Las Provincias

Valencia CF

FÚTBOL | VALENCIA CF

Valencia y Barça, duelo de enemigos íntimos

  • Hasta seis jugadores han vestido las dos camisetas en los últimos años; Diego Alves estuvo a punto

  • «Mi futuro no lo sé, pero estoy muy cómodo aquí», explica Joao Cancelo, objetivo del conjunto culé para el mercado de invierno

valencia. No hay mayor aliciente para este Valencia-Barcelona, o al menos no uno con tanto picante, como el regreso de Paco Alcácer a Mestalla. Dolió la marcha del delantero envuelta de medias verdades, cruces de declaraciones y reuniones camufladas que tardaron poco en salir. Luis Enrique quiso redondear su plantilla con un valencianista de cuna, el indiscutible 'nueve' de Pako Ayestarán a pesar de que el entonces técnico del Valencia decidiera cambiar de capitán para darle cancha a un desmotivado Enzo Pérez. El Barça pagó 30 millones sin despeinarse por Alcácer, cuya primera visita a Mestalla como azulgrana pinta a ser de todo menos cómoda.

El de Alcácer sólo fue el último -y más controvertido- negocio entre Valencia y Barcelona que en este último año han incrementado los intercambios facilitados por la buena relación existente entre los dos directores deportivos, Robert Fernández y Jesús García Pitarch. De hecho, horas antes de que se concretara el traspaso de André Gomes era el Real Madrid quien más papeletas tenía para llevarse al luso. La insistencia de Robert durante todo el verano -incluso antes de la Eurocopa- y las contraprestaciones en forma de jugadores posibilitó la marcha de André previo pago de 35 millones más otros 35 (20 de fácil cumplimiento) en variables.

El verano, estirado como un chicle en el Valencia por los problemas para equilibrar el 'fair play financiero', aún tenía reservados dos trasvases más a orillas del Mediterráneo. Uno, el de Martín Montoya, casi cantado: al lateral no lo quería Luis Enrique, el Valencia llevaba varios años detrás de él y al futbolista le convencía plenamente la oferta blanquinegra. El otro, el de Munir El Haddadi. Éste se concretó a sólo dos días del cierre de mercado y servía para paliar la salida de Alcácer. Munir, sin sitio en el once del Barça, dio el salto porque tenía todos los números para ser ariete referencia, pero de momento no ha conseguido estrenarse como goleador.

Primero Ayestarán y ya en Gijón con Prandelli en el banquillo, la apuesta ha sido con Rodrigo Moreno en el centro del ataque. Munir ha disputado un total de 258 minutos, pero ninguno de ellos como 'nueve' y contra el Sporting ni siquiera jugó. Prandelli espera mucho más de un futbolista que a los 19 años debutó con la selección absoluta. Ayer, justo antes del entrenamiento, el entrenador charló unos minutos con Munir para exigirle más y que gane protagonismo en el juego de ataque. Con gestos y apoyado en un asistente que traducía las órdenes, Prandelli intentó mentalizar a Munir de que su peso dentro del equipo debe crecer. De momento, contra el Barça apunta de nuevo al banquillo.

Los primeros movimientos

Lejos quedan ya las operaciones de Jordi Alba y Jeremy Mathieu, que triunfaron con el Valencia antes de vestir de azulgrana. Alba se asentó como titular en la selección aún siendo valencianista y en el verano del 2012 Manuel Llorente aceptó traspasarle por 14 millones. Más turbia fue la marcha de Mathieu, aunque sin duda provechosa para el Valencia. El francés se declaró en rebeldía para forzar su adiós, aunque Amadeo Salvo insistió en el pago de la cláusula y finalmente Mathieu, petición expresa de Luis Enrique, fascinado por su polivalencia, se fue al Barça a cambio de 20 millones de euros.

Los seis futbolistas que este sábado en Mestalla jugarán sabiendo lo que significa vestir las dos camisetas habrían podido ser siete si las negociaciones este último verano por Diego Alves hubieran llegado a buen puerto. Cuando el Valencia decidió dar salida al brasileño y el Barça aceptó el traspaso de Claudio Bravo, las opciones de que Alves fuera a Can Barça se multiplicaron hasta parecer prácticamente un hecho. Sin embargo, Robert Fernández fichó al joven holandés Jasper Cillesen para que compitiera con Ter Stegen.

Aleix Vidal, a la espera

El trasiego, constante desde hace ya varias temporadas, amenaza con continuar en los próximos mercados. El Barcelona tiene en Joao Cancelo a uno de sus objetivos prioritarios para el mercado de invierno. Tras la salida de Dani Alves, Sergi Roberto -mediocentro de origen- se quedó como único lateral diestro de la plantilla ya que Luis Enrique no cuenta con Aleix Vidal, quien tampoco es un lateral puro. Desde que se supo de las intenciones del Barcelona, Cancelo ha firmado grandes encuentros. Con la absoluta de Portugal ha marcado tres goles en sus tres primeras apariciones. Con el Valencia, en Gijón, dio un auténtico recital de desequilibrio y talento. Eso sí, jugando de extremo.

De momento, Cancelo asegura no saber nada del interés del Barcelona. «Yo aquí estoy cómodo. Me siento bien. Mi futuro no lo sé, pero me siento muy cómodo en el Valencia», admitió el portugués, de tan sólo 22 años, en la radio oficial del club. «Me siento muy cómodo y bien físicamente. Las cosas me están saliendo», reconocía sobre el estado de forma que atraviesa. El Barça no quita ojo a Cancelo y el nombre de Aleix Vidal aparece como una posibilidad para allanar una negociación entre clubes. A pesar de tener contrato hasta junio de 2020, Vidal no cuenta para Luis Enrique. El entorno del catalán ya admitió a este periódico que el proyecto del Valencia era del agrado del futbolista, aunque van a esperar a que el Barça mueva ficha en este mercado invernal.

Cancelo pasó ayer de puntillas sobre el asunto de su futuro, pero sí destacó que su posición predilecta es la de lateral. Prandelli, según lo ensayado los dos últimos días, lo va a volver a utilizar como extremo. El italiano programó doble sesión y por la tarde volvió a reclutar a los canteranos para ver las evoluciones de sus futbolistas. Jugó el Valencia (plagado de suplentes) ante el Juvenil B mientras los once que apuntan a titulares contra el Barça se ejercitaban en la 'jaula' de la ciudad deportiva. Hoy, Prandelli tiene una cita con los aficionados en la sede de la Agrupación de Peñas.