Mestalla no pierde su encanto

Un grupo de escolares observa algunos objetos en el reducido museo que alberga el estadio. / lp

La previsión es cerrar este año con 60.000 visitas, siendo Italia, Holanda e Inglaterra los países que más usuarios aportan al tour Muy lejos de Barça y Madrid, el estadio del Valencia tiene tirón entre los turistas

C. V. VALENCIA.

La Comunitat Valenciana batió en 2016 el récord de turistas con casi 7,8 millones de visitantes, cifra que en 2017 se espera superar. Ahora, a diez días de que comience formalmente el verano, el Valencia se quiere subir también al carro y exprimir la visita a un emblemático recinto como es el estadio de Mestalla, lugar que a diario sirve de peregrinación a bastantes turistas. Todavía muy lejos de los 1,8 millones de visitantes de los que presume anualmente el Camp Nou o los 1,3 millones que pasan por el Santiago Bernabéu, el coliseo blanquinegro se ha consagrado como el cuarto estadio más atractivo de España, por detrás del Calderón que apura sus últimos días de vida. El 65% de los visitantes son extranjeros, de los cuales el mayor pellizco corresponde a italianos, seguidos de holandeses, ingleses y alemanas.

No parece que el bajón deportivo por el que atraviesa el Valencia en estos dos últimos años incida directamente en el atractivo de cara al turista. Lógicamente, el Real Madrid presume de mostrar en su tour la 'undécima'. Pero como demuestran los datos recogidos, una cosa es el sentimiento de frustración que tiene el aficionado local con su equipo, y otra bien diferente el atractivo que tiene para el extranjero ver desde dentro las entrañas de este aún glamuroso gigante, todavía sin fecha de demolición.

La empresa Dta Ocio y Turismo es la que se encarga desde 2013 de la gestión de este producto valencianista y Mercedes Añón, una de sus responsables, explica quiénes se interesan por el viejo Mestalla: «En estos años hemos pasado de los diez mil a los sesenta mil visitantes con los que esperamos cerrar en 2017. Es curioso pero los turistas sí que quedan impresionados con el estadio, les llama la atención la capilla y se interesan por los jugadores extranjeros que han jugado aquí. Al aficionado local, en cambio, sí que le influye que su equipo vaya bien o mal, y por eso es más reacio a venir, pese a que cuando lo hacen acaban encantados». 10,60 euros cuesta la entrada (dura una hora), lejos también de los 25 que cuesta ver el tour del Barça y los 24 del Real Madrid.

En su día, cuando la Fundación de Aurelio Martínez trataba de buscar recursos de debajo de las piedras, el museo se constituyó como un aliciente de futuro extraordinario. Hoy, el museo que se exhibe en Mestalla se queda a mitad de camino con la tradición y solera del club. Precisamente, la Asociación de Jugadores del Valencia (los veteranos) tiene en mente la puesta en marcha a medio plazo de un museo, una cuestión que seguramente provocará el debate entre ambas entidades.

Si el antiguo Mestalla algún día deja de existir, como se supone que tiene que pasar, el nuevo campo podrá tener un tour más amplio, pero pederá el encanto de esos 94 años de historia que laten en su interior.

Fotos

Vídeos