Cerrar ya a Murillo y paciencia con el resto de incorporaciones

La negociación por Murillo ha adquirido ya la catalogación de culebrón. Aunque desde el Valencia se insiste que la llegada del central es inminente, la negociación con el Inter se está prolongando más de lo esperado. En el club de Mestalla, sin embargo, siguen siendo optimistas respecto a cerrar la operación. De hecho, se mantiene el discurso de que es la más avanzada y no se puede descartar que se cierre a lo largo de la jornada. Marcelino tendría, de este modo, a uno de sus centrales teóricamente titulares para la vuelta al trabajo ya con vistas al debut liguero del viernes contra Las Palmas. Tanto en el cuerpo técnico como en la zona noble, no obstante, se rechaza cualquier tipo de prisa en la confección de la plantilla. Una vez ha concluido la pretemporada y ya sin ningún partido de preparación como colchón, se opta por la paciencia a la hora de incorporar futbolistas. Se quiere que quien llegue lo haga dé un salto de calidad, al estilo de Kondogbia en caso de que las conversaciones por el francés terminaran de fructificar. A todo esto, no hay que olvidar la operación salida. Orellana no cuenta para Marcelino y así ha quedado ya evidenciado en las decisiones del técnico. También se da por hecha la marcha de Garay a Rusia. Si el argentino confirma su salida, el club deberá acertar con la incorporación de un segundo central.

Fotos

Vídeos