general de accionista, haya una temporada que no sea peor que la anterior.

Layhoon Chan anunció a los miembros del consejo de administración días después de la dimisión de García Pitarch, como publicó este periódico, un cambio profundo en las estructuras del club. Días después se confirmó la idea de aplicar el mismo método que el Sevilla para dotar de consistencia al área deportiva. Un mando que asumía el director de la escuela, José Ramón Alesanco, de manera interina y que estaba a la espera de una decisión definitiva vinculada a un perfil que conociera la Liga española y que a ser posible estuviera vinculado a un pasado valencianista. Los días pasan y no hay fumata blanca.

El Valencia ahora mismo se encuentra huérfano de la dirección deportiva prometida y con muchos asuntos de vital importancia sin resolver. De momento, el gran fichaje para la próxima temporada ya se ha ejecutado en la figura del delantero Zaza. El italiano ha participado en tres partidos, por lo que está a siete de obligar al Valencia a que ejecute su compra de manera obligada por 16 millones de euros más otros dos en variables -la cesión ha costado otros dos millones-. Un gasto muy importante si se tiene en cuenta que el club está obligado a rebajar en unos 40 millones de euros el coste de su plantilla debido a la falta de ingresos la temporada que viene.

Zaza condiciona todo el trabajo del futuro director deportivo que llegue que, entre otras cuestiones, tiene que abordar la situación de los cedidos. Tanto de los que están en el club por parte de otros equipos como de aquellos jugadores del Valencia que rinden en otras entidades. Uno de los casos más complicados es el de Álvaro Negredo, que está cedido en el Middlesbrough de la Premier inglesa.

El vallecano es una de las fichas más altas de la plantilla valencianista y uno de los lastres para el futuro fair play financiero. El conjunto inglés que dirige el español Aitor Karanka tiene una opción de compra sobre el delantero que ronda los 10 millones de euros. Cuestión al margen es que decidan ejecutarla. Negredo hasta el momento ha jugado 23 partidos de liga con el Middlesbrough esta temporada donde ha conseguido seis goles y ha dado cuatro pases de gol. Según la web transfermarkt, el jugador cedido por el Valencia anota cada 325 minutos. El último gol lo marcó el pasado 31 de enero en el partido de liga disputado ante el West Brom. Es el máximo goleador del equipo con siete anotaciones si se suma la lograda el 8 de enero en la FA Cup ante el Sheffield Wednesday.

El caso Piatti está resuelto porque el Espanyol, dada la gran temporada del argentino en Cornellà, va a ejecutar la opción de compra por 1,5 millones de euros. Ahora mismo, casi una ganga cuando se dice que Piatti es el jugador más rentable para el conjunto catalán de los últimos años. Yoel, que está a préstamo en el Eibar, también tiene encauzado su traspaso definitivo al club armero y el caso de Rober Ibáñez, que se lesionó de gravedad en el Leganés, es más incierto. Son asuntos pendiente de resolución y que en principio sobre los que Alesanco no tiene capacidad de decisión.

Los cedidos

Pero todavía es más urgente concluir si los jugadores que se sumaron como cedidos al proyecto que diseñó García Pitarch valen para la próxima campaña. Visto el rendimiento de Mario Suárez y Munir es complicado que se les invite a continuar en el barco. El caso de Orellana -recién llegado- es distinto, porque la opción de compra de tres millones se considera como asumible mientras que Mangala, que está a préstamo por parte del Manchester City tiene una opción de compra muy elevada para el nuevo modelo económico que se enfrenta el Valencia.

Es vital que el nuevo director deportivo aterrice con una agenda de jugadores futuribles hecha, siempre que la propiedad le permita actuar, y que no suceda como en el último mercado de invierno donde las incorporaciones han sido una gestión ya hecha (Zaza) y un saldo de temporada (Orellana). Demorar la creación de esa estructura es cometer el mismo error.

Además, hay asuntos calientes pendientes de resolución como el futuro de Parejo -que es casi imposible que alargue su vinculación a partir del 30 de junio pese a tener contrato en vigor- y resolver el asunto de los tres porteros -Ryan volverá del Genk- para evitar la misma situación que en la actual campaña.