Fútbol | Valencia CF

Valencia CF | La herencia de García Pitarch

Maksimovic, llegando a la sala de prensa junto a Anil Murthy y Alesanco / Jesús Signes

El internacional serbio, de 22 años y con contrato hasta 2022 afirma: «Puedo jugar más retrasado como 'seis' o más adelantado» | El Valencia pone 100 millones de cláusula a Maksimovic, que dice no saber si saldrá cedido

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Nunca el Valencia CF había puesto una cláusula de rescisión de 100 millones de euros (Soler y Lato la tienen de 80), y mucho menos a un futbolista de 22 años que aún no ha participado en una liga tan competitiva como la española y que, a ojos del aficionado valencianista, es un desconocido todavía. Nemanja Maksimovic aterriza con esos condicionantes y va a ser difícil que pueda quitarse de encima una peculiar carga: la de ser un fichaje avalado por un director deportivo que hace meses que no está en el club. Jesús García Pitarch, el autor intelectual del único fichaje que por el momento ha realizado el nuevo Valencia, está convencido de que Maksimovic era una oportunidad futbolística y de mercado que no debía dejar escapar.

Más Valencia CF

Lo bueno de Maksimovic, al margen de si realmente Alesanco lo ve o no capacitado -el director deportivo volvió a enmudecer en el acto de presentación- y de si al exigente Marcelino le va o no a convencer, es que al club no le ha costado ni un euro al haber quedado libre del Astana, su último equipo. Es, el último resquicio de la herencia que dejó García Pitarch, que no dudó en enero a la hora de atar al joven internacional serbio (ha jugado tres veces con la absoluta) con cinco años de contrato (hasta 2022).

Pensar que Maksimovic, con el escandaloso blindaje que tiene, va a salir este verano cedido es algo que no tiene tampoco mucha lógica. El problema es que esta cuestión no quedó del todo resuelta en la presentación del futbolista. Al jugador, de hecho, se le preguntó directamente y fue titubeante en su respuesta. Pero Alesanco, que todavía no ha participado directamente en ninguna presentación, perdió la oportunidad de despejar la incógnita con la claridad que la afición demanda. Es más, al director deportivo se le vio gesticular en señal de disgusto precisamente en el mismo momento en el que a Maksimovic se le cuestionaba sobre si realmente creía que se iba a o no a quedar. «Depende de técnico y de la dirección deportiva, pero quiero quedarme», dijo retraído Maksimovic, con traductora de por medio, para añadir sobre su nuevo entrenador: «Todavía no he hablado con él. Llevo sólo dos días y quedan dos meses así que tendremos tiempo».

Desde luego, la imagen que ofrecía Alesanco en la puesta de largo de este futbolista también ayudó a genera algo de confusión. El director deportivo esbozó un aspecto neutro, ni una tímida sonrisa, recordando su seriedad al día en que Rufete, en esa misma sala y sentado en ese mismo lugar, presentó en compañía de Amadeo Salvo a Nuno como entrenador del Valencia. La diferencia de Rufete y Alesanco es que el primero no ocultó en ese preciso momento que para él, su técnico era Pizzi, recién destituido.

Otra de las grandes incógnitas que tampoco quedaron despejadas fue la ubicación más idónea para Maksimovic en esa línea del centro del campo. En el reciente Europeo sub-21, el valencianista actuaba con Serbia por delante de la defensa. A Marcelino le gusta el dibujo del 4-4-2 y para ese puesto en el doble pivote, por ahora, están Medrán, Carlos Soler y Parejo. «Puedo hacerlo más adelantado o más atrasado en defensa, puedo jugar de 'seis' o de 'ocho'».

Fue Anil Murthy quien ejerció verbalmente de anfitrión -Zaza sólo contó con las palabras del jefe de prensa- y sobre su incorporación habló escuetamente para decir: «Representa la ilusión por jugar aquí y darle al Valencia todo su talento y calidad. Ha renunciado a parte de sus vacaciones para preparar la pretemporada. Confiamos en su crecimiento futuro para llegar a ser un jugador importante para nosotros durante mucho tiempo».

Fotos

Vídeos