Fútbol | Valencia CF

Mina pasa la noche en el calabozo por presuntos abusos sexuales

Santi Mina controla el balón ante Neymar.
Santi Mina controla el balón ante Neymar. / AFP PHOTO /JOSé JORDAN

El delantero, denunciado por una joven que estaba en una caravana con un amigo, queda en libertad sin fianza tras someterse a un juicio rápido en Vera

J. CARLOS VALLDECABRES

valencia. Santi Mina pasó la noche del jueves al viernes en los calabozos del cuartel de la Guardia Civil de la localidad almeriense de Garrucha y ayer por la mañana, tras someterse a un juicio rápido en Vera, quedó en libertad sin fianza, a la espera de la sentencia que posteriormente dictamine el juez. El jugador del Valencia fue acusado por una joven por presuntos abusos sexuales, denuncia que en opinión del propio futbolista no se ajusta a los hechos que en realidad sucedieron.

La detención y el posterior juicio convulsionó la jornada de ayer sábado, justo cuando faltan dos semanas para que el Valencia de Marcelino reanude los entrenamientos. El club prefirió no emitir ninguna versión oficial sobre los hechos, aunque el Valencia admitió haber mantenido conversaciones con Santi Mina y estar al tanto de lo sucedido. La noticia, ofrecida por la Cadena Ser, incendió las redes sociales y se convirtió rápidamente en tendencia.

En concreto, los hechos sucedieron en la noche del jueves. Santi Mina, en compañía de unos amigos, está haciendo turismo en una caravana y conocieron a la denunciante en una famosa discoteca playera de Mojácar. La mujer accedió de manera voluntaria a ir a la caravana con un amigo pero cuando ya estaban en el interior del vehículo apareció desnudo, según la denuncia, el futbolista. Mina, supuestamente, habría realizado tocamientos a la chica en presencia del amigo, pese a que la denunciante asegura que se había negado al intento por parte del jugador a mantener relaciones sexuales, según se recoge en la denuncia.

Los hechos se produjeron en la noche del jueves en un conocido local de ocio de Mojácar (Almería)Mina asegura al Valencia que la denuncia no se ajusta a lo que pasó realmente en el interior de la caravana

Tras poner en conocimiento de la policía lo ocurrido, fueron los agentes los que trasladaron a Santi Mina a las dependencias de Garrucha. La celebración del juicio rápido ayer en los juzgados de Vera deja a Santi Mina a la espera de que se pronuncie el juez con la sentencia definitiva, cuestión que se puede prolongar algunos meses, aunque lo que el futbolista ha trasladado hasta el momento al propio club es que los hechos que la mujer señala en su escrito de denuncia no son veraces.

El Valencia, consciente de la materia que se trata y la repercusión que suelen tener este tipo de cuestiones, ha solicitado «prudencia y sentido común», recordando la «presunción absoluta de inocencia» del delantero a la espera, eso sí, de que se conozca el dictamen judicial al respecto.

De cualquier forma, el verano se le ha enturbiado a Santi Mina, un jugador que al Valencia le costó 10 millones de euros de traspaso al Celta y que en los dos años que está como blanquinegro todavía no ha alcanzado las expectativas que se crearon en su día. Hay que recordar que Mina, esta temporada, ha perdido además la condición de habitual en la selección sub-21, hasta el punto de que se quedó finalmente fuera de la lista definitiva para participar en el Campeonato de Europa de la categoría, donde sí entraron sus compañeros Gayà y Carlos Soler.

Santi Mina, teóricamente, no estaba dentro de la lista de jugadores que el Valencia quería sacar este verano tras el fichaje de Marcelino. Pero tal y como está la situación financiera de la entidad, tampoco hay que descartar que si llegase una propuesta interesante por el delantero gallego, como por cualquier otro futbolista, el club de inmediato se replantearía su situación. Así, por ejemplo, puede haber pasado en el caso de Ryan, que era el señalado en un principio para defender la portería la próxima temporada y, sin embargo, ha sido finalmente la primera venta que ha realizado el club este verano, al margen de los dos cedidos (Yoel y Piatti) que se han quedado en sus respectivos clubes.

Con el sistema que Marcelino utiliza habitualmente, el Valencia pasará a jugar 4-4-2, dejando de lado el 4-2-3-1 y el 4-3-3 con el que el Valencia ha venido actuando en los últimos años. Mina, cuando llegó, fue desplazado a una de las bandas y en pocas ocasiones actuó como delantero centro. Ahora, con Marcelino, parece que su destino es luchar por una de las dos plazas de delantero.

Fotos

Vídeos