Fútbol | Derbi de la ciudad

Que gane el mejor

Levante y Valencia miden su notable inicio liguero en un derbi que llenará Orriols | Muñiz y Marcelino, claros referentes en los respectivos proyectos, mantienen el bloque en un duelo que se prevé muy igualado

TONI CALERO[Lugar]ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

El Levante UD pagó sus errores con un año de destierro en Segunda División y el Valencia CF acumuló dos temporadas a años luz de sus objetivos víctima de los suyos. En Orriols se encomendaron a Juan Ramón López Muñiz para regresar a la élite. Lim fió su penúltimo cartucho en el Valencia a Mateo Alemany y por extensión aterrizó Marcelino. Hoy, los hombres que ocuparán los banquillos en el derbi son los referentes de ambos proyectos. Con una idea de juego similar y el carácter forjado en Mareo, la cantera del Sporting, las aficiones de Levante y Valencia depositan su fe en dos asturianos, amigos, que han convertido a sus equipos en bloques incómodos para sus rivales, capaces, por ejemplo, de arañar dos empates en el Santiago Bernabéu en estos primeros compases de Liga.

Este derbi no se entiende desde la desigualdad, pues Levante y Valencia acumulan los mismos puntos (cinco) y comparten virtudes y defectos. El fútbol español echa un vistazo al este y otea dos conjuntos basados en el colectivo, cuya organización defensiva es clave y donde el protagonismo individual queda relegado al concepto de grupo. Si Raúl y Neto agradecen las convicciones de Muñiz y Marcelino, los delanteros aguardan al definitivo engrase de la maquinaria para destacar. De momento, Levante y Valencia sufren cuando advierten la portería rival. La falta de puntería es un tormento que los entrenadores esperan solucionar en el menor espacio de tiempo posible. Quizás el derbi llegue pronto para calibrar con cierta exactitud qué será de Levante y Valencia en esta Liga, pero las gradas, en plena ascensión moral, tienen ganas de verse las caras: apenas quedan entradas para el duelo.

Muñiz y Marcelino protagonizaron una rueda de prensa conjunta en la que descartaron grandes sorpresas para el partido. Pudo parecer una pose, pero no lo es. Los técnicos van a seguir apostando por el bloque de las primeras jornadas. En Orriols se sueña con el golpeo de Bardhi, su gran esperanza, listo después de perderse el partido ante el Real Madrid por puro cansancio. No estará Iván López, roto, ni tampoco un Roger que avanza en su costosa recuperación. El 'comandante' Morales se lo pierde por sanción y Muñiz metió en la lista a tres delanteros (Alegría, Boateng y Nano) sin descartar la titularidad de ninguno. El gol azulgrana está llegando a través de Ivi y el centro del campo es un compendio de organización (Campaña) y el derroche físico que supone contar con Jefferson Lerma. Se estrena en una convocatoria Mitchell Langerack y se cae Oier, tercero en discordia para la portería.

En el bando blanquinegro tampoco se intuyen muchos cambios. Las molestias de Gabriel Paulista pueden provocar que Marcelino alinee su cuarta pareja de centrales en otras tantas jornadas. Montoya, Gayà, Murillo y Garay conformarán la retaguardia del Valencia en el derbi y por delante dos piezas clave: Dani Parejo y Geoffrey Kondogbia. Sobre las bandas han girado las incógnitas de Marcelino preparando el derbi. Carlos Soler tiene sitio fijo por la derecha, pero en la izquierda sí hay dudas sobre si el técnico repetirá con Andreas Pereira o le dará la alternativa a un Guedes que dejó grandes sensaciones contra el Atlético de Madrid. Marcelino está decidido a empezar el combate con Rodrigo Moreno y Simone Zaza en punta dentro de ese inamovible sistema (4-4-2) que lleva puliendo desde su primer día en la ciudad deportiva de Paterna. Con esas armas aspira el Valencia a romper una racha de cuatro derrotas consecutivas en casa del vecino.

Más

Fotos

Vídeos