La euforia se queda en casa

Murillo y Kondogbia sonríen junto al resto de la plantilla en un entrenamiento en Paterna. / DAMIÁN TORRES

Marcelino repite convocatoria por cuarto partido consecutivo, aunque volverá a introducir cambios en el once titular El Valencia visita a una Real Sociedad que intentará resarcirse de sus últimas derrotas

LOURDES MARTÍ

valencia. «Salimos... a por los tres puntos». Dani Parejo es el reflejo del nuevo Valencia de Marcelino. El capitán anunciaba ayer la salida de la expedición blanquinegra hacia San Sebastián. Una frase acompañaba a una foto del grupo. Allí aparecían los mismos que se han subido al autobús en los últimos cuatro encuentros. El entrenador del Valencia ya tiene su bloque, su equipo. Ante Atlético, Levante, Málaga y Real Sociedad, se han vestido de corto los mismos 18. Los chavales, como les llama Marcelino, que tienen su confianza (excepto el lesionado Vezo y Nacho Gil que aún no está recuperado).

El cuerpo técnico tiene fe en cada uno de ellos, de hecho pese a repetir las últimas cuatro convocatorias, el Valencia no ha repetido ninguna alineación desde el arranque liguero. Hoy volverá a introducir cambios. En defensa seguramente Garay forme en el eje de la zaga con Paulista. Murillo podrá descansar así y recuperarse de una ligera sobrecarga que le impidió ejercitarse con el grupo el jueves. Gayà sustituiría a Lato y entraría en el once tras ver la goleada ante el Málaga desde el banquillo.

También es posible que otro canterano, Nacho Vidal, entre desde el principio en detrimento de Montoya. Menos cambios se suponen en el centro del campo donde Soler, Kondogbia y Parejo tienen el mando del equipo. También se espera que repita Guedes tras su gran partido en Mestalla en el último choque liguero. Arriba Zaza y Rodrigo esperarán que la racha anotadora, sobre todo del primero, continúe.

Así se presentará en Anoeta una plantilla que todavía no sabe lo que es perder en Liga pero tampoco conoce el sabor de la victoria lejos de Mestalla. Debe asumir los mantras de Marcelino: «Una dinámica positiva no asegura una victoria», «la euforia puede llevar a la confusión», «no nos podemos relajar».

Para el choque de esta noche, el técnico avisaba que la Real Sociedad, que tiene nueve puntos en su casillero, es a día de hoy un equipo especialmente peligroso. Acumula dos derrotas consecutivas y en 180 minutos ha encajado seis goles. Estas estadísticas, en un bloque que arrancó endosando tres tantos al Celta y Villareal y cuatro al Deportivo, que juega en casa, que le gusta tener el balón y que no tiene miedo a atacar, le convierten en un equipo dolido dispuesto a dar su mejor versión pese a que las lesiones no le acompañen.

En defensa, Sacristán no podrá contar con Raúl Navas, Diego Llorente, que vio dos amarillas en el partido ante el Levante, ni Iñigo Martínez. Tampoco está asegurada la reaparición de Carlos Martínez, quien lleva parado ocho meses tras una lesión. Los canteranos serán los encargados de cuidar la retaguardia de la Real con Zubeldia en el centro de la zaga y Odriozola. Elustondo, De la Bella, Illarramendi, Zurutuza, Prieto, Juanmi, Oyarzabal y William José completarán el once.

Con el objetivo de superar al Valencia, la Real espera recuperar la mejor versión de Illarramendi ya que, aunque no es un gran goleador, está en sus botas la creación del juego ofensivo de su equipo.

Fotos

Vídeos