Valencia CF | Un amistoso con sabor a clásico

Curro Torres y Marchena se encaran con Baumann, capitán del Werder Bremen.
Curro Torres y Marchena se encaran con Baumann, capitán del Werder Bremen. / EFE/Kai Försterling

La lesión de Vicente, la provocadora celebración de Valdez o el triplete de Villa en Alemania, en el recuerdo blanquinegro El Valencia visita al Werder Bremen en el penúltimo ensayo veraniego

T. CALERO/L. MARTÍ VALENCIA.

«Villa, Villa y Villa. El Guaje era grande desde que reinó en la Eurocopa, pero ayer alcanzó el límite de lo increíble». Así arrancaba la crónica en LAS PROVINCIAS del encuentro, loco, que Werder Bremen y Valencia disputaron en Alemania el 18 de marzo de 2010. Villa, desatado con su 'hat-trick', fue el gran protagonista de una noche inolvidable para los aficionados al fútbol. Un 4-4 en las vísperas de San José que dejó estupefacto a Unai Emery. «Se podía prever un partido loco, pero no sé si tanto», reconoció el entonces entrenador del Valencia. Aquel empate valió para alcanzar los cuartos de final de la Europa League y como venganza de la tremenda doble batalla de la Champions en 2004.

El Valencia regresa hoy al Weserstadion de Bremen para jugar un amistoso con aroma a clásico. De esos capítulos sólo quedan recuerdos, porque la actualidad de los blanquinegros pasa por Marcelino y la necesidad de seguir avanzado en la preparación para llegar listos al debut liguero contra Las Palmas. Pero en las ocho ocasiones que Valencia y Werder Bremen se vieron las caras (sólo una victoria de los de Mestalla) siempre saltaron chispas y algo más. Seis años antes de la exhibición de Villa, los dos conjuntos quedaron encuadrados en el mismo grupo de la Champions. Y el Valencia cayó eliminado.

El 29 de septiembre de 2004 es un día que Vicente Rodríguez nunca olvidará. Con Ranieri en el banquillo, el Valencia puso en liza un once plagado de hombres que venían de ganar el doblete. Cañizares, Carboni, Albelda, Baraja, el propio Vicente... Fue un gol del zurdo el que abrió el marcador, pero los alemanes acabarían remontando con tantos de Klose y Charisteas. Ni mucho menos la derrota era definitiva, pero sí la lesión de tobillo que obligó a Vicente a retirarse en el minuto 79. Desde aquel momento, el extremo veinteañero capaz de asombrar al fútbol europeo no sería el mismo. Ni el propio Vicente supo de la gravedad del golpe hasta que regresó a casa: serían tres meses de baja hasta volver, precisamente, en el duelo de vuelta contra el Werder Bremen del 7 de diciembre.

Las hostilidades entre los futbolistas se iniciaron en Alemania y fueron desatadas en Mestalla. Por las botas de Aimar pasaron las mejores ocasiones del encuentro, pero Ranieri decidió sustituir al argentino a la hora de juego (entró Di Vaio) y a partir de ahí el Werder Bremen fue amo y señor del choque. Fruto de ello llegó el doblete de Nelson Haedo Valdez -que más tarde jugaría en el Valencia- y una provocadora celebración mirando a la grada que provocó la tangana.

Valdez festejó su primer tanto imitando a un golfista y mirando a la grada y calentó la sangre de los valencianistas. Angulo se llevó por delante a Valdez con una durísima entrada y fue expulsado; luego escupió al rival. Vicente, David Navarro, Curro Torres, Marchena... Empezaron los empujones entre jugadores que el árbitro, Anders Frisk, solucionó con cuatro tarjetas amarillas en apenas dos minutos.

Garay vuelve pero no viaja

Los partidos de alta tensión están ahí pero nada de ello se espera para el amistoso de esta tarde. El Valencia llegó ayer a Bremen sin Ezequiel Garay. El argentino se entrenó con el grupo en Paterna catorce días después de su sobrecarga muscular pero en ningún caso está listo para jugar. La lesión se alargó más de lo previsto y provocó la preocupación de los servicios médicos, que realizaron más pruebas a Garay antes de que ayer, finalmente, pudiera ponerse a las órdenes de Marcelino. Tampoco viajó Nani, con un esguince de rodilla y que se perderá las dos primeras jornadas de Liga. En Paterna también se quedó Robert Ibáñez, que avanza en su larga recuperación, y por descarte Vinícius Araújo, que no cuenta para Marcelino.

Fotos

Vídeos