Fútbol | Valencia CF

Valencia CF | Layhoon : «De la frialdad del pinganillo a la cara afable»

Layhoon y Anil Murthy, el día del anuncio del relevo
Layhoon y Anil Murthy, el día del anuncio del relevo / Irene Marsilla

Layhoon entrega hoy la presidencia a Murthy, que tiene la tarea de recuperar el nivel de popularidad dilapidado | El éxito del nuevo proyecto deportivo será la única garantía para consolidar el cambio de piezas de Meriton antes de llegar al Centenario

JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Entró por la puerta grande en diciembre de 2014 y hoy, dos años y siete meses después, sale por la de emergencias casi de tapadillo, como otros muchos dirigentes desfilaron antes por el Valencia CF. Layhoon Chan deja este viernes la presidencia y también su puesto en el consejo, relevo anunciando hace dos meses y del que todavía no se conocen los verdaderos motivos. Se acabó la era del incómodo pinganillo, llega la cara más afable de Meriton. A Anil Murthy le corresponde la tarea de recuperar el nivel de popularidad que su antecesora se encargó de dilapidar en el último año y pico. Nunca había estado tan alejada la conexión con el aficionado como ahora se vive. Si el fútbol trituró en su día a personajes tan dispares como el comedido Arturo Tuzón o el volcánico Paco Roig, qué no iba a hacer con una mujer que ni sabía lo que es un fuera de juego ni era capaz de mantener una mínima conversación de cortesía en castellano.

También es verdad que echarle la culpa del estrepitoso fracaso de Layhoon a estos dos últimos aspectos sería incorrecto. Al fin y al cabo, lo que acabó por cercenar la voluntad de la mano derecha de Peter Lim fueron precisamente los desmanes y los fracasos deportivos del máximo accionista. La afición pasó de vitorearla a ponerla contra las cuerdas, como quedó patente el día del Valencia-Celta de Copa (1-4, 12-1-2017). En apenas unos segundos tras el pitido final, Layhoon había desaparecido del palco, mientras algunos de sus compañeros de consejo -los pocos que hay aquí- aguantaban fuera el chaparrón. Entre ellos Murthy, un hombre habilidoso en el trato directo pero todavía inmaduro cuando tiene que afrontar momentos de cierta trascendencia, como demostró el mismo día en el que se anunció el traspaso de poderes. Desde entonces no se le ha vuelto a escuchar.

Más Valencia CF

A Layhoon, dicen sus críticos, siempre le perjudicaron aquellos que formaron a su alrededor una barrera tan invisible como infranqueable. El simple hecho de que durante mucho tiempo hubiera confusión -incluso en comunicaciones del propio club- sobre cómo había que escribir su nombre -junto o separado- ya evidencia el talante que se escogió para esta aventura, que le ha dejado además con infinidad de promesas sin cumplir.

Ella, que de pequeña comía naranjas, acabó siendo atropellada por ese sentimiento valencianista que tantas veces quiso evidenciar y al que retó descaradamente y con poca fortuna el mismo día en el que emulando a Darth Vader -el malo de Star Wars- dijo aquello de «yo soy Peter Lim», para acabar de estropearlo: «En Valencia parece que hay que repetir las cosas cien veces».

No lo dijo cien pero sí varias veces. Layhoon puso el Centenario y la finalización del nuevo Mestalla como el momento clave para decir adiós y dedicarse a esos cargos que ostenta en 18 mercantiles diferentes. Demasiada dispersión la suya para una nave como la valencianista que salvo en su primera temporada, las otras dos ha estado a punto de irse a pique. Sin el aval de los resultados, torpezas como el despido de Mario Kempes acabaron por llenar la paciencia de los aficionados, ya muy molestos desde que en verano de 2016 y ante los peñistas empezó a cavar su propia tumba cuando dijo aquello de «no queremos vender a Paco Alcácer». Lim la dejó sin protección y esa erosión fue mayor de la que podía creer en un primer momento.

El tiempo le ha vuelto a dejar en fuera de juego en más de una ocasión. Como cuando dijo en 2015: «Estamos convencidos de que hemos invertido 10 millones en unos futbolistas que dentro de un tiempo valdrán 30. Comprar un jugador por cuatro millones y que dentro de dos valga igual no es una buena inversión». El problema es que ahora valen mucho menos.

Murthy, que fue diplomático de Singapur en París, será el noveno presidente del Valencia en los últimos diez años y el hombre que Meriton ha escogido para llegar -teóricamente- al Centenario. El nuevo proyecto será decisivo.

Fotos

Vídeos