El club dice no por ahora a todas las posibles salidas

Bakkali, uno de los primeros que puede salir.
Bakkali, uno de los primeros que puede salir. / jesús signes

Marcelino ya dejó claro cuando asumió el banquillo que la plantilla no se dará por cerrada hasta el último día del mercado de verano Equipos e intermediarios juegan la baza de la necesidad financiera del Valencia para presentar propuestas a la baja

C. V. valencia.

Desde el mismo momento en el que Voro, el día de su última rueda de prensa como entrenador del Valencia, reconoció públicamente que lo que le hacía falta a este equipo era una severa limpieza de vestuario, el nombre del club y sus necesidades se situaron en un lugar predominante en lo que viene a ser el mercadeo del fútbol veraniego. Realmente, el Valencia de los últimos años si por algo se ha caracterizado cada periodo de vacaciones es por llegar a este plazo de mercado apurado, lo que le hace sin duda perder fuerza a la hora de negociar, que se traduce en definitiva en negociar siempre a la baja perdiendo dinero.

De hecho, hace dos semanas que concluyó la competición y en todo este tiempo, el Valencia únicamente ha certificado dos operaciones que, a decir verdad, tenía prácticamente encauzadas desde hace tiempo. Se sabía que el Eibar quería hacerse de manera definitiva con los derechos de Yoel y que el Espanyol iba a ejecutar la opción de compra por Piatti. Del resto de futbolistas a colocar, que son bastantes, nada se sabe. Ahora bien, tanto a José Ramón Alesanco como a Mateo Alemany directamente les han llegado bastantes propuestas por futbolistas de esta plantilla.

Así lo admiten fuentes del propio club, aunque de la misma manera todas las que han llegado han sido igualmente descartadas por considerarlas escasas. Al fin y al cabo, el mercado de verano tan sólo ha hecho que arrancar y pensar que Marcelino va a tener el 3 de julio su plantilla cerrada (con los nuevos aquí y sin los que no quiere) es una aspiración irrealizable. Ya lo advirtió el propio entrenador, consciente de lo mucho que hay que cambiar en el vestuario del Valencia para adaptarlo al nuevo proyecto. De momento, Marcelino no va a poner ningún reparo a esperar hasta el mismo 31 de agosto para echar el cierre a su plantilla, a pesar del riesgo desde el punto de vista futbolístico que eso siempre supone.

Negredo por delante

La condicionada situación financiera del Valencia y la amplia lista de jugadores que tiene en nómina y que quiere colocar provoca que el resto de clubes realicen ahora intentos a bajo coste para ver si consiguen 'gangas'. Una cosa es transmitir a los agentes de jugadores como Diego Alves, Abdennour, Santos, Enzo, Bakkali, Negredo, Cancelo y es posible que hasta Nani que se van a escuchar proposiciones y otra bien diferente aceptar las primeras que aparezcan.

Por coste financiero, desde luego los futbolistas que más peso tienen son Enzo Pérez, Abdennour y, sobre todo, Negredo, por quien suspiraba el Galatasaray y luego el AEK (ya descartado), aunque su deseo inicial sea seguir en la Premier. El coste de sus traspasos los sitúa en un plano diferente al resto pero se da prácticamente por aceptado que en los tres casos, como también en el de Aderllan Santos, el Valencia va a salir perdiendo al cerrar operaciones. Si conseguir los refuerzos que convenzan a Marcelino va a ser tarea difícil para Alesanco y Alemany, lo de aligerar la nómina con el mínimo de pérdidas posible es igual o más complicado.

Fotos

Vídeos