Marcelino reclama cuatro fichajes como mínimo y espera a Murillo y Kondogbia

Marcelino sonríe durante la presentación del Trofeo Naranja.
Marcelino sonríe durante la presentación del Trofeo Naranja. / juan j. monzó

«Hay algunas gestiones que están a punto de caramelo», explica el entrenador sobre los refuerzos

TONI CALERO VALENCIA.

Queda una semana para el inicio de Liga y lo cierto es que a Marcelino se le ve tranquilo, confiado en la llegada de refuerzos y sin ánimo de lanzar puyas al club para buscar un acelerón desde los despachos. Puede que ese tono apacible se deba a que hoy, si todo cuadra para el Valencia, se anuncien por fin los fichajes de Jeison Murillo y Geoffrey Kondogbia. Con el central el acuerdo está sellado y por el centrocampista ya se han derribado muchas puertas por el deseo del jugador de vestir de blanquinegro. Sin nombrarlos, Marcelino admitió que algunas gestiones están «a punto de caramelo» e incluso reconoció haber hablado con algunos futbolistas para acelerar el proceso. «Es cierto que he hablado con algunos jugadores en los que estamos interesados y es muy positivo para el Valencia que futbolistas tengan el convencimiento de venir al Valencia, que apuesten fuerte. Ojalá que esas posibilidades se concreten pronto», dijo el técnico durante la presentación del Trofeo Naranja que se disputa esta noche en Mestalla.

Sin apretar y alineándose en todo momento con el club, Marcelino reclamó esos cuatro fichajes «como mínimo» que faltan para completar la plantilla. «Tienen que venir cuatro como mínimo y me quedaría corto. Necesitamos centrales, que así va a ser, un pivote, que así va a ser, y uno o dos de ataque que pueden ser de banda principalmente», reflexionó el asturiano, que no descartó la llegada de un nueve. Es consciente Marcelino de que las estrecheces económicas del Valencia le iban a traer un mercado «excesivamente lento» y está dispuesto a esperar hasta el 31 de agosto para escoger con cuidado los fichajes.

«No queremos precipitarnos aunque es cierto que me hubiera gustado tener antes algunos refuerzos. No queremos cometer errores del pasado y sabía que era posible que vinieran la última semana y así va a ser. La situación del Valencia es de reconstrucción y para eso necesitas muchas salidas y algunas entradas», explicó. Respecto a los que aún pueden salir (no cuentan Abdennour, Vezo ni Orellana), Marcelino volvió a repetir que «todos» los futbolistas de la plantilla saben cuál es su situación real dentro del equipo. El técnico se desligó en todo momento del estado de las negociaciones en los distintas operaciones y dijo que no ha variado su postura respecto a las salidas de hombres importantes. Es decir, entiende Marcelino que si desde el punto de vista económico una oferta es interesante para el Valencia, él lo aceptará para afrontar el curso con lo que tenga.

En el aspecto puramente deportivo, el técnico se congratuló de los buenos resultados de la pretemporada aunque tampoco quiso sacar pecho. Eso sí, mantiene que esté quién esté para el debut, la filosofía será «ganar sin dar un sólo balón por perdido. No es negociable otra forma de pensar y competir». A través de esa fórmula pretende Marcelino «modificar el ambiente de la pasada temporada en Mestalla». «Dije que íbamos a trabajar muy duro para lograr una atmósfera muy positiva que redundará en el buen rendimiento del colectivo», sentenció.

Respecto a los jóvenes, el entrenador admite que hasta el cierre del mercado puede suceder cualquier cosa, pero si finalmente Javi Jiménez, Nacho Vidal y Nacho Gil se quedan en el Valencia, «estarán en la dinámica del primer equipo». Insistió Marcelino en que no cambiará el sistema del 4-4-2 porque si lo hace puede «transmitir inseguridad» y en ese dibujo Carlos Soler tiene sitio partiendo desde la banda izquierda: «Carlos nos ofrece buen juego creativo, trabajo y compromiso. Nos puede ayudar en esa posición porque aporta en defensa y tiene llegada».

Más

Fotos

Vídeos