lasprovincias.es
Viernes, 4 julio 2014
llovizna
Hoy 22 / 23 || Mañana 18 / 30 |
más información sobre el tiempo

Canal del Valencia

Actualidad
UNA VENTANA A MESTALLA
Valencia le enamoró cuando en 1983 vino por primera vez para disputar el Naranja y no dudó en quedarse Miguel Ángel Bossio Exfutbolista del Valencia adscrito a la secretaría técnica
10 de mayo de 2011
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Sólo me sentí discriminado cuando estuve jugando en Cataluña»
El exfutbolista uruguayo Míguel Ángel Bossio. :: IRENE MARSILLA
LUIS FURIÓ | .-

-¿Cuánto tiempo lleva en la secretaría técnica del Valencia?

-Unos once años. Entré en la etapa de Jesús Martínez.

-¿Desde entonces hace informes de jugadores?

-Es lo primero que hice, como ahora. Pero con García Pitarch estuve año y medio dirigiendo el fútbol base, y en las etapas de Cúper, Benítez y Ranieri también hice algunos informes de rivales.

-¿Es difícil encontrar buenos futbolistas?

-Dentro de los parámetros en que tenemos que movernos, sí. Es encontrar al ideal y que se adapte a las condiciones económicas.

-¿Bueno, bonito y barato?

-Nuestra labor es anticiparnos a otros equipos que tienen dinero.

-¿Las decisiones siempre son coincidentes?

-No siempre. Uno de los pocos casos en el que hubo acuerdo total fue el de Mata.

-¿Es partidario del entrenador-mánager?

-Viví dos experiencias, la de Valdano y la segunda etapa de Ranieri, y no fueron buenas para el club.

-Llegó al Valencia en el 86 después de jugar el Mundial de México. ¿Por qué dejó Peñarol recalar en un equipo que estaba en Segunda División?

-(Ríe) ¡Con 1.500 millones de deuda y encima Wilmar Cabrera diciéndome que a él le debían dos meses! Me decidí por sensaciones.

-¿Ya conocía Valencia?

-Sí, de haber estado dos veces en el Trofeo Naranja. En el 83 y el 85.

-Y no imaginaba que acabaría aquí.

-¡Aún se me pone el vello de punta al recordarlo! Estuvimos tres días concentrados en El Saler y pensé que era la ciudad más bonita que había visto. Hubo flechazo. Sabía que iba a volver.

-¿Cuáles son los mejores recuerdos de sus cinco temporadas como valencianista?

-El año de Segunda fue impresionante a nivel de directivos y de compañeros.

-Su imagen en el Camp Nou, con una venda en la cabeza.

-Sí, pero hubo otros partidos más significativos. Por ejemplo, en San Mamés jugué prácticamente 70 minutos con un ligamento roto.

-Sin embargo, el impacto de la imagen, jugando con la frente ensangrentada.

-Hay una anécdota de eso. Viajábamos sin médico, Paco Reig me puso unas grapas, pero seguía sangrando y al acabar el partido fui a que me viera el médico del Barça. Me preguntó quién me había cosido. Le dije que el fisio y me contestó que me había puesto las grapas debajo de la herida. (Riendo) Cuando volví al vestuario y se lo comenté a Paco me dijo que como iba sin gafas y vio tanta sangre, puso grapas por todos los lados.

-¿Llegó a vivir la represión en su país?

-Claro, hasta los 21 años. Me crié en la dictadura. Sabías que había torturas y muchos amigos tuvieron que salir porque iban a por ellos.

-Hasta en el fútbol se desata a veces el odio al rival, ¿no?

-Se dice que el hambre deja de apretar cuando tu equipo va ganando.

-La prueba la hemos tenido en los recientes Barça-Madrid.

-Se habló más que de los cinco millones de parados.

-¿Ha sentido violencia en el terreno de juego?

-No, pero ha habido algunas vivencias, que... Cuando fui al Sabadell me sentí discriminado. Hasta en un entrenamiento, cuando hacíamos un rondo, decían «los catalanes aquí y el resto allá». Sólo me sentí discriminado cuando estuve jugando en Cataluña. Aquí hay dos valencianos hablando y si llegas, cambian al español. Allí no. Si lo entiendes, bien, y si no también.

-¿Cuál es su asignatura pendiente?

-Me gustaría entrenar. Hace poco hubo una intentona de Peñarol. Quizá algún día... No lo descarto.

-Dicen que el banquillo es para sufridores. ¿Lo es?

-Dentro de la cancha, sí. Siempre he sido competitivo. Cuando firmé, Tuzón me dijo que tenía muy buenas referencias mías y le contesté que yo solo tenía dos cosas malas: que quería ganar siempre, aunque tuviera que hacer trampas, y que fumaba.

-¿Y qué le dijo?

-Que no había problema.

-¿Fumaba mucho?

-No. Cinco o seis cigarrillos al día. Lo que tenía claro es que no iba a ir a escondidas.

-¿Los futbolistas son unos privilegiados?

-No. El privilegio está en trabajar en algo que te gusta y que además te paguen bien por hacerlo. No es sólo el dinero.

-¿Qué le entretiene fuera del fútbol?

-Me gusta el bricolaje. Soy un poco manitas.

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
CALCULA LOS PUNTOS DE COMUNIO
Conoce al instante los puntos de los jugadores y conviértete en el mejor manager de tu liga.
MULTIMEDIA
FOTOS

PROXIMOS PARTIDOS

BUSCADOR AVANZADO
HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D
Vocento