La entidad estudia comprar una plaza en Segunda B para el filial tras el descenso del Gavà

J. M. VALENCIA.

Los impagos del Gavà a sus jugadores condenan al club catalán a su descenso administrativo a Tercera División, por lo que deja una plaza vacante en el grupo III de Segunda B. Una situación ante la que están atentos en el Levante. El club granota se plantea comprar la plaza para que el filial, que descendió deportivamente, compita de nuevo en la categoría de bronce.

Por el momento se desconoce la cantidad que valdría la plaza, ya que saldría de una media de la deuda entre los tres clubes descendidos por esta cuestión, aunque la normativa de la Federación da prioridad a los equipos de Tercera División catalanes, y en segundo lugar a los descendidos de Segunda B de esa autonomía. Pero los granotas están atentos.

Fotos

Vídeos