Marcelino toma el mando del Valencia CF

Mateo Alemany, al finalizar su rueda de prensa en Paterna. / Manuel Molines

El técnico tendrá la última palabra sobre fichajes y Alemany reconoce que el United puede llevarse a Pereira en enero pero que tendría que pagar para ello El Valencia reordena su estructura y no fichará un nuevo director deportivo

JUAN CARLOS VILLENAVALENCIA.

El Valencia no fichará un nuevo director deportivo tras el despido de Alesanco y Marcelino, aunque no variará el cargo de entrenador en la tarjeta de visita, asumirá sus funciones. Así lo anunció ayer el club en palabras de su director general, Mateo Alemany, aunque dicho movimiento no supone ninguna novedad con respecto al funcionamiento interno del club durante el mercado de fichajes, puesto que el asturiano desempeñó esas mismas funciones reportando directamente con su jefe. Al menos, Alemany confirmó ayer que la situación para Alesanco era «incómoda», puesto que el director deportivo sólo ejercía el cargo a la hora de estrechar la mano a los nuevos fichajes. La gran variación es, por tanto, más estilística que organizativa. El Valencia seguirá funcionando en lo deportivo de la misma forma que lo hacía antes de la salida del vasco. Al menos, ahora ya no lo niega nadie.

El nuevo organigrama deportivo, aunque pueda recordar a la fortaleza de la figura de Nuno tras la salida de la dirección deportiva de Rufete, no tiene nada que ver en lo práctico con aquella situación. El 'tándem' que formaba el portugués con Layhoon Chan se mostró claramente insuficiente mientras que el compuesto por Marcelino, un 'team manager' de facto, y Alemany funciona como un reloj. Con Alesanco aún en el cargo, el representante del entrenador, Eugenio Botas, llegó a reunirse con el director general en la sede del Valencia para repasar el minuto y marcador del mercado de fichajes. El dirigente compareció ayer en rueda de prensa en Paterna, la primera de las periódicas que anunció que haría para trasladar a los aficionados la actualidad del club, y se sinceró en los motivos del despido de Alesanco: «Con mi llegada había intersección con las competencias que tenía en su contrato y las mías. Había que absorberlo. El control económico de las operaciones lo llevaba yo». Absorber ese choque de competencias y amortizar el cargo, puesto que no lo ocupará nadie. El Valencia sigue negociando con los abogados de Alesanco para llegar a un entente sobre el finiquito. «Estamos en un buen camino, no hay acuerdo definitivo pero las partes lo buscan de forma clara», argumentó. Sobre el enfado y sorpresa del exempleado se limitó a decir que días antes de tomar la decisión «hablé con él».

La secretaría técnica, comandada por Vicente Rodríguez, será la encargada de hacer el seguimiento de los jugadores pero el «responsable final» será Marcelino. El director general puso como ejemplo el 'modus operandi' en las negociaciones del mercado de verano. Algo que, por cierto, desnudó la figura del director deportivo dentro del club durante los últimos meses: «Nos ha ido muy bien esa sincronía entre la secretaría técnica, entrenador, director general, presidencia y máximo accionista. Es lo que permitió fichar a dos jugadores en los últimos días, con la sinergia del máximo accionista con Guedes. Las decisiones las toma el club y el proceso interno queda dentro. Se que no están acostumbrados en esta casa pero mi filosofía es que los procesos internos no se retransmiten». Un palo en toda regla al pasado más reciente.

La planificación deportiva del conjunto valencianista en verano, desprendiéndose de una buena parte del lastre económico de jugadores con los que no contaba Marcelino, le permite tener un remanente en el fair play financiero para el mercado de invierno. «Asumimos riesgos porque otros años vendieron muchos jugadores útiles y este año se han fichado jugadores importantes en su cotización. Era un riesgo que el propietario entendió que era necesario para diseñar un nuevo proyecto deportivo. En este club lo deportivo y lo económico va unido siempre porque una cosa lleva a la otra», manifestó Alemany que dejó claro qué pasaría si Vicente quiere fichar a un jugador y Marcelino a otro: «No debe haber conflicto. El entrenador decide el perfil de jugador que necesita incorporar. Si el jugador que ha visto la secretaría técnica no le sirve no va a venir. No deben entrar jugadores que el entrenador considere que no cumplen el perfil».

Una semana después del cierre del mercado, Mourinho desveló que el United se reservó una cláusula en la cesión de Pereira para poder recuperarlo en enero. El Valencia admite que es cierto pero Alemany anunció que la entidad inglesa debería de pagar una penalización para hacerlo: «No tenemos por costumbre hablar de condiciones contractuales. Yo no hubiese hecho comentarios sobre este asunto, si el otro club lo hizo ya lo han dicho. Existe la opción de recuperar el futbolista en condiciones que voy a mantener confidenciales pero que tienen su compensación para el Valencia».

Con la renovación de Parejo prefirió no mojarse «porque septiembre no es mes para hablar de renovación o contrataciones» pero sí que deslizó un detalle importante sobre la opción de compra de Kondogbia: «Tenemos hasta el final de temporada para ejercitarla y con el jugador un preacuerdo en el caso de que lo hagamos». El último detalle de la sintonía total con Marcelino fue su respuesta sobre los objetivos: «Ni siquiera es el partido a partido sino el día a día. A finales de mayo hablamos». Caminan juntos.

Más

Fotos

Vídeos