Emery enfría la llegada de Guedes al Valencia CF

La operación salida coge velocidad y Abdennour ya no se entrenó ayer por la tarde con el equipo porque su marcha al Zenit está cada vez más cerca | El luso está convocado para el partido de hoy ante el Saint-Etienne

H. ESTEBAN/L. MARTÍ

valencia. El mercado de verano se cerrará dentro de una semana. Siete días para perfilar la plantilla de 22 jugadores que anunció Marcelino el día de su presentación como entrenador del Valencia. El club tiene varios frentes abiertos para cerrar una plantilla en la que hay varios jugadores sin un futuro garantizado y donde las llegadas que parecían hechas a principios de esta semana se complican.

El nombre propio es el de Gonçalo Guedes. El lunes pasado parecía que el interior derecho portugués estaría a día de hoy a disposición de Marcelino en la ciudad deportiva de Paterna. La realidad ahora mismo es que Guedes está convocado por Unai Emery para el partido que el PSG jugará hoy en la capital francesa ante el AS Saint-Etienne. El portugués sólo ha disputado cuatro minutos en las tres primeras jornadas ligueras, aunque sigue siendo de la partida en los planes del exentrenador del Valencia.

La entrada de Guedes en la convocatoria enfría la inmediatez de su llegada al Valencia, especialmente por el riesgo de una posible lesión en el caso de participar en el partido. En Francia se apuntaba la posibilidad de que el luso entrara en la operación de Mbappe, el próximo fichaje de los parisinos. El PSG ofrece entre 120 y 150 millones de euros al Mónaco además de una serie de jugadores entre los que están Draxler, Pastore y Lucas Moura, además de Guedes. El problema, según apuntan desde Francia, es que Moura no quiere jugar en el Mónaco -no está en la convocatoria del PSG-, lo que obliga a rehacer la operación.

En el Valencia se confía en la llegada de Guedes como cedido, aunque el discurso ha perdido fuerza por los movimientos de última hora del PSG. El acuerdo está muy adelantado pero en Mestalla saben que todo depende de la decisión final del equipo que entrena Unai Emery, que podría tener incluso la necesidad de quedarse con Guedes en función de cómo quede finalmente su plantilla con la futura salida de jugadores.

Minutos para el luso

Guedes es un jugador de la cartera de Jorge Mendes, el íntimo amigo de Peter Lim, y se confía en la palabra dada. Mendes quiere que su cliente vaya a un equipo en el que se le garanticen los máximos minutos. El objetivo es que sea un escaparate de cara a ser convocado por Portugal para el próximo Mundial de Rusia. El Valencia, que anda cojo por las dos bandas, es la plaza ideal para que Guedes recale porque no encontraría casi competencia en una banda huérfana tras la salida de Cancelo al Inter de Milán.

A la espera de Guedes y con el asunto de Andreas Pereira, jugador del Manchester United, en un segundo plano, el Valencia trabaja a marchas forzadas para cerrar las salidas. El primer nombre en la rampa es el de Abdennour, que desde hace días estudia todas las posibilidades que tiene encima de la mesa. Vezo le ha ganado la partida y quedarse fuera de la convocatoria ante Las Palmas fue la sentencia sin posibilidad de recurso. El tunecino costó más de 21 millones de euros y el Valencia sólo está obligado a pagarle al Mónaco, su club de procedencia, una cantidad -algo más de seis millones- en el caso de que la entidad de Mestalla vendiera al central por más de 26 millones de euros. Algo imposible ahora mismo. La cesión es la fórmula más sencilla para soltar lastre.

Abdennour, que tenía la intención de volver a Francia, puede recalar en el Zenit de San Petersburgo, un club sobre el que Jorge Mendes, que medió para traer al tunecino al Valencia, tiene ascendencia.

Las otras salidas

De momento, Abdennour ayer no salió a entrenar al césped de Paterna. El defensa sí que acudió a las instalaciones de la ciudad deportiva pero se marchó antes de que comenzara el entrenamiento. Su salida es un hecho y formará parte de las operaciones ruinosas de la labor ligada a Jorge Mendes. Orellana es otro de los que esperan salir antes de que finalice el mercado.

A partir de ahí se abre un limbo en el que están jugadores como Garay o Nani, que pueden abandonar Mestalla en el momento haya encima de la mesa una oferta que satisfaga las necesidades económicas del club. El adiós de Garay podría abrirle la puerta de la permanencia a Vezo como tercer central por detrás de Paulista y Murillo, mientras que el canterano Javi Jiménez, muy del gusto de Marcelino, sería el cuarto. Si Garay se queda, se puede acelerar el adiós de Vezo. Nani, por su parte, no termina de convencer tanto por el grado de su compromiso como por la serie de lesiones que encadena. Su fragilidad suma en contra de sus posibilidades de continuidad para un jugador con mercado en países como Turquía.

Santi Mina, que no ha cumplido las expectativas esperadas, también tiene muchas posibilidades de irse. El Valencia pagó hace dos temporadas 10 millones de euros por la perla del Celta, aunque su pobre rendimiento deportivo y sus derrapes personales le han colgado el cartel de futbolista non grato para una buena parte de la grada. Nando, interior derecho puro, es otro de los que está pendiente de una situación muy condicionada también por la llegada de Guedes al Valencia.

Fotos

Vídeos